COLABORA EN NUESTRO PATREON

Análisis: Deadly Premonition

Si bien es cierto que hay juegos que marcan nuevos precedentes y modelos a seguir en un futuro, hay títulos que destacan por ser la otra cara de la moneda, juegos que no llegan a unas cuotas de calidad tan elevadas pero que tienen unas particularidades que los hacen tan útiles y necesarios como aquellos que hacen evolucionar la industria.

Si juegos como Gran Turismo, God of War, Heavy Rain, Bayonetta o Mass Effect, por citar algunos, marcan nuevos precedentes y nuevas formas de hacer videojuegos y marcan un nuevo hito tecnológico, hay juegos que son tan necesarios como estas obras maestras pero por una vía muy distinta, optando antes por ser obras con un presupuesto ínfimo pero con mucho que decir y que demostrar, demostrando que poco importa la tecnología frente a las ganas de hacer algo bueno, nuevo e innovador, pese a las adversidades y dificultades que se puedan ocasionar durante su desarrollo. Deadly Premonition encaja perfectamente en ese perfil.

El juego japonés desarrollado por la compañía Access Games no lo ha tenido fácil, marcado por un desarrollo difícil, polémico y largo, pues fue un juego pensado a ser lanzado en la anterior generación y objetivo de muchos cambios que terminaran por convencer a sus programadores. El resultado es tan interesante como dispar. Un juego con aspectos maravillosos junto con otros que son para mantener la cabeza gacha por su lado más lamentable. ¿Obra maestra, un truño como una casa? Deadly Premonition es algo mucho más importante que eso, saltándose cualquier etiquetamiento o clasificación. Señores, he aquí toda una obra de culto y de autor. Deadly Premonition nace, como muchos otros juegos en la actualidad, siendo una especie de Frankenstein, donde se combinan diversos géneros en un solo título. Lo bueno y lo que hace distinguir este título de Access Games del resto es la originalidad de los que toca, sin llegar a decantarse ni por uno ni por otro, haciéndolo destacar y convirtiéndose en un experimento logrado, al menos en su idea, en la ejecución ya hablaremos más tarde…

Deadly Premonition brilla con todo su potencial en la trama argumental que nos ofrece, mediante numerosas secuencias de video bastante logradas en su cinematografia y narrativa. La trama nos presenta a un inspector del FBI llamado Francis York Morgan, destinado a un remoto pueblo rural llamado Greenvale para desentrañar el asesinato de una joven. Durante su estancia en el pueblo, deberá tratar con todo tipo de personas, más allá de las fuerzas de la ley para resolver el caso. He aquí el punto fuerte y pilar básico del juego: su historia. No hay mucho más que indagar en su presentación sin caer en innecesarios spoilers, únicamente decir que estamos ante una de las tramas más logradas y más interesantes que nos haya dado jamás un videojuego, logrando captar nuestra atención e interés por su trama desde el primer instante, logrando que ignoremos los innumerables errores que acarrea el título de Access Games. No únicamente dispone de una trama que reafirmo, es fulminante, sino que cuenta con un elenco de personajes no menos increíble, destacando al detective protagonista, uno de los personajes más carismáticos que nos ha brindado la industria por su marcada y peculiar personalidad, un tipo excéntrico y un tanto egocéntrico que siempre habla sólo consigo mismo a una persona que le llama Zack. Dicha figura, es muy importante, pues no deja de referirse al jugador, en este caso, a nosotros, proponiéndonos en más de una ocasión la oportunidad de tomar decisiones que varían un poco el desarrollo de ciertos pasajes del juego.

Sin embargo, y pese a que la trama sea de lo más interesante y satisfactoria, hay que tener en cuenta que bebe mucho del estilo cinematográfico de David Lynch, sobre todo a la serie Twin Peaks que creó en los 90, es por ello que es también muy probable que su argumento no sea del gusto de todo el mundo, lleno de elementos oníricos, sucesos paranormales, personajes y situaciones exageradas y esperpénticas… Si no tenemos prejuicio alguno en ese aspecto, vamos a disfrutar de una trama tan extravagante como extraordinaria. Toca hablar de cómo avanzaremos durante su trama argumental, que es uno de sus bazas y lo que le convierten en algo especial, debido a su sabia mezcla de géneros y elementos que hemos visto en otros juegos, pues no deja como un collage de los mayores referentes del survival horror y de otros géneros. Tendremos total libertad para movernos por el ídilico pueblo de Greenvale y por sus alrededores ya sea a pie o con un vehículo para desplazarnos de un lugar a otro realizando las misiones concernientes a la línea argumental de juego como si de un sandbox (GTA) se tratara. El tiempo del juego se sucede en tiempo real, y siempre tendremos un tiempo límite para estar en un lugar determinado para continuar, obligándonos estar a una hora determinada del día. Sin embargo, hay que decir que al contrario que otros juegos donde el plazo temporal es muy limitado, aquí es exageradamente generoso en cuanto al tiempo que nos proporciona. Y es ahí donde reside uno de los puntos más originales del título. Pues durante todo ese tiempo muerto podremos realizar hasta cincuenta misiones segundarias para todos los habitantes del pueblo, que nos pedirán que hagamos para ellos diversas tareas de lo más variopintas (con minijuegos incluídos), permitiéndonos ganar jugosas recompensas, como descuentos e incluso armas de munición infinita. Habría que remarcar que ciertas de esas tareas sólo se pueden realizar en determinadas horas del día y en ocasiones en ciertas condiciones ambientales (con sol o con lluvia)in duda alguna, esta es la parte mejor acabada de Deadly Premonition, haciéndose muy original, variada y divertida, y con recompensas que valen mucho la pena.

Por si fuera poco, también deberemos cuidar de nuestro personaje, pues no solo posee una barra de salud, sino también una de sueño y de hambre, por lo tanto deberemos ir comprando comida para alimentarlo e incluso hacer que duerma durante algunas horas o hacer que tome café para que se mantenga despierto. Las novedades en este apartado no terminan aquí, pues también deberemos hacer que se cambie regularmente de ropa por cuestiones higiénicas y ponérsela a lavar e incluso podremos afeitarle. Hay que decir que tener una buena presencia implica que podamos estar con los demás ciudadanos y poder relacionarnos con ellos. Con el dinero conseguido, también podremos comprar botiquines, nuevas armas y munición para ellas, dando también la posibilidad de comprar algunas armas blancas (muchas veces más útiles que las armas de fuego) que se desgastan con su uso. Todo nuestro inventario estará limitado a llevar una cierta cantidad de objetos. Cuando estemos por la labor de hacer las misiones concernientes a la trama argumental, la jugabilidad cambia considerablemente, bebiendo en una jugabilidad más cercana a lo visto en Resident Evil 4, con la cámara al hombro, donde deberemos explorar unos escenarios lúgubres sacados de otra dimensión, avanzando, resolviendo puzles como si se tratara de un Silent Hill y disparando a nuestros enemigos, una especie de espíritus que se van materializando y que tratan de acercarse a nosotros para atacarnos. Si nos alcanzan, incluso a veces deberemos resolver una secuencia Quick Time Event mediante la pulsación de botones para deshacernos de ellos. La mayor parte de la trama argumental deberemos hacer este tipo de misiones, donde iremos recogiendo algunas pruebas del crimen. Pese a ellos, también habrá momentos donde deberemos dialogar con diversos habitantes en un espacio determinado, haciendo que el juego se convierta en una aventura gráfica.

Como podéis ver, la jugabilidad de Deadly Premonition es variada y mucho, dándonos la oportunidad de estar de un momento a otro dialogando, conduciendo, disparando, resolviendo puzles o realizando tareas segundarias. Beber de géneros tan dispares en juegos como GTA, Shenmue, Resident Evil, Silent Hill y de algunas aventuras gráficas hacen del juego de Access Games como algo único y muy fresco. Pese a sus virtudes, a veces se quedan más en buenas intenciones, pues todas esas mecánicas no se han implementado lo bien que deberían. El problema viene que en muchos momentos no es que la jugabilidad sea mejorable, sino que según nuestra paciencia y nuestro nivel de exigencia en cuanto a la calidad de un juego, Deadly Premonition puede llegar a ser considerado como un completo desastre o un fracaso total. Su desarrollo fue considerablemente tardío, anunciado por primera vez en el Tokyo Game Show del 2007, siendo objeto de muchas modificaciones, problemas y numerosas posibilidades de cancelación en su desarrollo. Gráficamente, parece un juego de Playstation 2, detalle que algunos le darán más importancia que otros, pero no se puede negar que aspectos gráficos como la calidad de las texturas o la resolución de las mismas es bajísima. Muchos han criticado su banda sonora, incluso gran parte de la crítica especializada coinciden en que se trata de la peor banda sonora compuesta jamás en los videojuegos, dato que no comparte este servidor. El problema de su banda sonora no es que sea mala, al contrario, tiene algunos temas muy buenos, sobre todo un puñado con el uso del piano, sin embargo hay otros de Jazz un tanto curiosos que lamentablemente son añadidos en determinadas situaciones del juego que no pegan ni con cola. La lacra sonora no termina aquí, sino que se agudiza todavía más en los efectos sonoros, que son muy poco variados y espectaculares, sonando el mismo sonido de disparo independientemente que llevemos con nosotros una pistola, una metralleta o una escopeta, un dato que se refleja notablemente en el momento de recargar. No únicamente posee defectos en su envoltorio técnico, sino que su jugabilidad también tiene lagunas importantes. Para empezar, pese a que tengamos un entorno abierto para explorar, no hay posibilidad alguna de saber en ningún momento dónde estamos debido a la falta de un mapa mientras conducimos. Únicamente tenemos el del menú de pausa, obligándonos a pausar el juego siempre que queramos echarle un vistazo, obligando al jugador a que tenga un buen conocimiento de todo el entorno para tener que evitar esas pesadas interrupciones.

