In Opinión

Por qué deberíamos dejar de utilizar la palabra Gamer

Opinión

Supongo que podríamos decir que el momento exacto en el que nos hicimos mayores fue el día que los informativos dejaron de asociar el videojuego con la adicción (y otros peligros) para abrir sus puertas de los minutos de relleno antes de los deportes. Pasó casi sin darnos cuentas. Habíamos estado tanto tiempo en el otro lado, en el lado de los malos, de los raros, de los cuasi-ludópatas, que apenas nos dimos cuenta de que estábamos socialmente aceptados.  Una vez más el dinero había conseguido lo que años de no demasiada buena pedagogía había sido incapaz. El videojuego había pasado mucho tiempo intentando hacer entender a los medios de comunicación que no era tan malo, cuando en realidad lo único que tenía que hacer era enseñar un buen fajo de billetes. La historia nos demuestra que el dinero siempre ha sido una gran fuente de motivación.

Estábamos en la onda, on fire, petándolo a todos los niveles. “La industria del videojuego factura más que la del cine y la música juntas”. “Las olimpiadas de videojuegos alcanzan cifras récord de patrocinadores y espectadores”.  El dinero puesto en juego demostraba que había llegado la hora de tomarse esto en serio y el primer paso consistía en  reformular el lenguaje asociado a la industria. Ya no valía aquello de jugar a “marcianitos”. Llegaba la hora del Gamer. Una suerte de homenaje y título nobiliario virtual a todos aquellos que llevábamos en esto desde los tiempos de (inserte aquí su primer ordenador o consola). Nosotros, que SABÍAMOS DE QUÉ IBA ESTO, por fin estábamos representados bajo un epígrafe que nos hacía justicia.  Digan adiós al freak, al raro, al cuatro ojos y póstrense ante el todopoderoso Gamer.

No sé si alguien lo vio venir, pero yo desde luego no. Quizá fuera porque me molestan las etiquetas y tiendo a huir de cualquier nomenclatura que me incluya en un saco lleno de aristas y zonas sin escalas de grises, pero lo cierto es que lo dejé pasar como otro eco de la edad del pavo infinita que vive esta cosa que llamamos industria del videojuego. No obstante las señales estaban ahí. Discretas al principio, pero claras para una mente mucho más inteligente que la mía. Pronto esa masa vociferante, la misma que es capaz de crear un problema por la orientación sexual de un personaje videojueguil, se autoproclamó poseedora y única defensora de LO GAMER, utilizándolo para distinguir al buen o mal aficionado a los videojuegos. Algo que en teoría no debería pasar de un rebrote de acné juvenil, pero que mucho me temo, tiene más consecuencias de las que parece a simple vista.

Con esto en mente, y con la idea de embarcarme en pequeñas luchas que no conducen a nada, allá van unas cuantas razones por las que deberíamos dejar de usar la palabra Gamer.

marcus

Por su influencia en la objetivación del usuario de videojuegos

Cualquier etiqueta lleva asociada una serie de características, y en este caso LO GAMER no escapa en su acotación del término a aquellos que por una u otra razón han creído conveniente apropiarse de él. Lo mejor de todo (y cuando digo mejor me refiero a molesto) es que no existen una serie de características únicas y cerradas para entrar en el grupo de LO GAMER, sino que estas cambian en función del ruido influencer.

Una definición clásica, al menos la que podríamos recoger si extrapolamos el término de otras disciplinas, sería la de que Gamer es todo aquel aficionado a los videojuegos con un interés por el medio que va algo más allá que el mero entretenimiento. Todo bien, todos contentos… Pues no, esto hubiese sido demasiado fácil. Los de siempre han decidido que Gamers son ellos, y que por lo tanto son ellos los que deciden quien entra en esa logia y quien se queda fuera ¿Criterio? El suyo, y con eso basta.

1854_god-of-war-iii-prev

Por el lastre que supone a la hora de evolucionar

La industria del videojuego tiene sus propias rarezas, y una de las principales consiste en su profundo apego por mirar únicamente dentro de si misma a la hora de elaborar nuevos productos. Para explicar esto habría que remontarse hasta el origen del videojuego y su propia evolución, basada únicamente en el éxito de los productos y no en el contenido de los mismos. De este modo, el único criterio para valorar los géneros ha sido la aceptación del público, algo muy respetable pero que deja poco margen para la evolución del medio. La irrupción de LO INDIE ha permitido cierta ampliación de miras en este sentido, pero no sirve de mucho cuando la proyección de los grandes estudios se encuentra destinada al núcleo Gamer.

