Deadly Premonition 2: Vuelve York

Javier Alemán

Hidetaka Suehiro, Swery,es un creador peculiar en el sentido más puro de la palabra: lo que es él no lo es nadie más. Y si no, traten de encontrar un videojuego como Deadly Premonition, que beba con tanta fuerza de Twin Peaks pero a la vez mezcle tantas filias y fobias en un solo lugar. Ese proyecto con el que le conocimos y que tan en shock nos dejó fue solo la punta de lanza de su advenimiento, y por el camino se ha dejado un inconcluso D4 y el maravilloso The Missing. Siempre videojuegos con su marca clarísima de autor, siempre apretándose contra las grietas de la industria para filtrarse sobre ella. Lo último que habíamos sabido de él es que trabajaba junto a su equipo de White Owls en The Good Life, hasta que ayer fue anunciado súbitamente Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise.

Ahora que hemos parado todos de gritar y saltar, les sigo contando. Sí, otro Deadly Premonition, y sí, repite Francis York Morgan en el elenco de protagonistas. Esta vez parece que será a la vez secuela y precuela, combinando partes con York en un pueblo de Nueva Orleans antes del primer juego y con una nueva protagonista, Aaliyah Davis, años después. Una estructura que podría recordar a la última temporada de True Detective, pues Aaliyah parece estar hablando con un York (¿o es Zach?) avejentado sobre un asesinato cometido tiempo atrás.

Y ya está. Eso es lo que sabemos de momento, lo justo para empezar a emocionarnos. Al parecer el juego aparecerá en 2020 para Switch, y el anuncio va acompañado de otro más: el primer juego se adaptará para la consolita de Nintendo con el subtítulo de Origins y llegará hoy.

Imagino que el propio Swery estará tan sorprendido como servidor, porque aquí había lío de licencias mediante. Probablemente dentro de un año, cuando salga, la carta de la peculiaridad no servirá como excusa a una jugabilidad desquiciante, así que en eso esperemos que sobrepase al primero.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend