COLABORA EN NUESTRO PATREON

Stars Die: En la catedral de carne

H. P. Otravez

Stars Die: En la catedral de carne 1

Llevamos una racha en esta web en la que parece que apenas hablemos de nada que no tenga que ver con la obra de H. P. Lovecraft o de los mundos relacionados con el suyo. Ya nos hemos preguntado más de una vez por aquí por qué es tan fecunda y cómo al final todo el mundo vuelve al autor de Providence, y más o menos siempre llegamos a la misma conclusión: el miedo y lo incognoscible mezclan muy bien con cualquier obra de ficción interactiva, y el tema de los (no)derechos de autor siempre es un plus. Así que seguimos adelante con la fiesta y las derivaciones, porque hoy toca hablar de Stars Die.

Una gigantesca catedral de carne ha surgido en medio del océano en un planeta Tierra que está ya en plena decadencia. En medio de este percal aparecerá una mujer extraña en el lugar, donde ya hay un grupo de científicos tratando de desentrañar sus misterios.

Ésa es, básicamente, la propuesta del juego de Eric Juvi, autor único del juego (si no contamos a Connor ORT Linning en la banda sonora). Una suerte de aventura de exploración en la que el protagonismo estará en la libertad de elección y la agenda propia de sus secundarios.

Varias cosas me llaman la atención en Stars Die: que se supone que los demás personajes van a lo suyo y no somos el centro de la historia, que podemos optar por tratar con ellos o directamente ir a lo nuestro sin charlar con nadie y que los conflictos, según el autor, son más ideológicos que morales. Esto último me parece muy interesante y querría ver algún ejemplo, porque puede funcionar muy bien. Y, siendo justos, aquí estamos algo más lejos de la obra de Lovecraft, que parece más una influencia que el habitual libro de recetas que suelen ser muchos de los juegos que se basan en él.

Stars Die está ya disponible.


Página en Steam

X