En Opinión

Mujeres que Juegan Juntas

(Un Texto Para Hombres)

Este texto es una publicación no-mixta. Es un artículo sólo para los hombres. Antes de que se organicen en foros para tumbarlo como los defensores de la igualdad que han demostrado ser, déjenme que me explique. Esto que voy a contar, por desgracia, ya lo sabemos muchas de nosotras.

Hay ocasiones en las que ser periodista cultural y mujer se hace cuesta arriba. Quiero decir, evidentemente, más cuesta arriba. Cuando publicas un artículo y un señor viene a explicarte lo que querías decir (a veces incluso con tus propias palabras), cuando encuentran algo incendiario en alguna publicación y te enfrentas a una campaña de acoso que, quizás sea mi interpretación, parece organizada para desacreditarte y hacerte daño o, como pasó el otro día con la cancelación del evento de Gaming Ladies, sucede algo que nos afecta a todas las mujeres en la industria, piensas seriamente en retirarte. En no saltar a la mierda, en apagar el móvil, acariciar a tus gatos e irte a la playa.

Pero no puedo hacer eso.

No, no vengo a hablar de los espacios no-mixtos. La necesidad de un espacio seguro para que las minorías se expresen ya ha sido explicada de múltiples maneras por decenas de compañeras en varias redes y medios y no creo que aquí tenga nada que aportar. Hay un límite en la cantidad de formas en las que puedes contar las cosas y quien no se haya enterado debe empezar a considerar que el problema es estrictamente personal.

Dejemos los espacios no-mixtos a un lado porque quiero aprovechar la oportunidad para hablar de lo que no se ve. No de la importancia de los espacios sino de la importancia que tiene para las mujeres conocer a otras mujeres. De la necesidad de jugar juntas y de lo que nos habéis arrebatado.

Entramos en una feria de videojuegos, salón del manga o cualquier otro evento de carácter geek-cultural y miramos alrededor. No es sólo que la mayoría de los asistentes sean hombres, que lo son. Al buen observador le llamará la atención cómo están organizados los grupos. Varios chicos, sólo una chica entre ellos.

Es “la tía guay”, la “chica especial”. Yo he estado ahí. He sido la chica del grupo, una mujer única que se lleva bien con los tíos porque está por encima de “los dramas” y prefiere los videojuegos a diferencia de las demás. No tenía amigas pero ¿para qué las necesitaba? me creía una más en mi grupo. Porque no había machismo. No entre mis colegas.

Cuando estás en un grupo de hombres empiezas a aceptar su visión como propia. Al principio te obligas a reír cuando cuentan un chiste sexista o hablan mal de una mujer (no quieres ser una aguafiestas) pero terminas riéndote de verdad porque ¡ja!, mujeres ¿no es cierto?

Todos queremos encajar. Todos queremos tener amigos. Es mucho mejor sentir que perteneces al grupo opresor.

Gracias, tanto a mi profesión como a las redes sociales, pude entrar en contacto con una aplastante verdad, la de que yo no era, de ninguna forma, especial. Descubrí a cientos de mujeres que iban a eventos y también a otras que se quedaban en casa. Mujeres que jugaban y que, como yo, escribían sobre videojuegos. También a muchas que, para mi admiración, trabajaban en el medio. Mujeres por todos lados con ideas, opiniones y formas de hacer diferentes. Un universo estimulante.

De esta realidad saqué la conclusión más lógica, aquella que hace que hombres adultos se echen a temblar. La idea que los lleva a acosar a compañeras y a organizarse para reventar eventos. Así es. Descubrí que no los necesitaba.

Entrar en contacto con otras mujeres hizo que pudiera asistir a un evento sin tener que escuchar a alguien comentar lo follable de las azafatas o lo buenas que estaban las cosplayers. Que pudiera hablar de ciertos juegos que un true gamer nunca tocaría sin sentir que tuviera nada de lo que avergonzarme. Me dio además confianza en mis opiniones y apreciaciones. Me hizo sentirme mejor conmigo misma.

A muchos hombres les parecerá escandaloso este concepto. Sexista o, aún peor, hembrista y discriminatorio. Antes de llamar a la policía —y de inventarse artículos de La Constitución— deberían considerar si están aplicando una doble forma de pensar.