Cuando una de las grandes empresas del sector proclama su famoso “Para vosotros jugadores”, lo que hace es reafirmar la importancia del término. Con esa campaña está indicando que sus productos ofrecen lo que este autodenominado grupo desea, excluyendo por tanto a todos aquellos que se encuentra fuera de él y perpetuando la diferenciación entre tipos de jugador, lo cual a estas alturas se antoja como algo sin demasiado sentido. Afortunadamente estamos en un momento en el que casi todo el mundo juega alguna vez con videojuegos, de una manera u otra. El videojuego se ha convertido en un entretenimiento normal que convive con otros más clásicos, como pueda ser el cine, la música, la literatura o las series de televisión. Orientar el tiro hacia LO GAMER indica que los productos contendrán diferentes elementos familiares para este sector, evitando explorar nuevas propuestas que atraigan a diferentes usuarios hacia el videojuego y limitando por lo tanto la evolución lógica de un medio que parece empeñado en que los nuevos usuarios tengan que pasar por el aro de fuego de su zona de confort.

Nathan-Drake

Porque ayuda a mantener la infantilización sobre el usuario de videojuegos

Entre las muchas definiciones que he escuchado y leído del término Gamer no he encontrado ni una sola que incluya un conocimiento del medio a nivel académico. Ninguna versa sobre la exploración de las distintas ramas del videojuego, ni de su estudio a diferentes niveles. Tampoco aparece por ningún sitio que para entrar en el círculo de LO GAMER haya que conocer la historia del videojuego, su evolución, autores, títulos emblemáticos… etc. No hay nada en la definición ni el uso del término Gamer que denomine al usuario como un conocedor del medio por encima del resto. Sus rasgos definitorios siempre se mueven en términos superficiales y excluyentes. La consecuencia de esto es una lucha de cifras que lo único que definen es la cantidad de horas que LO GAMER lleva delante de la pantalla.

Cuando escuchamos términos como melómano o cinéfilo rápidamente lo asociamos con una pasión por el medio y un conocimiento profundo del mismo, tanto a nivel técnico como formal. Resulta complicado imaginar a un autodenominado cinéfilo que no sepa quién es D.W. Griffith, pero no parece que dentro de las características de LO GAMER entren el conocer quién es Matthew Smith, Jon Ritman o Paco Menéndez y Juan Delcán. Si el Gamer va a ser el estandarte del videojuego parece que habría que exigirle algo más que saber jugar a videojuegos.

Call-Of-Duty-Black-Ops-3

Porque de momento no ha servido para nada

Rara es la semana que no aparece algún comentario machista, homófobo o simplemente excluyente de algún autodenominado Gamer. Sin embargo el término goza de buena salud gracias al mimo de los medios hacia quienes suponen que son su “verdadero” target. LO GAMER no ha servido para normalizar el uso del videojuego, así como tampoco ha traído al mismo el componente académico que lleva tiempo reclamando. Tampoco ha servido para airear el medio y permitir la ampliación de éste con la inclusión de nuevos elementos. Quizás en términos económicos sí que haya resultado rentable, pero cuesta encontrar un lado positivo más allá de los números.

A pesar de la cantidad de noticias positivas, el videojuego (como medio) es todavía un ente bastante frágil al que le cuesta mucho emprender cualquier tipo de movimiento fuera de su espacio conocido. Perpetuar la figura de LO GAMER como estandarte del mismo no hace sino perpetuar su aislamiento. Llevamos treinta años luchando contra la concepción bastarda del videojuego, intentando ampliar sus miras a través de nuevas propuestas que permitan su normalización. Toca por tanto reevaluar el término, orientarlo hacia un aporte positivo. De otro modo estaremos caminando en círculos hacia una apología del youtuberismo más rancio, del cual no escapamos los medios escritos, arrimándonos a un carro que nos deja en una vergonzosa posición. Claro, que también es posible que todo esto no sea más que otro paso en la maduración del medio, otra etapa más de la edad del pavo que hay que quemar en el camino a la madurez y que “tampoco es para tanto”. Puede ser, pero me van a permitir que no me suba este tren. Prefiero esperar al siguiente.

Dorian Pavus
Juanma
Juanma
Co-Fundador de Nivel Oculto. Puedo aguantar la respiración durante 10 minutos, buen manejo de la espada y experto en duelo de insultos. Ambitorpe.
Showing 19 comments
  • Avatar
    Gabbers77
    Responder

    Buenas AMIGO, desde luego hay que partir de la base, que lo suyo es una opinión, al igual que lo que aquí expongo, es MI OPINIÓN… así que ambas son igual de validas….

    -Por su influencia en la objetivación del usuario de videojuegos:
    Es que a mi me da igual!! antes nos llamaban frikis, raros, ¿que ahora se use gamer? (ya sea buena o mala definición) es que NO ME IMPORTA.. voy a seguir disfrutando de los videojuegos me llamen o me etiqueten como me etiqueten.

    -Por el lastre que supone a la hora de evolucionar:
    La propia industria ya se esta cargando la imagen y evolución del videojuego. Pienso que lo que verdaderamente hace daño al videojuego son: los juegos digitales a precio de físico, los físicos falsos (aun teniendo el juego físico te toca bajar 20 gb de juego) y un no parar de cosas por el estilo. Pienso que la palabra GAMER, JUGADOR… no influye para nada en una mala evolución.

    -Porque ayuda a mantener la infantilización sobre el usuario de videojuegos:
    De verdad este apartado es quizás en el que menos de acuerdo estoy…Es que no se puede disfrutar de algo, sin necesidad de tener que saber? ¡¡¡OJO!! que a mi me encantaría que hubiese algo oficial académico en este ámbito… pero insisto… la palabra, definición o etiqueta gamer, no creo que sea la culpable, de que esto no pase…Me encanta disfrutar de videojuegos y quizás en algunos concretamente, no se ni que compañía lo creó, y eso, no me hace mas infantil.

    -Porque de momento no ha servido para nada
    Y debe pretender servir para algo? la mayoría pienso que lo usa simplemente como la traducción de jugador, o persona que disfruta de los videojuegos… no hay que darle mas vueltas… pienso que no tiene sentido..

    En fin, como digo, es solo opinión, y repito, pienso que hay cosas mucho mas importantes que se están cargando la imagen y la propia industria, que no un termino, palabra o etiqueta, que si quieras, la usas y si no, pues sigue disfrutando a tu manera, al fin al cabo, es lo bueno del videojuego, que cada uno , lo ve lo siente, y lo disfruta, de formas distintas…pero eso no te quita de ser un gamer …(o jugador, si lo prefieren)

    Un saludo!!

    • Avatar
      Tach80
      Responder

      Creo que aunque todos tenéis parte de razón, estoy más de acuerdo con Gabbers77. No se trata más que de un nombre, que puede usarse para bien o para mal (y que se está usando para mal) en el contexto de una industria que posee una gran cantidad de vicios adquiridos a lo largo de los años (DLCs, falsos físicos, parches de día 1…).

      No obstante, me parece naif dejar de usar una palabra que, de manera literal, significa “el que juega”, porque un grupo de gente esté dando mala fama al conjunto, o porque un grupo de empresarios sin demasiados escrúpulos se aprovechen de la mayoría. Porque, aunque nosotros dejemos de usarla, otros muchos lo harán con las connotaciones que deploramos, y ese será el significado que se quede.

      Nos llamaban frikis y demás hace unos años, y a muchos nos dolía aquello porque era sinónimo de marginado e incompetente social, cuando no tenía por qué ser así. Ahora, tenemos una palabra que puede definirnos como colectivo, y, al estar englobados bajo esa palabra, somos representantes del grupo. El problema radica en que se están intentando apropiar de ella y creo que es nuestra “obligación” demostrar que lo que se dice no es cierto, que no somos así.

