In Análisis, PC, Recomendados, Zona Indie

Gone Home

Crítica

En Nivel Oculto siempre acabamos volviendo a la misma discusión: ¿importa más la narración o la jugabilidad?

A mí, personalmente, es un debate que me aburre. Creo que el medio se ha ido desarrollando a través de una primera premisa, que fue la diversión y la interacción, y que a partir de ahí uno puede aspirar a lo que quiera, explorar la forma en la que quiere interactuar con su jugador. Puede tomar el camino del pesado de Hideo Kojima con sus vídeos inacabables, puede hacer algo como The Walking Dead con escasísima jugabilidad…o puede sacar el juego más arcade del mundo para echar un rato nada más.

Y discutiendo sobre esto llega Gone Home. La obra de The Fullbright Company aparece en un momento en el que encontramos cada vez más juegos en primera persona alejados de los estándares clásicos del género que dominó los inicios de esta generación. Si al principio teníamos FPS para aburrir, ahora encontramos cada vez más proyectos como Amnesia, Dear Esther, Anna…y muchos más cortados por un patrón que elude los enfrentamientos, sugiere el terror…

Así, el juego nos traslada a junio de 1995 y nos pone en la piel de Katie Greenbriar, que vuelve al hogar tras pasar un año recorriendo Europa. La casa es una inmensa mansión en medio del bosque que la familia ha heredado y que la protagonista no ha visto aún, y al llegar la encontrará vacía. ¿Qué ha pasado con su hermana y sus padres?

Ahí es cuando Gone Home empieza a jugar con nosotros.

gonehome1

Juega con nosotros porque está muy bien construido, conociendo a la perfección el lenguaje del género y sus usos comunes. Maneja con familiaridad los trucos de esta nueva hornada de videojuegos en primera persona y sabe cómo mantenernos en tensión mientras nos descubre poco a poco los secretos de la casa y sus habitantes. Pero no lo hará como estamos esperando que lo haga.

Lo más que puedo decir para no desvelar el sentido auténtico del juego es eso, que continuamente se ríe de tu expectativa como jugador veterano, acostumbrado a rebuscar cada recoveco del mapa y esperar un susto en cada esquina.

Y es que está claro que para sus creadores, lo importante en Gone Home era contar una historia. Y es una historia tristemente convencional, más de lo que puede imaginar el jugador cuando se acerca a él. Se vuelca fuertemente en la narración ya desde el principio y nos da un rumbo a seguir. Gran parte de la casa se puede explorar desde el principio, pero la manera en la que vamos accediendo a las habitaciones cerradas está ya prestablecida y entroncada en la trama.

La escasa jugabilidad, más allá de explorar, estará en puzzles muy concretos, como encontrar la combinación de una caja fuerte; y muchos de ellos son opcionales. Tan opcional es todo que realmente el juego puede acabarse en menos de cinco minutos si sabemos dónde buscar, pero perdería toda la magia del recorrido. Porque a medida que resolvamos esos pequeños rompecabezas o encontremos objetos significativos tendremos acceso a una nueva entrada en el diario de la hermana de Katie.

Aunque es el mecanismo principal para descubrir lo que ha ocurrido, no menos importantes son todas las pistas y detalles que vamos encontrando por la mansión. Sí, hay una trama explícita, pero también hay recortes de periódicos, cartas, flyers, las propias postales que has enviado a la familia estando en Europa…Un trabajo exhaustivo que insinúa y nos obligará a explorar y desenredar si queremos averiguarlo todo sobre los Greenbriar.

gonehome2

Realmente, con su poca jugabilidad (aunque es más interactivo que Dear Esther, por ejemplo), Gone Home podría haber sido otra cosa, como un relato corto. Pero no lo es y no sería lo mismo. Gone Home debe ser un videojuego no tanto por lo que cuenta sino por cómo lo hace. Sus piezas están tan bien encajadas, el ritmo está tan bien medido y la construcción es tan veraz que no funcionaría de otra forma. En cierta medida recuerda a lo que consigue la película de “El Club de la Lucha” con respecto al libro que adapta: utiliza su propio lenguaje para añadir detalles que en un texto literario son imposibles de generar.

Me explico: el estado de videojuego permite al título ponernos frente a la nevera y leer cada nota que ha dejado la familia en su vida cotidiana, nos lanza ante una habitación desordenada y nos deja hacer lo que queramos con ella o nos permite indagar sobre la figura del padre de Katie en cada anotación que deja en su mesa de trabajo. Un relato escrito no puede hacer eso sin cargar al lector. No puede ser tan exhaustivo en cada detalle de cada habitación, en cada póster, foto, objeto…

Ahí está gran parte del mérito del juego, en lo creíble que es la casa. Es fácil imaginar la personalidad de cada miembro de la familia al explorar su imaginación y cada cuarto es verosímil. Es, además, un golpe duro a la nostalgia, porque se ha hecho un trabajo colosal para recrear los años 90: la estética de los muebles, las cintas de música, revistas y adornos…Hasta Gillian Anderson como mito erótico o Kurt Cobain de ídolo adolescente. A medida que recorres la casa te das cuenta del inmenso homenaje que se va convirtiendo a esa década y no puedes evitar relacionarlo con escenas de tu propia vida. ¿No es eso un poderoso éxito, conectar con el jugador a través del diseño de niveles?

gonehome3

Cerrando las fortalezas, la baza final y razón de ser última es la trama. Decía que es tristemente convencional, y me refiero a la carga dramática, no a la calidad. Es convencional, pero sorprendente. Coquetea con el costumbrismo y seguro que también llevará al jugador a un terreno común. En cierta forma es muy reivindicativa también, pero sobre todo es madura y honesta. Poco a poco los videojuegos se van adentrando en temas más básicos y es una gran alegría ver cómo el guión de Gone Home va mutando desde algo que sería lo evidente en el juego (casa abandonada, oscuridad, rumores de fantasmas…) para llegar a su terreno final.

Lo que está claro es que Gone Home no es para todo el mundo. Es corto (no más de dos o tres horas), su jugabilidad es escasa y lidia con asuntos que el jugador medio quizá no quiera ni considerar. Pero es muy valiente y huye de las convenciones del género para centrarse en lo que nos quiere decir. Habrá quien tras jugarlo siga pensando que para centrarse tanto en la narración mejor que fuera un libro, pero no. Gone Home debe ser un videojuego.

Recomendado
¿Qué es esto?Pincha en la imagen para saber más.
Javier Alemán
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.
Showing 17 comments
  • LaMir
    LaMir
    Responder

    Una historia preciosa contada de una forma entrañable. Creo que a todos nos gustaría en algún momento poder hacer algo así, mirar las cosas de otra persona y descubrir su historia a través de ellas; al menos a mí siempre me han fascinado los objetos personales, las cosas que cuentan de sus dueños. Y creo que aquí lo han explotado de forma magistral.

  • Avatar
    zeigon
    Responder

    Dear Esther me gustó porque era tan diferente que me sorprendió. Me esperaba más cosas. Algo de interactividad. Pero lo acabé y me quedé pensando en lo que había pasado al final (y, en general, en todo el juego) y me metí en foros a leer teorías de la gente y ver cómo no se habían cabreado con las mecánicas del juego si no que buscaban sacar conclusiones. Ahora este parece que es similar en el concepto. Un libro visual con la interactividad que le da el ser un juego. Como dices, te recreas en los detalles que quieres, ves todos los objetos y escudriñas cada rincón o vas directo al tema.

    Quizá me haga con el juego. Aunque eso sí, por muy bueno, innovador o sorprendente que sea, me parece un robo que sean casi 20 eurazos.

  • cyber2
    cyber2
    Responder

    Mucha gente tiene el concepto de que un videojuego ha de ser por narices algo en lo que tenemos que participar activamente, pulsando botones de forma continua. Yo nunca he considerado que esto tuviera por qué ser necesario para poder llamarlos videojuegos. Las aventuras gráficas, los juegos de estrategia por turnos y muchos títulos antiguos de rol te hacen estar más rato pensando que tocando botones. De todas formas, tampoco me preocupa demasiado si los tenemos que llamar de un modo u otro, pero no entiendo la insistencia de algunas personas con sus comentarios en la red en querer diferenciar este tipo de juegos del resto “porque no son videojuegos de verdad”.
    En fin, centrándome en Gone Home y al hilo de lo que comentaba en el artículo de “Perro verde”, cualquier cosa que me parezca original consigue irremediablemente llamarme la atención. Justo cuando salió anunciado en Steam lo puse en mi lista de deseados y después de leer tu texto aún lo tengo más claro. Mi economía necesita un pequeño respiro ahora mismo, pero estas navidades será uno de los juegos que compraré.

  • Javier Alemán
    Javier Alemán
    Responder

    Creo que el principal problema que tenga alguien que quiera jugarlo sí que va a ser el precio. A mí no me parece caro para la experiencia que supone, pero a día de hoy tiene que competir con bundles, ofertacas de GOG y Steam…y claro, como que tenemos la balanza de precios un poco desajustada.

    Dejadme de todas formas que insista en recomendarlo y aproveche para hacer hincapié en lo que ha dicho LaMir: es un poco como el sueño de llegar a una casa y revisar las cosas para hacerte una idea de la persona que las posee, muy muy bien explotado.

    De todas formas, me juego el cuello a que en un par de meses está en algún bundle o rebajado de precio, y ahí sí tendréis que atacarlo 🙂

  • Avatar
    Twinsen
    Responder

    Por fin lo he jugado y, como casi siempre, completamente de acuerdo con la crítica. En el esteril debate si és o no és un videojuego… pues creo que es mucho más videojuego que Dear Esther, puesto que si bien ambos tiene una limitadísima capacidad de interacción éste interactúa de manera mucho más inteligente (a mi juicio) con las expectativas del jugador, proponiendo metajuegos como el del antiguo inquilino de la casa.

    Creo que era en The Rules of Attraction de Breat Easton Ellis donde se decía aquello de “Nunca serás tan infeliz como cuando tienes 18 años”. Pues eso.

pingbacks / trackbacks
  • […] su crítica de Gone Home, el gran Dr. Alemán abandonó el eterno enfrentamiento entre narración y mecánica para centrar […]

  • […] palabra. A pesar de su corta duración contiene cientos de líneas de diálogo, y al igual que en Gone Home la mayoría de estos diálogos no sirven directamente para avanzar en la aventura sino que van […]

  • […] hace falta irse hasta ahí: Allison Road recuerda mucho a los momentos de terror sugerido de Gone Home, con una estética más realista y un escenario más […]

  • […] referencial en el cine o la literatura como “la vuelta a casa” vista ese mismo año en Gone Home. Desde entonces Alec Holowka y Scott Benson han ido soltando pequeñas pinceladas en forma de […]

  • […] el término ha pasado de insulto a género en toda regla. Hoy en día contamos con Dear Esther, Gone Home, Proteus, The Vanishing of Ethan Carter, Everybody Has Gone to the Rapture, The Stanley Parable, […]

  • […] Accidental Queens (un colectivo que junta a españoles y franceses) cita a los casi obligatorios Gone Home y Her Story como influencias, pero también a Life is Strange, y quiere convertir ese primer […]

  • […] Gone Home, recorremos una casa familiar en la piel de la hija mayor que vuelve tras una larga ausencia. La […]

  • […] misterio y descubrimiento en la línea de The Stanley Parable, The Vanishing of Ethan Carter o Gone Home. Si esos son vuestros gustos, es probable que podáis perdonar las deficiencias de Asemblance y […]

  • […] 2013 fue un buen año para las protagonistas mujeres. Además de The Last of Us, en 2013 vieron la luz los conocidos Tomb Raider y Beyond: Two Souls, entre otros que, no obstante, palidecen un poco ante lo que supuso la verdadera innovación: Fullbright y su Gone Home. […]

  • […] podido pasar a su poseedor. En este acercamiento a las escenas de vida digitales se parece mucho a Gone Home o Her Story: la trama de A Normal Lost Phone no funcionaría ni la mitad de bien en otro […]

  • […] magnífico Gone Home inauguró un género que podríamos llamar “volver a la casa paterna para descubrir la […]

  • […] es un juego eminentemente narrativo. Pese a ser una clara inspiración, coge las mecánicas de Gone Home y las limita para aumentar su visceralidad y, de paso, darnos libertad de elección en varios […]

Dejar un comentario

Send this to a friend