Vamos al cine un momento. Comedia comercial. Un grupo de amigos treintañeros —hartos de sus vidas, cansados de sus esposas— se reúne para pasar un fin de semana de juerga salvaje llena de alcohol, póquer y exaltación de la amistad. No voy a poner un título, son varias las cintas que se ajustan a esta premisa. Una escena común: en la que se expresa la libertad de la que gozan sin las mujeres. Pueden ir en calzoncillos, sí, y hay un personaje que, lejos de los niños, puede volver a fumar. Qué comodidad, qué poca presión. Qué de críticas me caerían si tachara estas cintas de machistas ¿o no?

Nosotras también nos sentimos libres. Quizás es duro de leer pero en muchos casos es la verdad: hay veces en la que disfrutamos más sin vosotros porque nuestro caso es aún peor. Dado la desigualdad de la sociedad y los rígidos roles a los que se exige que nos ajustemos, puesto que pensáis que los videojuegos son, como decía aquel anuncio, cosa de hombres, soléis tener actitudes, lo notéis o no, que nos hacen sentir incómodas. No es que no podamos soltar tacos, eructar o comer burritos (aunque pensándolo bien, cuántos nos acusaríais de ser poco femeninas por esto), es que no podemos ni siquiera hablar. Muchas veces tenemos que limitarnos a justificar.

Ante la cancelación de Gaming Ladies son varios los hombres que han venido a mi timeline (y al de FemDevs, que llevo por las mañanas) a pedirme que les explique cosas. Y no es que estos hayan leído a Rebecca Solnit y se muestren dispuestos a escuchar —la información que solicitan lleva mucho tiempo en la red a su disposición—, estos hombres, educadísimos y nada violentos, me hacen preguntas y me enseñan artículos porque, fingiendo que quieren saber mi opinión, buscan una excusa para contarme la suya. Quieren debatir y deducen que yo, como feminista y activista, tengo todo el tiempo del mundo para ellos. Gratis. Me exigen además que sea amable y no pierda las formas porque si no, dejaré de ser Marta para convertirme en “Las feministas”. “Las feministas son unas bordes” pero recuerda, #notallmen.

Mi experiencia negativa en el mundo de los videojuegos tiene mucho del ejemplo de arriba, Los hombres me piden explicaciones podría titular mi libro, Y por eso he dejado de dar charlas sería el corolario. Pero soy consciente de que si siguiera hablando en el ámbito personal —ahora que les conviene— volvería a ser sólo Marta y ésta solo una experiencia. Es por eso que he ido a hablar con mis compañeras, profesionales del medio de una u otra manera.

Periodistas, desarrolladoras, traductoras, dobladoras… somos muchas las mujeres que nos agrupamos en canales de Slack —como el de FemDevs— o que hablamos a menudo a través de aplicaciones como WhatsApp o Telegram. A ellas les pedí que me contaran sus experiencias, que me explicaran por qué, en particular, necesitan un espacio seguro.

Muchas no quieren dar su nombre. No quieren que este artículo se traduzca en hombres irrumpiendo en sus espacios y acusándolas de mentirosas. De que les pidan pruebas de una experiencia personal. He decidido mantener en el anonimato a todas. Crear una historia con los elementos más comunes. El relato de una experiencia compartida.

Conozco a una mujer —la suma de tres de mis compañeras— a la que han ridiculizado en charlas por la piel que muestra en su foto de perfil. A una mujer cuya profesionalidad ha sido puesta en duda por la elección de personajes a la hora de hacer cosplay como si esos trajes no hubieran sido previamente diseñados por hombres como los que la humillaban.

Tengo una amiga, que además de desarrolladora es una mujer con diversidad funcional, que siente que en los eventos mixtos su experiencia queda reducida ante las homogéneas vivencias de los hombres. Que siente que su voz no se escucha en estos espacios y eso mina su autoestima. Comentaba, además, que la prueba más clara de que los eventos mixtos no son inclusivos es que muchos de ellos no están preparados para que personas en su situación puedan moverse con libertad.

Una de mis compañeras tuvo un acosador. Un hombre desconocido que la vio en un evento y se dedicó a enviarle mensajes en toda red social en la que lograba encontrarla. Que nadie se extrañe si dentro de un tiempo descubrimos que es un “aliado”.

A una compañera crítica consiguieron echarla del medio en el que trabajaba.

Una amiga dejó su canal de YouTube.

Sé de una mujer a la que acosaron hasta que tuvo que cancelar su asistencia a un evento.

Podría seguir. Porque una vez preguntas, si lo haces en el entorno adecuado, donde nadie duda de tu palabra sólo por tu género, las mujeres comparten más cosas.

Gaming Ladies era nuestra oportunidad de conocernos, de apoyarnos y de aprender y enseñar bajo nuestros propios términos. Lo que para vosotros era un capricho para nosotras suponía una oportunidad. Pero que sepan, señores, que mientras ustedes vierten odio en redes sociales, mientras se organizan para cancelar eventos o acosan a compañeras, las mujeres seguiremos haciendo lo único que queremos hacer: hablar de videojuegos.

Entradas Recientes
Mostrando 26 comentarios
  • Suditeh
    Responder

    Enormísimo texto. Procedo a compartirlo en todas las redes.

  • Mario
    Responder

    La actitud de no evento para chicas ha sido lamentable, de la misma forma que es lamentable el poner una foto de un evento lleno de nabos y decir “veis como necesitamos safe spaces solo para mujeres” al menos lo primero (lo de forocoches) fue por pura mala leche y cuñadismo lo segundo quiero pensar que fue por sentirse demasiado victima.

  • Camu74,
    Camu74,
    Responder

    Leyendo el artículo no me he enterado de absolutamente de nada, bueno solo de que hay víctimas y son mujeres, por culpa de los de siempre. Googleo y me encuentro con:
    https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/gaming-ladies-el-evento-exclusivo-para-mujeres-que-termino-boicoteado-por-culpa-de-los-hombres
    Paso de opinar porque no lo merece. Solo dejo el enlace para más info.

  • Ventura Pino
    Responder

    Los textos de este tipo son tremendamente necesarios en nuestro medio, que se supone que es un medio joven y “progresista” y en el que cada día veo más y más machismo encubierto. La verdad es que hasta la cancelación de Gaming Ladies no pensaba que fueramos tan acosadores en los medios, y ahora que empiezo a investigar sobre el tema resulta que es la punta del iceberg…..Mucha fuerza en vuestra lucha. Spamearé el artículo por la redes.

  • SeinS
    Responder

    Un poco cansado que siempre piensen que los hombres solo pensamos en follar y ver tías buenas. Si no sabes escoger un buen grupo de amigos/as, no tenemos la culpa el resto de hombre, si te has reido de chistes sexista por encagar en un grupo social, no tenemos la culpa el resto de hombre. La culpa de este machismo es de las propias mujeres que conciente este tipo de actos o son usadas como producto de venta hacia hombre (si hablo de las que se venden para salir semi-desnudas).

    La culpa de este machismo no lo esta alimentando el hombre, sino la propia mujer creando este tipo de mentalidad a los demas hombre. Es muy facil echar la culpa a lo demas cuando la culpable es ellas mismas.

    • Javier Alemán
      Javier Alemán
      Responder

      A mí lo que me cansa es que varias mujeres digan que han sido acosadas, que una de ellas se marque un texto que ni nos leemos y la respuesta sea ésta, la verdad. Eso sí que es cansado.

  • Jogabba
    Responder

    Supongo que seré el flipado de turno que ponga el contrapunto “machista” a tu artículo.

    Antes de nada, sólo quiero hacer saber que no quiero desacreditar el mensaje feminista del artículo. Yo también pienso que, en un mundo tan extensamente dominado por hombres como son los videojuegos, es muy fácil que las mujeres se sientan incómodas y aisladas, así como que sean víctimas de acoso y abusos. También pienso que es esencial que las mujeres gamers se relacionen entre ellas; estoy seguro de que esto ayudaría a este pequeño sector a ganar fuerza y, de paso, ayudar a que la industria del videojuego no esté tan enfocada sólo a tíos.

    Lo que no encuentro correcto, y este argumento seguro que lo habrás escuchado miles de veces, es que para hacerlo se desarrolle un evento público no-mixto. Me parece una idea retrógrada y contraproducente. La primera razón es porque trata de justificar la discriminación hacia un sector de la población. Si esto es justificable, ¿por qué no hacer un evento en el que queden excluidas etnias raciales o religiosas? O pongamos otro caso; imagina que se hubiera organizado una feria tan sólo para hombres por los motivos X. ¿No habría alzado la voz el sector feminista? ¿O es que según las razones, la discriminación es justificable en algunos casos? ¿Dónde dibujamos esa línea?
    A mí la idea de que la discriminación sea justificable en ningún caso me parece aberrante. Ya hay otros eventos -como la MariCon- dirigidos a sectores seguramente mucho más oprimidos que las mujeres -en este caso los homosexuales- y que han resultado ser un éxito sin vetar el paso a nadie.