      Con este razonamiento, es fácil dar la vuelta al argumentario del artículo y ver que puede que nos (y me incluyo) estemos dejando llevar por ideas preconcebidas de otros. ¿Que nos objetiviza como colectivo? Puede ser, si nos comportamos como se espera de un colectivo que no piensa. ¿Que es un lastre a la hora de evolucionar? Se ha creado una industria independiente que lleva a cabo proyectos fantásticos de los que se ha hablado y se sigue hablando aquí. ¿Nos infantiliza? Depende. Nunca he creído que existiera algo que llamar la edad adulta. Trabajo en lo que me gusta (soy informático), me pagan por ello y me dejan juguetear y experimentar. Y creo que algo parecido se puede decir de los desarrolladores de videojuegos, independientes o no. ¿Que no sirve para nada? Quizá debamos dar un paso al frente y decir que los cuatro machistas, homófobos y demás irrespetuosos no representan a la mayoría.

      Llevamos jugando toda la vida, a veces de espaldas a la sociedad. Muchos somos adultos, con trabajo y una familia, y vemos que nuestra afición se ha vuelto popular y ya no es objeto de mofa. No creo que renunciar a la palabra que nos engloba y que nos da algo a todos en común sea la mejor idea para impedir que nuestros hijos (a quienes pienso enseñar a jugar) pasen por lo mismo que nosotros.

  • cyber2
    cyber2
    Responder

    Como bien dices, Juanma, yo también pienso que la etiqueta de “gamer” se explica como tantos otros inventos mercadotécnicos. La industria se vale de ella y los chavales están encantados de pertenecer a la tribu, de sentirse miembros de algo importante. Una parida más, de las muchas que hemos visto y de las que vendrán. Supongo que, en resumen, el “gamer” es el “cool” de los años 90, aplicado a los videojuegos en vez de a la moda.

  • Juanma
    Juanma
    Responder

    Extender la reflexión daría para otra entrada igual o más larga, así que voy a ver si logro ampliarlo sin aburrir a nadie:

    Se ha mencionado la palabra “friki” y me parece un buen ejemplo de justo lo contrario a lo que me refiero. El término friki se utilizó en su momento como despectivo, no así el de Gamer, que desde que se ha instaurado contiene una connotación positiva (al menos dentro del sector, fuera es directamente indiferente o tan infantil que nadie le presta demasiada atención). El término “friki” no se ha reevaluado gracias a ninguna acción positiva desde dentro del videojuego, sino que ha ido adquiriendo connotaciones pop durante los últimos años que lo han convertido en un término positivo, algo que por cierto va muy en la línea de su connotación ochentera. Explicar esto último es largo, pero llevándolo al cine recordemos que los protagonistas de “Escuela de Genios”, “Exploradores” o incluso “Los Cazafantasmas” son científicos. Por lo tanto, en caso de considerar que el paso de “friki” a “gamer” es una evolución positiva, no es algo que se haya conseguido desde dentro, sino desde fuera.

    Por otra parte ¿Se puede considerar negativo tener una palabra que engloba y nos da a todos algo en común? Sí y he intentado explicarlo en la entrada, pero quizás este tweet de Guillermo G.M. lo resume mucho mejor que yo https://twitter.com/OldMith/status/727784388616978432

    El concepto “Gamer” no es una evolución, es la manera molona de decir “ya estás con los marcianitos”. No contiene ninguna de las características asociadas a otras disciplinas, como podría ser cinéfilo o melómano. Nos coloca en ese lugar pajillero de gente exaltada con un mando en la mano. Respeto quien crea que el videojuego es eso, pero algunos pensamos que esto es mucho más y que este tipo de terminología no nos ayuda en absoluto.

  • redoberyn
    redoberyn
    Responder

    Exactamente lo que comenta cyber2 es lo que personalmente más me toca la moral de la dichosa etiqueta, que no es más que el cartel de “No Homers” de un club montado en lo alto de una caseta de árbol donde unos cuantos que llegaron antes a esto de los videojuegos intentan sentirse importantes excluyendo a los que no consideran dignos de su hobby/trabajo/pasión/whatever como alguna estúpida venganza hacía quienes les marginaban hace unas pocas décadas.

  • Avatar
    Zafriel
    Responder

    se deberia especificar el termino.. para difierenciar los jugadores de los programadores y diseñadores de juegos

    yo siempre utilizo las coletillas run y tek

    asi si me refiero a un programador de un videojuego o a un diseñador de graficos lo denoto como gamer tek
    si me refiero a un jugador viciado de lol warcract o algun otro game lo denoto gamer run o gamer zomb
    para los tester profesionales etc gamer pro
    tematicas indie gamer ind que estarian relacionados con los tek..

