Análisis: The Banner Saga
 In Análisis, Mac, PC, Zona Indie

The Banner Saga

Crítica

El viaje empieza con un sol que no quiere desaparecer del cielo. Un sol de medianoche que no volverá a dar paso a la luna. Así es como nos da la bienvenida The Banner Saga a su mundo: un páramo helado en el que conviven en tensa paz los hombres y los varl, una raza de gigantes astados. Los dioses han muerto y la tierra ha sufrido dos guerras inmensas contra una raza de monstruos de piedra a los que llaman “dredge” (el palabro viene del verbo inglés “to dredge”, que viene a ser algo así como dragar, desenterrar). La vida es dura en un lugar así, y pasados nuestros primeros minutos jugando acabaremos entendiendo que todo siempre irá a peor.

Ópera prima de Stoic, un equipo formado por tres ex-Bioware (Alex Thomas, John Watson y Arnie Jorgensen) que dejaron la compañía tras el infame MMO de Star Wars, The Banner Saga quiere ser algo distinto, algo que complazca de verdad a sus creadores. Septuplicó lo que pedía en Kickstarter para poder convertirse en realidad, y, desde luego, distinto sí que es. Se aleja de muchas de las convenciones de los juegos de rol occidentales, tanto en la jugabilidad como en la manera de presentarnos la historia. Al hacerlo, consigue convertirse en algo único, con una personalidad tan propia que se hace difícil compararlo con otros videojuegos. Sí, a ratos recuerda (en sus combates) a cosas como Final Fantasy Tactics o Shining Force, al igual que por su temática puede traer a la mente del más veterano esa joya llamada King of Dragon Pass, pero no tiene un referente real.

¿Qué es exactamente? The Banner Saga tiene rol, tiene diálogos y tiene combate por turnos. Tiene mapa, pero no decides a dónde ir en ningún momento. Es un inmenso peregrinaje entre campos nevados, glaciares y montañas escarpadas, en el que estarás continuamente deseándotelas para no agotar las provisiones de la caravana. Es todo eso, pero a la vez tiene una serie de limitaciones de las que hablaremos más abajo.

bannersaga1

La mayor parte del tiempo, el juego es un inmenso trayecto en caravana. El jugador no hace mucho, salvo mirar a la pantalla boquiabierto, comido por el síndrome de Stendhal que le acabarán causando los paisajes y la música de Austin Wintory (Journey). En el lento discurrir de los días, la jugabilidad es poca: decidir cuándo acampar para recuperar moral o entrenar a los héroes, con cuidado de no agotar las provisiones; e ir respondiendo a los eventos que vayamos encontrando a lo largo del camino.

Ahí es cuando llega la parte más interesante. Muchos de los eventos están prefijados, y ciertamente podría haber más variedad, pero sorprenden por la manera en la que se presentan: un cuadro de texto nos informa de lo que pasa y podremos tomar entre un puñado de decisiones, sin saber cuál es la “buena” o la “mala”, sin colorcitos indicándonos qué va a pasar, y sin un éxito total en ninguna de las opciones. The Banner Saga empieza a mostrar su tono trágico cuando nos pulveriza al dejarnos llevar por nuestras buenas intenciones o cuando nos mata a un personaje por no haber sabido responder a un evento.

Lejos de molestar al jugador, es agradable encontrar que, por fin, nuestros actos tienen consecuencias. La vida en el mundo gélido del juego es arbitraria y cruel, y es casi imposible conservar a todos los personajes que vayamos reclutando sin que los azares de la carretera se los lleven. El sistema funciona bien, pero en algunas cosas es mejorable: se echan de menos algunas opciones más de gestión de la caravana (elegir la velocidad, buscar comida en los alrededores…) que, aunque pueden justificarse en la trama, sumarían mucho más a la experiencia.