    La segunda razón es que el feminismo lanza un mensaje incendiario: “hombres, no os queremos aquí”. Puede que la intención no sea mala, pero quizás tampoco lo era la de Trump al borrar el idioma español de la web de la Casa Blanca. La cuestión es el mensaje que se ofrece de cara al público: si organizáis un evento explícitamente prohibido a los hombres, el mensaje que recibimos es que somos una especie hostil para las mujeres gamers. Y no creo que eso sea beneficioso para vuestra integración.

    Por último, deja que añada unos mimimimís. Dices que a cualquier mujer se la persigue al lanzar un mensaje mínimamente feminista. No lo niego, pero creo que lo mismo pasa con los hombres que dejan entrever una mínima crítica al feminismo -como por ejemplo, el famoso caso de Dani Rovira. Hasta el humorista Ignatius Farray, que es famoso por hacer humor muy incisivo contra cualquier grupo social dice que “el feminismo es un terreno muy peligroso para hacer chistes”. Lo que quiero recalcar con éste punto es que la caza de brujas existe por ambos bandos, y no lo veo bien en ninguno de los dos casos, pero ambas posiciones tienen que estar de acuerdo en debatir de manera relajada.

    Y esto es todo. Mi intención para nada es desacreditar tus razones, y sé que puedo estar equivocado. Pero me gustaría saber si crees que la discriminación está justificada en algunos casos, y si en este caso es la mejor opción pese al mensaje de hostilidad que envía.

    • DarkCoolEdge
      DarkCoolEdge
      Responder

      Un grupo oprimido o en minoría que pone barreras a los demás no discrimina, lo hace el que está en una posición de fuerza. Si encima el motivo es protegerse, ya me dirás tú dónde está la discriminación.

      • Jogabba
        Responder

        Esto no es técnicamente cierto. Según la RAE,

        discriminar: dar trato desigual a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, etc.

        Y según la Wikipedia,

        La discriminación (del latín discriminat?o, -?nis)1? es toda aquella acción u omisión realizada por personas, grupos o instituciones, que produce y reproduce desigualdades en el acceso a recursos y oportunidades (como la salud, la alimentación, la educación o el empleo) en favor o en contra de un grupo social y sus miembros, con base en la pertenencia a una determinada categoría social en lugar de las cualidades o méritos individuales.

        Así que hay que dejar claro que sí que se trata de un caso de discriminación. Lo que entiendo que quieres apuntar es si en este caso la discriminación desde una minoría contra una mayoría es justificable, y ése es un buen debate.

        En mi opinión no lo es, puesto que se lanza un mensaje de odio -aunque esa no sea la intención- y es contraproducente. Estoy a favor de los espacios seguros, pero no de que empleen la discriminación. De hecho, por lo que he investigado, generalmente los espacios seguros han estado abiertos a todos los públicos siempre que todo el mundo pudiera expresar su opinión sin ser juzgado o criticado.

        Repito, creo que es importante que las mujeres jugadoras se organicen, hagan eventos y ganen fuerza. Pero usar la discriminación no me parece el camino correcto.

  • Sara
    Responder

    Como se nota que soys hombres (en ALGUNOS comentarios). La cosa está en que reclamamos espacios seguros para nosotras donde NO seamos juzgadas. Que por diez tíos que haya en una convencion que no nos miren por encima de hombro o como un trozo de carne, hay 10924821084210 que si lo hacen. Deberías empezar (en mi humilde opinión) a preocuparos más por cambiar la mentalidad del resto de los hombres, ya que a nosotras no nos escuchan y dejar de preocuparos porque nosotras busquemos espacios seguros, ya que por desgracia, los necesitamos.
    Y nada más añadir, pero, cuando el río suena es que agua lleva.

    • Bubs
      Responder

      También llevaba agua el río cuando los nazis decidieron perseguir a los judíos o los americanos negando el paso a los refugiados, ¿no? No me malinterpretes, no quiero comparar vuestra postura con la de los regímenes fascistas, pero sí hacer ver que la existencia de motivos no justifica los métodos.

