1001 Videojuegos que debes jugar: Shenmue

Javier Alemán

¿Qué? Shenmue

¿Quién? Yu Suzuki junto con SEGAAM2.

¿Cuándo? 1999, para Dreamcast.

¿Por qué? Ante todo, por su papel de pionero. Shenmue es un juego de mundo abierto en pleno 1999, y aún a día de hoy hay muchas de sus mecánicas en juegos actuales. Y por si fuera poco, muchas de esas mecánicas no han vuelto a ser usadas de manera tan perfecta como en el título del que estamos hablando.

Shenmue nos traslada a la ciudad portuaria de Yokosuka (Japón), a finales de 1986. El mimo que se ha puesto al detalle es impresionante, y veremos que el mundo luce como si estuviéramos en esa época. La moda de los viandantes, los escaparates en la calle, los juegos a los que la gente juega, la propia tecnología…sólo se romperá con algún simpático anacronismo (la consola del protagonista, para la cual podremos comprar juegos…), pero convence desde el primer momento. También nos encontramos en un momento de cambio generacional en Japón, y podemos empezar a ver cómo los jóvenes se van “americanizando” mientras los mayores se aferran a la tradición e intentan seguir viviendo como antes. El propio protagonista, Ryo Hazuki, es una muestra de esto, con su pelo encrespado, pantalones vaqueros y chaqueta de la USAF.

El juego comienza con el asesinato del padre de Ryo (un maestro de artes marciales), a manos de un misterioso maestro chino. A partir de ahí encarnaremos al protagonista, que pasará de querer averiguar en un principio lo que ha pasado a obsesionarse con la venganza y dejar cualquier otra cosa atrás. En un principio, el hijo que venga la muerte de su padre es un cliché en el cine de artes marciales, y aquí consigue partirse de ahí para trazar el recorrido por una historia que no es la más profunda de los videojuegos, pero sí una de las más interactivas e inmersivas. Manejaremos a Ryo por un inmensísimo mapa (en la época era una exageración), y realizaremos todo tipo de pesquisas para averiguar quién es el asesino y cómo localizarlo. Esto nos lleva a interrogar testigos, charlar con conocidos del padre, meternos en líos con las bandas locales…Sólo para la misión principal. A lo largo del recorrido del juego (que podemos alargar cuanto queramos) tendremos un montón de misiones secundarias y distintos objetivos, que podrán llegar a hacer que nos perdamos un poco.

Parte de la culpa de la inmersión la encontramos en el ritmo del juego: es lento, muy lento. Lo que para muchos fue motivo de críticas cuando el juego apareció, se revela como fundamental a la hora de transmitir la experiencia que Shenmue quiere que vivamos. Tardaremos en descubrir las cosas, y habrá veces en las que tendremos que estar días sin hacer nada en concreto hasta conseguir averiguar algo: tal y como en la vida real. Por poner un ejemplo: hay un momento en el que tendremos que conseguir un trabajo en el puerto cargando cajas con una carretilla elevadora, y podemos tirarnos días y días trabajando en el puerto hasta averiguar algún pequeño detalle. Y mientras tanto, horas de trabajo. Cierto es que hay gente que busca en los videojuegos experiencias distintas a trabajar, pero el hecho de que Yu Suzuki se traviera a añadir pasajes así en el juego habla de lo osado de la propuesta.

shenmue1

El único momento en el que el ritmo del juego variará y ganará revoluciones es el de los combates. Shenmue combina muy bien la faceta sandbox con el clásico beat ’em up. Hay dos modos de combate: por una parte, el modo libre en el que nos moveremos por la pantalla y ejecutaremos todo tipo de combos, y por otra algunas escenas (muy bien dirigidas) de QTE’s, de cuando los QTE’s no cansaban a los jugadores. Ryo es un alumno aventajado de su padre y conoce una gran gama de movimientos, y una de las partes más divertidas del juego es la de mejorar su dominio de las artes marciales. Esto podremos hacerlo de dos formas: practicando (solos o acompañados), o aprendiendo nuevos movimientos a través de pergaminos o tratando con distintos personajes. Hay gran variedad, es muy fácil que nos perdamos en una partida varios de los movimientos, porque dependen de cosas como encontrar a un anciano que ha madrugado en el parque, o hacerle algún recado a un maestro. La curva de aprendizaje, combinada con las escenas de QTE’s harán que veamos cómo va el protagonista progresando y sintamos cómo su búsqueda de la venganza le va convirtiendo en alguien mucho más letal que al principio. De nuevo, sumergiéndonos más en el “viaje” de Ryo.