Más allá de la caravana, pararemos de cuando en cuando en los pueblos que salpican el paisaje, aunque, de nuevo, la interacción está bastante restringida. Podremos comprar provisiones, descansar o mirar el mapa. El sistema de comercio es sencillo, pero a la vez hace que el juego sea más complicado: la moneda es el “renombre”, que también usaremos para subir de nivel a los personajes, así que tenemos que tener mucho cuidado si no queremos quedarnos sin provisiones ni “dinero” con el que comprarlas a costa de mejorar a los combatientes.

bannersaga2

Los combates son el otro pilar sobre el que se asienta el juego. En algunos momentos entramos en fases de “guerra” y podemos decidir entrar en el combate o no para ayudar a las tropas, optando por diferentes acercamientos (cargar, formaciones, contener al enemigo…), mientras que en otros tendremos que combatir, sin opción a decidir.

Si habéis jugado al último XCOM, a Omertá o a Expeditions: Conquistador estaréis familiarizados con este tipo de enfrentamientos: el escenario está compuesto por cuadrículas por las que iremos moviendo a nuestros personajes, teniendo una acción de movimiento y otra de ataque. A diferencia de los títulos nombrados, aquí los turnos se alternan: primero un personaje del jugador, luego el enemigo, y así sucesivamente. El sistema los hace más desafiantes, porque si cometemos un error lo vamos a pagar rápidamente. Gran parte de la personalidad del juego se muestra en ellos, con un montón de clases de personaje únicas, cada una con una habilidad propia y un despliegue ideal en el combate.

En general son divertidos y varían con respecto a otros juegos: los personajes tienen armadura y salud, y podemos elegir qué vamos a dañar. Los dredge tienen muchísima armadura, y para hacerles algo más que cosquillas primero tendremos que destruirla, y en lo que lo hacemos no se van a estar quietos…Lo curioso es que el atributo de salud se relaciona también con el daño: cuanta más salud tenemos más daño hacemos, así que es fácil que un dredge poderoso nos machaque si sólo le atacamos la armadura sin pararnos a reducir la salud, aunque sea en pocos puntos. Si acaso se agradecería algo más de variedad en los enemigos, porque llegando al final puede hacerse un poco repetitivo, especialmente si queremos echar más de una partida.

Si nos paramos a pensar en The Banner Saga estrictamente como experiencia jugable, lo cierto es que funciona bien, pero también es mejorable. Como ya he dicho, se echan en falta más opciones en la caravana o más tipos de enemigos en las batallas. Incluso, que las consecuencias de perder miembros de la caravana sean más notorias, más allá de la moral. Como juego de rol cumple bien con una hoja de personaje sencilla pero bien planteada, pero el jugador echará de menos más diálogos, especialmente con sus acompañantes. Es rejugable porque hay bastantes decisiones que llevan a consecuencias muy distintas (la muerte de uno u otro personaje, pérdida de recursos), pero el trayecto es esencialmente el mismo. Y al tratarse del primer capítulo de una triología, el jugador se va a quedar con la miel en los labios al llegar al final, que le llevará unas 9-10 horas. Sin embargo, sería muy injusto juzgar al título usando sólo los parametros de duración o jugabilidad.

bannersaga2

The Banner Saga debe ser valorado también como producto artístico. Es un videojuego con mucha personalidad, único en muchos de sus postulados y terriblemente valiente. Se nota que es una obra de autor, en la que los creadores han decidido dar prioridad a su visión a pesar de lo que pudiera faltarle al jugador más convencional.

Su diseño artístico es excepcional, con unas ilustraciones hechas a mano que recuerdan a las películas de animación de los 70. Los escenarios que dibuja delante del jugador son bellísimos, dándole un mundo cautivador para recorrer y consiguiendo que se meta de verdad en la historia a través de las imágenes. Si te concentras, sentirás hasta el frío. Como ya he dicho, combina de maravilla con la banda sonora que ha creado Austin Wintory para la ocasión, y hace que un simple rato vigilando el trayecto de la caravana se convierta en puro goce estético.

También se agradece una ambientación distinta, lejos de los clichés de la espada y brujería tradicionales. En Stoic han sabido ir dándole al jugador pequeños retazos de la historia, que irá averiguando en conversaciones y leyendo el mapa, hasta que al final más o menos conoce a los dioses más importantes, detalles sobre las tres razas (humanos, varl y dredge) y algunos sucesos de la última guerra. Tiene valor propio,  se siente veraz y tan único que no sería sorprendente encontrar tarde o temprano un juego de rol basado en el sistema. (¡Por favor!)