      Y añadir de paso que no creo que este debate debiera considerarse uno de hombres contra mujeres. Tengo muchas amigas jugadoras que piensan que la solución que proponéis no es justificable, al igual que tengo muchos amigos que sí comparten tu postura. Y en mi caso, no es por ser hombre: también habría opuesto resistencia si se hubiera hecho un evento público que excluyera a los negros, por ejemplo, o cualquier otro grupo social.

    • kiwi
      Responder

      y en los autobuses en el fondo una zona para mujeres, eso ya se hacia y no creo que fuese bueno, como tampoco funcionaran los espacios seguros y cualquier idea que lleve a la segregación. lo que se necesita es educación, cueste lo que cueste

      • Pepalu
        Responder

        kiwi, por darte un ejemplo de lo contrario, en Japón las mujeres y los hombres van separados para protegerlas de los tocamientos de ellos. A mí esta separación me parece buena. Y si se ha producido es por culpa de los hombres, no de las mujeres.

        • Teitelbraum
          Responder

          si, pero una cuestión es por seguridad, y otra es simple exclusión, no se debería de excluir a nada ni a nadie, como bien dice kiwi, se tiene que educar a la población no obligarlos a separarse para aprender

  • Araq
    Responder

    Claramente un evento de videojuegos de solo mujeres no era necesario, los tíos no han parado hasta reventarlo, sin lugar a dudas no es necesario.

  • Jorge
    Responder

    Me acuerdo cuando era pequeño y le preguntaba a mi madre a cuento del día del padre o del día de la madre: “y cuando es el día del niño?” “Todos los días!” Me decía. Pues igual para los que sugerís una feria solo de hombres: todas lo son. No me extraña que quieran un espacio seguro y está claro que se pueden explorar otras opciones en paralelo, que ayuden a poner más consciencia poco a poco, pero vamos. Vergüenza ajena es lo que me produce que hayan forzado la cancelación del evento

  • doxer
    Responder

    Mezclar el machismo con los videojuegos me parece estupido, ya que igual que insultan a las chicas en cualquier partida online, insultan tambien a los hombres, porque hay gilipollas en todos lados, que no saben perder o jugar con gente, luego decir que se sienten ofendidas o violadas porque en cada evento solo hay hombres o mas hombres es ya el colmo, si no hay mujeres no es por el acoso y tonterias que se inventen mayormente, es porque a casi ninguna chica le interesa o le ha interesado el tema, pero como ahora esta de moda ser “Gamer” en todos lados, ahora tos somos usuarias y si mezclamos el machismo mejor que mejor, que eso siempre vende.
    Lo bueno que todas estas chicas que se quejan de machismo en los videojuegos, no se acuerdad por arte de la luz divina que hace pocos años, tu decias que te gustaban los videojuegos y te tenian como el Friki, el raro de clase, el apartado y sobre todo si se lo decias a una chica ya ni te miraba porque eras el apestado.

    • Teitelbraum
      Responder

      no acuden, solo por no interesar si no también por miedo, vergüenza de algún tipo que nunca llegare a entender o por que no tengan con quien ir

  • Somnium
    Responder

    Solo quiero aclarar un punto y lo mismo que otro comentario, no desacredito ni nada, solo es un debate en el cual añado mis dudas e ideas.
    Creéis que la solución para que no os discriminen, es discriminar? Considero que es una solución muy al extremo, aunque entiendo que es lo mas fácil ahora, ya que redirigir la educación no es fácil, y menos en estos tiempos.
    Con esto quiero aclarar otra cosa. Es cierto y comprendo que algunas tengáis miedo de decir ciertas cosas por las criticas y comentarios de todo tipo que os pueden llegar a caer, pero por contrapartida, voy a poner mi propio ejemplo, yo tengo miedo de las criticas y demás índole que me podrían llegar a decir por comentar con una variación de mentalidad (ni negativa ni positiva, solo diferente) en un post o foro feminista. Ya han sido varias veces que me han desacreditado en el tema simplemente por ser hombre.
    A mas a mas, añadir que si esto fuera al revés, los colectivos feministas también mostrarían una gran desaprobación acompañada de quejas y denuncias, y esto es innegable y lógico.
    Ademas, cito: “Cuando estás en un grupo de hombres empiezas a aceptar su visión como propia. “. Parte del problema esta aquí… estos chicos han crecido con que no pasa nada al hacerlo, por tanto lo seguirán haciendo siempre (filosofía aplicable para muchas cosas tanto en chicos como es el caso, o en chicas). Hay que empezar desde pequeños a concienciar.
    Responderé, si puedo, a todo comentario constructivo.
    Un placer 😛

