Papers, Please

Análisis

Ser funcionario es la ilusión de miles de personas en nuestro país, un puesto de trabajo asegurado de por vida en el que no dar un palo al agua está a la orden del día. No es distinto para los ciudadanos de Arstotzka, un país de Europa del Este de los años 80, ya que les supone una importante estabilidad laboral y el tener un lugar donde vivir junto a su familia.

Por suerte hemos logrado (tras pasar una durísimas oposiciones) ser elegidos para revisar en la frontera la documentación de las personas que deseen entrar a nuestra gloriosa nación. Una tarea de lo más rutinaria, pero que nos deparará más de una sorpresa.

Papers, Please nace con esta singular premisa para darnos unos de los juegos más inclasificables de la historia. A priori podría parecer algo sumamente aburrido, pero las constantes novedades que nos ofrece el título lo convierten en una noria de emociones.

Cada día el gobierno nos dicta nuevas normas que deberemos seguir al pie de la letra para no ser sancionados, ya que el dinero será fundamental para mantener sana y salva a nuestra familia. Nosotros debemos revisar minuciosamente la documentación aportada por los viajeros, al principio simples pasaportes, para en la parte final ser una cantidad absurda de papeles que nos ocuparán por completo nuestra diminuta mesa de trabajo.

Al terminar el día llegaremos a casa donde nuestra familia tiene una serie de necesidades, que van desde la calefacción a los alimentos, pasando por momentos de enfermedad conjunta. Si no los atendemos (es opción nuestra distribuir las ganancias) puede darse la pérdida de algún miembro. Esto no acaba aquí y tiene diversas ramificaciones según las decisiones que hayamos tomado.

Aunque parecería que cada día es igual, en Papers, Please se han encargado de dotarle de vida propia. Ataques terroristas, intentos de colarnos documentación falsa (esto pasa de forma constante) y algún que otro soborno que podremos coger o no. Las opciones variaran conforme avanzan las fechas, así como la documentación necesaria para dar paso al país, por ello siempre tendremos la sensación de tensión por haber cometido el más mínimo error, ya que a partir de la tercera metedura de pata nos dolerá el bolsillo.

A grandes rasgos esto es lo que nos ofrece Papers, Please a simple vista, pero dentro existe todo un universo que merece mucho la pena desgranar. Todo el trapicheo de papeles no es más que una excusa para darnos en la cara con decisiones morales, regímenes dictatoriales y alineamiento a una idea de nación. Es 1982, pero esto se puede aplicar perfectamente a nuestra época.

SIENTE EL PODER DEL FUNCIONARIO

Como vemos la apuesta de Papers, Please no puede ser más limitada. Ves pasar personas, revisas sus documentos y según los datos los dejas pasar o no. Pero quedarse con eso me parecería un error ya que detrás de toda esta pintura pixelada con colores oscuros tenemos una de las experiencias mejor trabajadas que puedo recordar.

La famosa “cuarta pared” que en muchas ocasiones ha sido mencionada y que realmente nunca he sentido realmente que me golpeara en la cara, en esta ocasión es palpable de forma sutil y cansina, como todo lo que sucede en este juego. Poco a poco nos iremos sintiendo más aburridos por estar detrás de un mostrador viendo las mismas caras una y otra vez. Seremos participes de este empleo, nos acabaremos sintiendo como un funcionario más que entra temprano por la mañana a fichar, hacer su tarea con el menor interés posible y volver a casa para estar con su familia. Muchas veces cometeremos errores estúpidos por esta razón y será solo en los momentos de tensión por atentados o cambios de normativa cuando levantemos un poco más la mirada de nuestro mostrador.

ENTRE EL BIEN Y EL MAL

Las diferentes decisiones que tomemos a lo largo de la “aventura” se tornarán definitivas a la hora de obtener algunos de los 20 finales disponibles. Debemos tener en cuenta todos los factores que intervienen en Papers, Please.

Empleo: Como trabajadores debemos cumplir con lo establecido ya que fuimos seleccionados y nos debemos a la tarea.

Familia: Llevar dinero a casa para que puedan tener calefacción, medicinas y un plato de comida en la mesa. Somos el proveedor de todo esto y cualquier descuido puede traer graves consecuencias en nuestros seres queridos.

Nación: Confiaron en nosotros para esta labor, nos han dado un hogar y el sustento de los nuestros. Por el contrario es un gobierno corrupto, con grandes diferencias sociales, que maltrata al trabajador, a sus ciudadanos y a todo aquel que ose levantar la voz contra la república.

Resistencia: Tratan de derrocar al gobierno, conseguir mejoras para sus ciudadanos y la libertad del pueblo frente a la tiranía gobernante.

Viajeros anónimos: Personas que tratan de entrar en Arstotzka para encontrarse con sus familiares, poder trabajar o que desean que no dejemos pasar a un violador. Constantes peticiones que caerán sobre nuestra conciencia.

Todo dependerá de ti, un simple observador.

En el centro de este abanico de posibilidades nos encontramos nosotros, quienes deberemos decidir en qué lado situarnos. Si somos benévolos con las personas, nos llegaran infracciones que nos costarán dinero y por lo tanto no podremos afrontar las compras que necesita nuestra familia. Ser leal al gobierno trae consigo mejoras en nuestro bienestar, pero sabemos que son atroces con nuestros camaradas. Por otro lado la resistencia no da la cara en ningún momento y te deja a tu suerte para enfrentarte a los altos cargos.

En muchas ocasiones Papers, Please nos tocará la fibra sensible, tratará de sacar la personalidad que llevamos dentro y al final lo conseguirá. Nuestro egoísmo frente al bien común, el mirar para otro lado ante las injusticias o el luchar desde dentro para un futuro mejor.

Artículos relacionados
Mostrando 21 comentarios
  • Marcos
    Responder

    Genial Analisis!!! Lo tengo por el PC a ver si lo pruebo ya que no encuentro tiempo para tanto juegazo! :'(

  • cyber2
    cyber2
    Responder

    Para mí está siendo el juego del año. Desde luego no es una ocurrencia cualquiera entre los miles de “indies” que van saliendo. Parece mentira cómo una idea tan sencilla y aparentemente monótona puede generar tal tensión en el jugador, obsesionado por no equivocarse con los papeles.
    Los detalles del juego están trabajadísimos y algunas ideas son estupendas: Cualquiera que curre en una oficina sabrá que un montón de papeles en un espacio de trabajo reducido puede ser un problema; bueno, pues en el juego lo han usado como recurso para ponernos nerviosos, viendo que perdemos el tiempo y la desorganización de esa mesa de trabajo puede hacer que nos equivoquemos. Otro ejemplo: Repasas toda la documentación de un individuo varias veces, todo parece estar en orden y decides aprobar su entrada; le dejas pasar y recibes una notificación en la que te avisan de que la fotografía no pertenece a esa persona y entonces maldices por no haberte dado cuenta de ese detalle tan obvio.
    No son solamente los detalles lo que hacen de Papers Please un gran juego, sino que cada día asistes a alguna sorpresa inesperada o un pequeño reto, enfrentándote al dilema de decidir qué demonios hacer; de tus actos dependerá también tu futuro y el de tu familia.

  • Javier Alemán
    Javier Alemán
    Responder

    Me habéis dado ganas de jugarlo x 1000, especialmente por el hecho de saber cómo te va a generar el mismo “aburrimiento” y te acabarás despistando quieras o no. Realmente el juego funciona también como ejemplo de actividades que se pueden gamificar para ser menos aburridas, pero casi al contrario

  • ThatTekuGuy
    Responder

    Lo mejor de ‘Papers, Please’ es que su grado de inmersión es tal que realmente te hace sentir como un funcionario despiadado, el cual tras una larga temporada de trabajo sólo tu más oscura frialdad profesional te mueve a la hora de valorar a cada ciudadano, sin reparar en absoluto en sus historias o trasfondos, pensando únicamente en terminar la jornada, descansar y lidiar un día más con tus problemas familiares.

    El concepto es una genialidad, pero su ejecución jugable es perfecta.

  • Maricella
    Responder

    El análisis me da muuuuuchas ganas de jugarlo, pero me aterra el hecho de que se me pase algún detallito o cometa errores estúpidos por mi escaso-casi-nulo conocimiento de inglés D: Por favor que alguien me diga si existe alguna traducción por ahí, se los ruego T^T

    • Alby Ojeda
      Responder

      ¡Así es! Desde Febrero está en español en Steam 🙂

pingbacks / trackbacks
  • […] games, pero realmente es una simulación en primera persona de la vida en la zona 22. Un poco como Papers, Please, pero sin formar parte de la gloriosa Arstotzka y con más opresión aún. Todo en un desgastado […]

  • […] 4Análisis: Papers, PleaseIn Análisis, PC, Recomendados, Zona […]

  • […] Dos de los juegos de los que más se habló durante el pasado año: Beyond: Two Souls y Papers, Please, tan distantes en presupuesto comparten una clara orientación hacia una mecánica simplista que […]

  • […] hacia otra forma de entender los videojuegos. Su legado es Braid, Limbo, World of Goo, Fez, Papers, Please, VVVVVV, Dear Esther, Amnesia: The Dark Descent, The Stanley Parable, Hotline Miami, […]

  • […] to Know tiene una pinta fantástica. Se adentra en el mundo “inaugurado” por cosas como Papers, Please; y lo hace con un tema, el de la privacidad en Internet, que más candente no puede […]

  • […] últimamente de videojuegos con contenido político tiene que ver, por un lado, con el éxito de Papers, Please; pero también con la propia situación actual: las escuchas de la NSA, los recortes en libertades, […]

  • […] lo que esperaba encontrar y el sello de “apto” y “no apto”, una especie de Papers, Please literario con el que hacer feliz o infeliz a mi alter ego virtual, acostumbrado ya a la […]

  • […] vía de agua que abrió el torpedazo de Papers, Please no cesa. La prueba de que videojuegos centrados en actividades rutinarias y trabajos tediosos […]

  • […] de título de estrategia, aventuras, novela interactiva y sobre todo moral. Algo en la línea de Papers, Please pero ampliando su […]

  • […] sé si esto será decir mucho pero allá va: Papers Please es el juego más influyente de esta generación (hablando de LO INDIE). Ale, ya lo he dicho. […]

  • […] por la línea del respeto sin caer en el aburrimiento. 21 Days parece recoger el eterno guante de Papers, Please y moverse a través de estadísticas, ya que el objetivo principal consiste en tener nuestras […]

  • […] tribunal popular durante la Revolución Francesa. Con él nos tocará, a la manera de títulos como Papers, Please, tratar de hacer nuestro trabajo mientras ganamos influencia política y hacemos lo posible por […]

  • […] guerra, lo que significa convertirse en refugiado, las dictaduras y la censura… Entre Papers, Please y This War of Mine varios desarrolladores dieron el pistoletazo de salida y esto ya no se puede […]

  • […] algún que otro atraco… Pero, en el fondo, ponemos multas. Beat Cop juega en la misma liga que Papers, Please (o muy anteriormente, La Abadía del Crimen) al recurrir a las tareas repetitivas y el hastío […]

  • […] independiente esto llevaba ya tiempo. Ya en 2012 Lucas Pope lanzaba The Republia Times (anterior a Papers, Please), en el que teníamos que gestionar el periódico de un omnipotente Estado, con la opción de […]

Escribe tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies