COLABORA EN NUESTRO PATREON

Análisis: Brothers – A Tale of Two Sons

Análisis: Brothers - A Tale of Two Sons 1

Existe un momento perfecto hacia el final de Brothers – A Tale of Two sons. Un momento en el que cada pulsación del mando justifica el videojuego como medio narrativo único. Un momento en el que la cuarta pared no sólo se derriba, sino que estalla en las manos del jugador amputándole una extremidad que sólo dejará un dolor reflejo. Un momento. ESE momento.

La singularidad del cuento como obra, más allá de sus intenciones moralistas o de entretenimiento, se debe sobre todo a su condición de narración oral. Esto le permite al narrador saltarse aspectos como la continuidad de la trama o el transfondo de los personajes para centrarse en los acontecimientos del relato esbozando los caracteres de los personajes con poco más de una frase, lo que permite un lienzo en blanco para sus acciones. Sabemos que Caperucita Roja es una niña alegre, curiosa y que quiere mucho a su abuelita o que Blancanieves es de buen corazón, con la piel tan blanca como la nieve y muy bella. Descripciones, todas ellas, que apenas llegan a una autodefinición en Badoo. Por otra parte, la narración oral, da carta blanca al narrador para que añada o elimine elementos en función del estado del oyente. De esto modo puede incluir gigantes o gatos que hablan si él lo crée necesario, puesto que cual amo del calabozo, el mundo donde se desarrolla la aventura es de su propia creación. El videojuego, como revisión del cuento del siglo XXI ofrece estos mismo elementos gracias a la interactividad del jugador, otorgando además la posibilidad de que sea no sólo el narrador quien disponga los elementos necesarios en función del momento de la narración, sino que el propio jugador también dispone de la posibilidad de tomarlos o no en función de sus intereses.

“De pronto se paró. Tomó la flauta y se puso a soplarla, al mismo tiempo que guiñaba sus ojos de color azul verdoso. Chispeaban como cuando se espolvorea sal sobre una llama.”

Starbreeze Studios puede presumir de ser uno de los pocos estudios perfectamente reconocible a través de sus títulos, conjugando el desarrollo mainstream con la implementación de mecánicas propias a géneros usualmente encorsetados. Por otra parte es de los pocos grupos de de desarrollo “medianos” que ha conseguido sobrevivir a la fagocitación que viene realizando la industria, e incluso permitirse el lujo de adquirir estudios franquicia como Overkill Software, creadores de Payday: The Heist. Todo esto con únicamente ocho títulos publicados en once años y no precisamente éxitos de masas, o al menos de inicio, puesto que la mayoría han tenido que pasar un proceso boca-oreja para que el gran público reconociese su calidad. Sumen el hecho de que ahora mismo tienen a la venta dos títulos tan opuestos como Payday 2 y Brothers – A tale of two sons y podrán confirmar que se trata de un estudio especial.

Brothers – A tale of two sons prescinde de la narrativa clásica y plantea sus primeros instantes como si de una película muda se tratara, puesto que la única base de información la tendremos en los exagerados gestos de nuestros protagonistas: dos hermanos en busca de una cura para la enfermedad que sufre su padre. El manejo de estos dos personajes se realiza con cada uno de los sticks del mando y un botón de acción para cada hermano. Esta simetría en el manejo de ambos contrasta con las pequeñas muestra de personalidad y características de los jóvenes héroes, puesto que cada uno interactúa de manera diferente con los elementos de su alrededor. El hermano pequeño es revoltoso, divertido y tiene miedo al agua. Por su parte el hermano mayor es más serio, fuerte y es capaz de nadar cargando a su hermano. La debilidades y fortalezas de cada uno determinan un gameplay basado en la colaboración y las distintas reacciones de éstos ante lo que les rodea.

