In Noticias, PC, Zona Indie

Un nombre larguísimo y con un palabro tan siniestro como “eldritch” (que usaba Lovecraft en cada tres oraciones en sus escritos, para dar cosica) sólo puede traer una obra basada en el trabajo del amigo Howard Phillips.

Eso es The Eldritch Cases: Dagon, una carta de amor a la obra de Lovecraft y una especie de adaptación de La Sombra sobre Innsmouth (que ya intentó tocar Dark Corners of the Earth). Probablemente aprendiendo de los errores de este último, el juego se limita a tomar el formato de aventura point & click y deja los disparos para otro día. Inicialmente nos pone en la piel del agente Thomas Malone, que acude a Innsmouth a investigar un posible tráfico de alcohol (estamos en plena Ley Seca, en 1927), pero todo acaba mal y de repente tendremos que escapar de un manicomio controlado por el loquérrimo Dr.West. Nos acompañará el otro personaje jugable del título, la enfermera Rose Babcock.

Ahora bien, esto no sería Nivel Oculto si no estuviera hablando de un videojuego que necesita financiarse vía crowdfunding, así que sí, habéis acertado: esta aventura también necesita que le echen un cable en Kickstarter para salir adelante. Tiene pinta de que va a conseguirlo, aunque me da la sensación de que llegará bastante justito al final de su campaña.

Probablemente lo que más me guste de lo que ha puesto su creador, Thomas Busse, en la página del proyecto, es todo lo relativo a la construcción de los personajes. Si navegamos por las actualizaciones encontramos páginas con información sobre la biografía de los protagonistas, las fuentes que han inspirado al autor…(no sólo Lovecraft, también Ballard o Black Mirror)

Así que ya sabes: si te gusta el horror cósmico, las ciudades ciclópeas, los horrores más antiguos que la vida y desafiar tontamente al mal para acabar con tu mente hecha trizas, has de colaborar con esto o al menos darles un voto en Greenlight. Es lo que nuestros Amos de las Estrellas querrían.

Entradas relacionadas

Javier Alemán
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend