A Place for the Unwilling: Stadtgeist

Javier Alemán

Los alemanes, esos final bosses de la crisis que nos lleva jodiendo media vida adulta (casi), tienen también sus cosas buenas. Su idioma, esa cosa terrible con gramática heredada del latín que hace absolutamente imposible su aprendizaje (créanme, lo he intentado), no deja de tener una lírica propia, que roza a veces la poesía. Así, una tortuga es un sapo con escudo (Schildkröte) o una bombilla es una pera ardiente (Glühbirne). ¿Hay que hablar del feeling de una época? Zeitgeist (las palabras “tiempo” y “espíritu” sumadas, y adelante). Y no es tan popular, pero también existe el Stadtgeist: el espíritu de la ciudad, el alma de sus calles y rincones. Eso que diferencia a Madrid de Barcelona (o de cualquier otra ciudad), aunque ahora ambas sean casi un expositor de Zaras y otras cadenas de ropa.

El término me viene a la cabeza cuando leo la nota de prensa de nuestros compatriotas de AlPixel Games, presentando este A Place for the Unwilling. Se me promete una ciudad entera, poblada de habitantes con historias a las que atender y prestar atención. Una ciudad que respira, que va a contarme algo de sí misma y cuyo futuro tendré que decidir. Sin más puzles ni combates: la narración como mecánica fundamental y las vidas de sus habitantes como voz de la historia

A place for the unwilling

El estudio cita como referentes en jugabilidad a las misiones secundarias de Majora’s Mask (sin combates) o Pathologic, pero a mí me vienen más a la mente The Novelist o Everybody’s gone to the Rapture. Pero bueno, imagino que nos hacemos todos una idea: un recorrido fundamentalmente narrativo por las venas y arterias de la ciudad, esta vez en perspectiva isométrica y con el particular diseño artístico de Rubén Callés (unido al equipo tras Missing Translation)

unwilling3

Me gustan este tipo de proyectos, a medio camino entre la narrativa tradicional y el videojuego, que aprovechan el formato para contar historias de una forma propia. Su diseño y la forma de presentarlo es un plus.

Sea como sea, el desarrollo ha empezado hace poco (septiembre), por lo que supongo que aún quedará bastante para ver algo más sobre A Place for the Unwilling. Por si acaso, apúntenselo por ahí.

Entradas relacionadas

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.
Showing 6 comments
  • Juanma
    Juanma
    Responder

    Más allá de que son amiguetes, lo cierto es que A Place for the Unwilling pinta maravillosamente bien, y ese personaje emborronado es para quererlo bien fuerte. A ver qué nos depara en los próximos meses.

    Por cierto, el primer párrafo es para pedirle matrimonio right here, right now.

    • Javier Alemán
      Javier Alemán
      Responder

      Jajaja, gracias hombre. Amo al alemán casi tanto como odio a Alemania.

      Respecto a esta gente, a mí me da ganazas.

  • Danny Panizo
    Danny Panizo
    Responder

    Este juego tiene una muy muy buena pinta!

  • Avatar
    JhonC
    Responder

    Deseando verlo en movimiento, si la narrativa es original e interesante va a ser de obligada compra para mi.

pingbacks / trackbacks

Dejar un comentario

Send this to a friend