  • Maricella
    Responder

    Se me hace difícil explayarme usando un smartphone (si notan algún error me disculpo) pero comparto la opinión, no he sufrido tanto gracias a Dios, pero siempre estoy alerta, en cualquier evento al que voy. Partiendo por el hecho de que si uso falda para cosplay (y no hago nada que muestre demasiado por lo mismo) , siempre llevo un pantalón corto debajo, en ese mismo contexto tampoco faltan los que al momento de pedirte una foto de cosplay intentan abrazarte sin siquiera preguntar. Tampoco voy sola, así que trato de ir con amigas. Más allá del hecho del machismo en sí, el problema es que somos pocas, y por 2 o 3 hombres respetuosos hay por lo menos 10 que no lo son, así que el asunto números es importante. Quizás la idea de excluir por completo a los hombres es extrema, pero si el conteo fuera al revés sí me ayudaría a sentirme más segura en un evento. En cuanto a la escena gamer, simplemente no comento nada al respecto, es más fácil jugar sin que un hombre te intente explicar los controles aunque vayas en el último nivel.

  • Paula
    Responder

    Esto necesita leerlo mucha gente.

    Gracias por usar tu tiempo en escribir esto. Ojalá lo lea mucha gente que de verdad lo necesita.

  • DarkCoolEdge
    DarkCoolEdge
    Responder

    Cada día se me hace más patente el machismo de algunos (buenos) amigos y cada vez se me hace más cuesta arriba.

    El problema es gordo, porque no es ya la gravedad intrínseca del machismo si no lo enraizadísimo que está en la sociedad. Cada cierto tiempo me doy cuenta de que cosas que nunca me había parado a analizar, son machistas.

    Y si para cambiar toda esta montaña de mierda que hemos construido durante milenios hay que hacer eventos no mixtos (y para que estéis a gusto), guerrear o agitar el avispero, pues adelante. No os cortéis.

  • Federico Rivadeneira
    Responder

    Vaya, que buen artículo.
    Antes no me gustaba mucho la idea de “GamingLadies” (aunque no quería que se cancelará, ya que no me molestaba en absoluto), pero ahora gracias a ti entiendo el porqué del evento, y lo apoyó.

  • Juan C
    Responder

    El problema han sido las formas. Si no se hubiese anunciado el evento desde la guerra de sexos y la generalización y criminalización hacia el hombre, creo que habría podido realizarse como se realizó la primera edición. De hecho, quién sabe si las organizadoras están contentas con lo que ha pasado para hacerse las víctimas y reforzar sus argumentos. Recuerdo que esto ha estado organizado por blissy cuya mayor afición es ver machismo en todas partes. De hecho, ¿por qué no ha podido celebrarse? Lo único que se acerca a algo “amenazante” ha sido lo de forocoches. Por lo demás, todo han sido críticas. Y mientras se hagan desde el respeto y sin acosar, a ver si no se va a poder criticar. Las feministas son las primeras que se dedican a criticar cualquier cosa y, de hecho, a boicotearlas. A hacerles scratches a humoristas machistas según ellas (pensar que esto de los scratches empezó con algo tan noble como denunciar el mal que hacen los políticos). Así que ahora sólo me sale un “¿a que jode?”

    Insisto, si el evento se hubiera anunciado de otra manera, se podía haber dado. Pero si criminalizas a los hombres en una industria, la de los videojuegos, sustentada básicamente por hombres (todavía sigue siendo así), no te esperes otra cosa que un aluvión de críticas. Y sinceramente, creo que ha sido justo. Me parece fantástico pedir empatía, pero por favor, que la empatía sea bidireccional.

  • Camu74
    Camu74
    Responder

    ¿Record de comentarios en un artículo donde lo que menos importa son los videojuegos? Da mucho que pensar. A ver, si el evento se hubiera llamado CookingLadies y se hubiera organizado de igual forma el resultado hubiera sido exactamente el mismo. Y deja mucho que desear.

pingbacks / trackbacks

Escribe tu comentario