“Caperucita Roja se desnudó y fue a meterse en la cama; pero se quedó muy sorprendida al ver cómo era su abuelita en camisa de dormir, y le dijo…”

No he tenido la oportunidad de ver ninguna de las películas que según la Wikipedia tiene en su haber el director sueco de origen libanés Josef Fares, pero revisando su filmografía me he encontrado con Zozo, film que fue candidato por Suecia para el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa en el 2006 y que gira en torno a la vida de Zozo, un niño libanés al que una tragedia le deja completamente sólo y cuya única esperanza consiste en llegar a Suecia, un país completamente desconocido para él. Ignoro hasta que punto la colaboración de Josef Fares ha influido en el desarrollo de Brothers – A tale of two sons, pero sin duda alguna el punto de partida y el objetivo de la aventura tiene bastante que ver con la sinopsis de Zozo.

La ausencia de elementos escritos o hablados provoca que Brothers – A tale of two sons se juegue toda su narrativa al entorno y sus mecánicas. El mundo que se nos presenta está asentado sobre la imaginería del cuento popular europeo antes del filtro Disney que ha llegado a nuestros días. Esto permite al título de Starbreeze mostrar montañas imposibles, orcos, gigantes, animales alados mitológicos y curas milagrosas sin necesidad de otorgar ninguna explicación, centrándose en la historia de los dos hermanos dentro de un universo al que la ausencia de justificación deja paso a la admiración de su belleza. Brothers – A tale of two sons es excepcionalmente hermoso y a pesar de que en ciertos momento peca de esos tonos marrones heredados del uso del Unreal Engine, muestra las posibilidades de este vetusto motor como muy pocos lo han logrado antes. Una buena muestra de la seguridad que tiene en su arte la encontramos en los diferentes bancos diseminados por el escenario cuya “única función” es que la pareja protagonista se siente a admirar el paisaje.-Se me ocurre una idea -respondió ella-. Mañana, de madrugada, nos llevaremos a los niños a lo más espeso del bosque. Les encenderemos un fuego, les daremos un pedacito de pan y luego los dejaremos solos para ir a nuestro trabajo. Como no sabrán encontrar el camino de vuelta, nos libraremos de ellos.”

La mecánica de colaboración se mantiene fresca gracias a la corta duración del título -3 horas si son personas normales, 4 horas y media si son yo- y la inclusión de algunos elementos puntuales en ciertos momentos de la aventura, siendo el episodio “cuerda” el que me resultó más divertido. Quizá se eche en falta cierta falta de valentía en este aspecto, puesto que parece que es algo que podría haber dado más de sí gracias al control de ambos por un único jugador. No hay ningún tramo de gran dificultad y en términos generales siempre se trata de minimizar al máximo las consecuencias derivadas del complejo manejo de dos personajes diferentes a través de dos sticks. Eso sí, absolutamente todas las mecánicas de avance resultan tremendamente satisfactorias y plásticas durante su uso.

Hasta aquí estaríamos hablando de un buen juego, pero no hay nada que justifique el uso de dos sticks para controlar a dos personajes más allá de la novedad ¿Por qué no existe un modo para dos jugadores en el que ambos colaboren para avanzar en la aventura? Esto es algo que me pregunté durante el inicio y que el propio juego me fue respondiendo a su debido tiempo. No recuerdo ningún otro título que haga un uso tan excepcional de la narrativa a través de la mecánica impuesta en el control como éste. Es imposible explicar esto sin reventar el texto de spoilers pero diré que otro control es inconcebible para lo que se quiere contar.

” Al llegar el día de la boda, presentáronse las traidoras hermanas, muy zalameras, deseosas de congraciarse con Cenicienta y participar de su dicha. Pero al encaminarse el cortejo a la iglesia, yendo la mayor a la derecha de la novia y la menor a su izquierda, las palomas, de sendos picotazos, les sacaron un ojo a cada una.”

Decía Cortazar que en un hipotético combate de boxeo la novela ganaría por puntos, mientras que el Cuento únicamente es capaz de ganar por knock out. Brothers – a tale of two sons es un viaje emocional sin red que lleva al límite la relación jugador-juego a través de elementos exclusivos del mismo. En este sentido no es únicamente uno de los mejores juegos de los últimos años, sino que es uno de los juegos más importantes para el propio medio.