    • Danny Panizo
      Danny Panizo
      Responder

      En el artículo habla de los jugadores como comunidad bajo el término Gamer. Para los desarrolladores de videojuegos se les llama desarrolladores (developers en inglés), y se diferencian por el departamento Arte o Programación (evidentemente hay muchos más departamentos dentro de un desarrollo profesional).
      Un saludo!

  • Avatar
    Jorge
    Responder

    Creo que es una cuestión de cada persona, aquellos que al escuchar la palabra “Gamer” se imagina un gordito comiento hamburguesas y 32 horas delante de la pantalla, creo que son personas que leen poco, no tienen autocrítica, no se miran al espejo, no salen mucho a la calle y tienen mas problemas personales que los que atribuye a las otras personas sin tener conocimiento de ellas. A mi cuando me dicen “soy gamer” en ninguno momento etiqueto a la persona en todos los clitchés absurdos, la gente tiende a enjuiciar o prejuiciar, es lo único que sabe hacer cuando desconoce de algo, por mi parte sé que no tengo que subestimar a nadie, juegue o no juegue “jueguitos” de que va? Es simple, nadie es nadie para creerse superior. La palabra Gamer está bien usada, se refiere a aquel que es fan de los videojuegos y NADA MAS, lo demás lo atribuye la gente. Ser gamer es una pasión (como cualquier otra) y las pasiones ayudan a ser mas felices y aunque no lo crean a tener un propósito en la vida. Saludos!

    • Juanma
      Juanma
      Responder

      Considerar que las personas que usan mal la palabra Gamer son “son personas que leen poco, no tienen autocrítica, no se miran al espejo, no salen mucho a la calle y tienen mas problemas personales que los que atribuye a las otras personas sin tener conocimiento de ellas” ya es casi suficiente argumento como para dejar de utilizarla 🙁

pingbacks / trackbacks
  • […] estoy seguro de que se leyeron con mucha atención esta maravilla de artículo de mi compañero Juanma sobre lo terrible de LO GAMER, como término y como subgrupo cultural. Y si no lo hicieron, dejen […]

  • Repaso de historia, opciones de sonido y los dichosos gamers. All Your Blog Are Belong To Us (CCCXLII) - TechNoticias

    […] Oculto: Por qué deberíamos dejar de utilizar la palabra Gamer – “Supongo que podríamos decir que el momento exacto en el que nos hicimos mayores fue […]

  • Review of history, sound options and happy gamers. All Your Blog Are Belong To Us (CCCXLII) – Live Extra

    […] level: why we should stop using the word Gamer – “I guess we could say that the exact moment in which we older was the day that the […]

  • […] ha sido un desengaño repentino, ni tampoco ha tenido que ver con tendencias derivadas de la palabra gamer. Mi desencanto venía dado por años de sequía. Sí, ha habido buenos juegos. Muy buenos si […]

  • […] y el comportamiento de este grupo estaban tras su decisión de desligarse de la (ahora polémica) palabra “gamer” y definirse sólo como desarrollador. De atacar, ahora sí, a esos consumidores tóxicos que están […]

  • […] fascina como psicólogo y como persona a la que le gusta esto de los jueguicos (me niego a llamarlo gamer): la intersección que se da entre ambos. No hablo de la sublime tontería de ponerse a debatir en […]

  • […] abierto debería ser una conversación entre un autor y un jugador. Pero sólo veo monólogos de gamers. Si tu mundo es abierto, no necesito poder hacer 1000 cosas diferentes, que podrían componer miles […]

  • […] azafatas o lo buenas que estaban las cosplayers. Que pudiera hablar de ciertos juegos que un true gamer nunca tocaría sin sentir que tuviera nada de lo que avergonzarme. Me dio además confianza en mis […]

  • […] estaba de acuerdo con la premisa de que había que negar el término gamer, pero es necesario su uso para entenderlo como constructo social articulado sobre algunos baluartes […]

  • […] ruta seguidas por la mayoría de las subculturas emergidas en torno a patrones de consumo (como la gamer) han acabado manifestando este tipo de mediación. Algo que, en cierto modo, Debord no terminó de […]

Leave a Comment

Send this to a friend