Por desgracia, los momentos que controlamos al personaje en la otra dimensión, con una jugabilidad cercana a los últimos Resident Evil, con la cámara al hombro, nos damos cuenta de que habremos de tener mucha paciencia. Para empezar, el control se antoja muy arcaico y arquetípico. Demasiado rígido y exigente para los tiempos que corren. Los enemigos que deberemos ir derrotando no presentan una IA para nada trabajada, sin embargo, deberemos dispararles demasiadas veces para acabar con ellos, llegando incluso gastar todo un cargador de munición para acabar con sólo un adversario. Ello no quiere decir que Deadly Premonition sea un juego difícil, pero sí que se puede hacer demasiado pesado a la larga. Es por eso muy recomendable jugarlo en pequeños intervalos y realizando determinadas misiones segundarias que nos proporcionan armas más potentes y con munición infinita. No para que el juego se haga más sencillo, sino más ameno. Tampoco ayudan ciertos detalles gráficos, como por ejemplo, la desaparición de los enemigos cuando los derrotamos, que dejan un rastro de sangre purpura y desaparecen con una especie de humo que les envuelve con el mismo color, dicho detalle está tan poco conseguido que destroza nuestra inmersión, cutre en el mayor sentido de la palabra… En fin…Tiene defectos por un tubo, exige paciencia y dedicación a los jugadores, esfuerzo que no nos supondrá ningún problema, siempre y cuando la trama nos tenga totalmente enganchados, pues ello es principalmente la razón por la que seguiremos pegados. Sin embargo, he aquí lo apasionante del título de Access Games, que siendo un juego que va más allá de lo desfasado, con un nivel de serie Z en el cine y con detalles totalmente ridículos y cutres, consigue levantar nuestra pasión e interés. Va mucho más allá que los otros títulos de la competencia, cargados de promesas incumplidas y con unas pretensiones exageradas consiguen.

Deadly Premonition se presenta tal como es sin ningún complejo y tapujo con una descarada y muy bien recibida falta de pretensiones y mostrando desde el primer minuto que pese a sus numerosas irregularidades, el juego se ha tratado con enorme esfuerzo y esmero, con unos recursos que llamarlos limitados sería quedarse corto. Es un juego que se aleja de cualquier convencionalismo visto jamás en un videojuego, mostrándose orgulloso de su condición de bicho raro, con una variedad y profundidad en sus matices que hasta llega a ser conmovedora, sobre todo para aquellos que echen de menos un género tan prodigado como lo fueron los Survival Horror.Es un juego que o amas o que odias, no existe término medio, te tiene que gustar su peculiar atmosfera, donde hay cabida para todo, desde la tristeza, ofreciendo notables momentos drámaticos, terroríficos, cómo no, e incluso humorísticos con esa puñetera banda sonora que no pega ni con cola.

Deadly Premonition es un juego imprevisible, que sorprende con cada minuto de su desarrollo, innovando mucho más y aportando frescura con un presupuesto inexistente frente a las grandes producciones, con un increíble nivel técnico, pero atrapadas en mecánicas jugables del pasado sin ningún afán de evolucionar o de avanzar… y Deadly Premonition con un presupuesto miserable, los ha tenido bien grandes en ofrecernos nuevas formas de jugar que pocos títulos nos han dado por el momento en esta generación, tiene narices la cosa. Te atrapa y te apasiona, haciendo lo inconcebible: logra convertir sus defectos en sus mayores virtudes, pues terminan siendo sus propias señas de identidad, algo totalmente inaudito e increíble. La industria necesita más juegos como Deadly Premonition, incluso más que juegos como Heavy Rain, Gran Turismo o Enslaved. Deadly Premonition no es ninguna obra maestra, ni falta que le hace. Es algo mucho mejor: Es toda una obra de autor y de culto que con el tiempo se subastará con enormes pujas. Es un juego con detalles obsoletos y paradójicamente demasiado avanzado para la época en que vivimos en este sector, anclado en géneros sobreexplotados carentes de novedades y de substancia. Detrás de esa espeluznante y pésima caratula se esconde un juego único, que colma como pocos, que todo el mundo debería al menos probar y de tratar de sumergirse, pues aquellos que finalmente lo consigan, disfrutarán de una experiencia, hasta ahora, nunca antes vista. Y quién sabe, tal vez los próximos juegos que juegue le sepan a poco.

Lo Mejor: Fantástico argumento, que atrapa desde el principio y con una conclusión arrolladora. Francis York Morgan es el p**o amo, y su “amigo” Zack todavía más. Tiene muchas más ideas revolucionarias que la mayoría de títulos que salen en el mercado. Consigue convertir sus defectos en sus virtudes y señas de identidad. Si lo aceptamos, levanta pasiones. Largo, más de treinta horas si hacemos todas las misiones segundarias. Es un bicho raro nada convencional y sin pretensión alguna.

Lo Peor: Su onírico, paranormal y poco convencional argumento no será del gusto de todos. No es un juego que todo el mundo pueda digerir. Demasiado desfasado a nivel técnico, tanto en gráficos como en sonido. Algo tedioso por momentos. Que la versión de PS3 no salga de Japón y demos gracias que haya llegado a Europa. A muchos les parecerá un juego horrible.

X