Aún con esto, el juego no estuvo exento de críticas. Especialmente referidas al ritmo, o a que “realmente no pasaba nada”. Y sin embargo, aquí pensamos que es una de las fortalezas del título. Cada paseo por la ciudad se convierte en un gustazo, y cada mañana nos recibirá con alguna pequeña cosa nueva, en forma de evento, cambio de tiempo (el juego fue de los primeros en incorporar un motor aleatorio, llueve, nieva, hace calor…). El gran hándicap (especialmente en España) sí fue que sólo se tradujo al inglés, y que el doblaje era realmente malo comparado con el japonés original. Más allá de eso, si sabemos perdonar algunas animaciones robóticas, nos encontramos con una maravilla visual que no dejó indiferente a nadie, ni siquiera a los que criticaron su falta de intensidad. Shenmue tuvo continuación, y estuvo pensado como una saga, pero la diferencia entre el costo y lo recaudado por las ventas (más de un millón, pero menores de las previstas, especialmente por las pocas ventas de Dreamcast), y la situación precaria de Sega y su consola (el segundo apareció para la primera Xbox) terminaron de darle la puntilla, haciendo que hasta hoy no se sepa si algún día se continuará.

Suavizadas las críticas, y visto hoy en día como juego de culto, siempre es un buen momento para retomarlo, si contamos con la única consola para la que apareció. Ahora que empieza a ser moda el relanzar juegos en HD para las consolas, de cuando en cuando se filtra algún rumor de que aparecerá para PS3 y XBOX360, pero la cosa sigue parada. Una generación de jugadores se lo están perdiendo, pero quien pueda hacerse con una Dreamcast de segunda mano encontrará un juego tremendamente japonés, innovador para su época e intenso emocionalmente. Merece la pena.

Entradas relacionadas

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.
Showing 6 comments
  • Avatar
    Twinsen
    Responder

    Yu Suzuki es una auténtica leyenda viva de los videojuegos y este mundillo no se entendería, o al menos sería muy distinto sin su aportación. Curiosamente goza de muchísima menos fama que otros con menos méritos.
    Shenmue por su parte es el paradigma de la modernidad del videojuego (y casi la antítesis del juego moderno). Los que le acusaron en su momento de ritmo lento no cayeron en la cuenta de que es un título que avanza completamente a través de las acciones del jugador y no a pesar de ellas. Lamentablemente no pudo acabar el trabajo comenzado y no sabemos hasta donde habría podido llegar, y me temo que no lo sabremos nunca.

  • Awesom-O
    Awesom-O
    Responder

    El único juego junto con FF VII que de verdad me hizo sentir que vivia dentro de la aventura.

    Una maravilla que incluso a nivel visual sigue estando a la altura. Las facciones de los rostros, sobre todo de la gente mayor son un ejemplo que algunos han olvidado (caras planas sin vida).

  • redhotgalego
    redhotgalego
    Responder

    No pienso leer ni una sílaba de este texto; no quiero llorar de pena. Y no sólo por Shenmue, sino por Suzuki y SEGA.

  • Playerest
    Playerest
    Responder

    Que buenos tiempos aquellos xD

    Shenmmue 3? A lo mejor algún día de estos cuando SEGA aprenda a tratar con respeto sus sagas. Creo que es la única que no se aprovecha de su background para sacar nuevos juegos (excepto Sonic), pero para qué un juego nuevo si pueden sacar cada mes el mismo remake de un clásico y sacarle beneficios… :C

  • cyber2
    cyber2
    Responder

    Shenmue es una pieza imprescindible de Dreamcast, pero quizá tiene más valor como juego de culto que como juego divertido. Me impresionó en su época, pero creo que el sistema de juego tan lento hace que te lo pienses dos veces antes de jugarlo de nuevo. Aún así, añoro a la SEGA que era capaz de hacer estas cosas.

    • redhotgalego
      redhotgalego
      Responder

      Pues yo rejugué recientemente el primero y creo que a nivel jugable ha envejecido muy bien. Pocos juegos de aquella época se juegan tan bien a día de hoy. Sí es cierto lo del ritmo lento, pero creo que en su día ya pasaba, lo que sucede es que aunque no te gustase lo jugabas igual para flipar con los graficazos xDD

Dejar un comentario

Send this to a friend