¿Y la historia? De una épica trágica, triste y cruel. Es bastante menos ingenua que en la mayoría de videojuegos, con decisiones bienintencionadas que salen mal, egoísmo que compensa…Justo lo que no suele ver en la mayoría de RPG’s, con sus sistemas de elección tan maniqueos. Los diálogos están bien construidos y hay varios personajes memorables, y viendo su calidad, es una pena que no haya más a lo largo de la historia.

En definitiva, en The Banner Saga el acabado artístico, su diseño y su mundo, son más importantes que el propio juego. Dudo que en 2014 veamos algún título tan hermoso como él. Ofrece unas cuantas ideas originales para el combate y el comercio y tiene personalidad propia. Pero, aunque es muy bueno, le falta un poco para llegar al sobresaliente. Si quiere convertirse en algo legendario, su próximo capítulo debería darle al jugador varias opciones más, más diálogos y más variedad en los enemigos. Eso, y seguir con una historia tan potente como la que presenta esta primera entrega.

Ardo en deseos de verlo.

Javier Alemán
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.
Recommended Posts
Showing 25 comments
  • Q
    Responder

    Yo también ardo en deseos de que continúe y aún me queda bastante juego con esta primera parte. Me encanta el estilo visual y su desarrollo sin concesiones. Queda lejos de los juegos de rol convencionales, más bien parece una mezcla de los librojuegos de “escoge tu propia aventura” con juegos de tablero de combate táctico, muy bien llevado a cabo además. Cabe decir que está en un perfecto inglés que a menudo no es precisamente de andar por casa. Por cierto, nada como una pantalla grande para disfrutarlo y no sé si estará en los planes del estudio, pero parece carne de versión para tablets.

    • Derty
      Responder

      Muy de acuerdo en que tiene buena pinta para tablets

    • Javier Alemán
      Javier Alemán
      Responder

      Por cómo se maneja parece hecho para tablet, tienes muchísima razón. Espero que se den cuenta, porque tienen un mercado muy rico ahí.

      Yo lo que quiero es que saquen un manual YA para jugar a rol, porque el mundo lo pide. Es lo que más ganas te deja, aparte del final (ya nos contarás, a mí me encantó), uno lo que quiere es saber más sobre el mundo y visitar muchas más localizaciones.

      • Q
        Responder

        Pues sí, tiene un potencial tremendo para un juego de rol tradicional y un manual con ilustraciones de este tipo ya sería una delicia…

  • Derty
    Responder

    Tiene una estética muy intereresante y la banda sonora que estoy escuchando ahora mismo me esta flipado lo mas grande. Aunque es tentador esperaré a que avance la trilogía antes de jugarlo.

  • cyber2
    cyber2
    Responder

    Yo también me esperaré al resto de episodios para ver cómo evoluciona. Tiene tan buen aspecto que sería una lástima que no redondearan el producto para hacerlo sobresaliente.

  • Alby Ojeda
    Responder

    ¡¡Dios santo!! ¡¡Menuda banda sonora!! Mi nivel de Hype ha entrado en estado sólido… Por lo que deduzco del análisis, incluso a pesar de sus imperfecciones el juego no deja a nadie impasible, así que es una gran señal.

  • Momin
    Responder

    Las animaciones de combates dejan mucho que desear dentro de este género.

    Para mi esa es su gran pega.

  • Q
    Responder

    Después de terminarlo (sí, también me ha encantado el final) tengo que decir que hablando de videojuegos, he empezado el año estupendamente. A ello ha ayudado este análisis, que me ha prevenido lo suficiente como para disfrutar del lado artístico y literario aceptando que en lo jugable me quedaría con ganas de más. En efecto, tanto el sistema de decisiones como el de gestión o el de combate son “minimalistas”, pero creo que han sido un sacrificio necesario para implicar al jugador de una forma muy sencilla y directa. Eso no significa que nos haga sentir meros espectadores; muy al contrario, continuamente carga sobre nuestros hombros cada marrón y sus consecuencias llegando a sentir que asumimos los riesgos personalmente -aunque en ocasiones sean exigencias de guión bien disfrazadas-. Por otra parte, el gran peso de la historia hace que no sea precisamente muy rejugable.

    Para los que aún no se deciden, también cabe decir que a pesar de ser la primera parte de una trilogía y dejar muy claro que el asunto continúa, es lo bastante concluyente como para quedarse satisfecho hasta la siguiente, sin cliffhangers ni juegos sucios.

  • Nut
    Responder

    Me has vendido el juego! Qué buena pinta tiene. Eso sí, esperaré a que salga el juego al completo, llevo muy mal las esperas entre capítulo y capítulo. ¿Se sabe más o menos cuándo tienen idea de ir sacando los capítulos que faltan?

  • zeigon
    Responder

    Vaya sorpresa me he llevado. Hacia tiempo que no entraba en la web y, sin hacer mucho offtopic, me encuentro con nuevo diseño, que va mucho mejor que le anterior, y con este pedazo análisis. Música para escuchar mientras lees y el hype que se eleva a cada línea (incluidos los comentarios). Desde luego me habéis vendido tanto el juego como la nueva versión de la web!

    • Twinsen
      Responder

      Usted si que es guapo. Nos alegra que le guste la nueva versión y esperamos verle por aquí comentando más a menudo.

  • Ronie
    Responder

    Muy buen análisis! Y perdón por “rescatarlo” después de tantos meses, pero acabo de hacerme con él gracias a una oferta de Amazon.com y quería saber qué tal anda de dificultad el juego. Soy de jugar siempre los juegos en el máximo nivel de dificultad, pero tampoco quiero agobiarme demasiado estos días. Si alguien puede recomendarme si empezarlo en Normal o Difícil, se lo agradecería.

    • Javier Alemán
      Javier Alemán
      Responder

      Hola Ronie,

      Nada nos gusta más por aquí que la gente que rescata análisis que llevan tiempo puestos 🙂

      Yo te recomendaría que empieces en normal, porque aunque el principio es sencillo, la curva de dificultad sube y hay un par de enfrentamientos que son jodidos de verdad hacia el final. Ve en normal y disfruta de lo que The Banner Saga tiene que ofrecerte 🙂

      • Ronie
        Responder

        Muchas gracias Javier, así lo haré.

pingbacks / trackbacks
  • […] ¿Os gusta Final Fantasy Tactics? Es una pregunta retórica, porque el buen gusto os lo asumo. Entiendo que os gusta, al igual que os gustará algo más actual como Valkiria Chronicles o el mismo The Banner Saga. […]

  • […] nos recuperamos de The Banner Saga y van Paradox Interactive (Europa Universalis y Crusader Kings) y nos lanza este Runemaster a la […]

  • […] y tantas veces hemos visto en el cine y más recientemente en esa joya independiente denominada The Banner Saga. Pues bien, Vagante es la puesta a punto de Oregon Trail, y cuando nos referimos a la puesta a punto […]

  • […] y que Austin Wintory (Journey, The Banner Saga) estará a los mandos de la banda sonora. HYPE […]

  • […] casa: la música para la ocasión, el diseño artístico tan personal y la caravana que recuerda a The Banner Saga. Toca esperar, ya saben, a algún momento de 2017, que ya concretaremos cuando haya fecha clara en […]

  • […] Sunburned Games, ubicado en Valencia. Lo hace presentándose como una suerte de hijo ilegítimo de The Banner Saga y King of Dragon Pass, y coge prestado el término que se usaba en inglés antiguo para denominar […]

  • […] buenas que ha traído la vuelta al redil de XCOM: Enemy Unknown (y en menor medida el éxito de The Banner Saga) es el regreso de los títulos de rol táctico. Hemos vivido una serena eclosión y todavía están […]

  • […] de estrategia con sus combates tácticos y su trama, que a mí me parece un (bonito) mashup entre The Banner Saga y Valiant […]

  • […] hablamos por aquí de The Great Whale Road, un título de estrategia con una fuerte influencia de The Banner Saga (chupito) y la promesa de embarcarnos en una odisea vikinga en el año 650 con una especial […]

  • […] animación, y además traía vikingos consigo. Lo evidente era irse a la comparación perezosa con The Banner Saga que todo el mundo quiere hacer cuando ve esa suma de conceptos. Pero no vamos a ir por ahí, por […]

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Send this to a friend