No hay moraleja en Brothers- a tale of two sons. La muerte de un hermano sólo produce dolor y éste se ve reflejado en la amputación de uno de los controles. Donde había algo ya no hay nada, pero está el recuerdo, está la necesidad de seguir adelante. Está la vida, y esto es lo único que queda cuando se regresa a casa. Aguantar las lágrimas y seguir adelante.

polaroid-Recomendado

  1. Hala! No tenía ni idea que el estudio que ha hecho el juego es el mismo que hizo Payday, siempre se aprende algo nuevo 🙂 . Respecto al Brothers, lo estoy jugando y me está pareciendo una joyita. Para mí, más juegos de estos y menos first person shooters.

  2. Todavía no lo he jugado, pero lo tengo en mi lista de juegos para visitar. Por eso he entrado y no he leído nada, salvo la conclusión, y con esta frase mi nivel de deseo ha alcanzado niveles estratosféricos:

    “En este sentido no es únicamente uno de los mejores juegos de los últimos años, sino que es uno de los juegos más importantes para el propio medio.”

    Así que… será el siguiente que irá pa la saca.

    1. Me lo terminé anoche y no he dejado de pensar en él durante todo el día. He flipado realmente con lo poderoso que es para transmitir emociones, creo que la última vez que sentí algo parecido fue jugando al ICO y al Journey.

      Respecto al análisis, felicidades porque incluso la reflexión inicial sobre el relato oral me ha dado mucho que pensar.

  3. Hola

    Al sortear este juego y ver que como forma de concursar pedíais un relato me he lanzado a dejaros uno fantástico que se me ocurrió escribir hace ya un montón de años, igual 15. Si no vale para el concurso no hay problema, ya me lo decís. De todas maneras espero que os guste. Ahí va:

    En el esplendor del Imperio de Occidente, más alla del recuerdo surgieron los grandes gremios, entre los cuales destacó el poderoso Gremio de los Alquimistas de la orden de Apothk. Entre ellos brilló con luz propia un joven aprendiz cuyo nombre real ha caido en el olvido, que con el tiempo se convertiría en maestro de maestros.
    Después de convertirse en miembro del gremio y cambiar su nombre adoptando uno de los de su clan viajó a las tierras altas de Byhophim y allí, como alumno de poderosos hechiceros y brujos dominadores de las artes arcanas de la transformación y de las fuerzas de la vida, completó su instrucción. Pero durante este periodo su vida llegó a conocer el dolor y el sufrimiento absolutos.
    Conoció a una encantadora muchacha, que llenó su vida, más no podia él imaginar que se encontraba ante la mas horrenda y poderosa de las brujas, la temible Menth Diolh, Reina de los Súcubos.
    Esta usó sus poderes para manipular su voluntad y llenar de espejismos y sufrimiento su vida, ya que esta poderosa hechicera se alimentaba de los sentimientos de los mortales. Estuvo bajo su embrujo durante largo tiempo pero un buen dia y gracias a la verdadera amistad consiguió disipar su encantamiento por un breve instante.
    Pero Menth Diolh aun viéndose descubierta no destejio su telaraña de engaños y hechizos sino que los reforzó para mantener su disfraz y antes de desaparecer, lanzó una terrible maldición sobre el hechicero, hiriendo su corazón y su alma de la cual seguiría manando el sufrimiento y permitiría a la bruja seguir alimentándose de sus sentimientos durante toda la eternidad.
    Cual terrible fue la existencia del hechicero después de ese dia, sólo él lo sabe. Vagó sin rumbo ni descanso, soportando el peso de su diabólica maldición, mientras de su alma manaba el néctar horrible del que se alimentaba la señora de las sombras. Lleno de dudas, se apartó de sus amigos por miedo al desprecio, se encerró en si mismo,…. más no podía durar, ya que su alma era inquieta y la pequeña brasa de su espiritu volvería a brillar con una luz cegadora que consumiría a todos sus enemigos.
    Viajó semanas y semanas hasta llegar a la ciudad de Ynztern, en las faldas de la Cordillera de las Águilas. Desde allí escaló la montaña más escarpada y peligrosa, desafiando al frío y las alimañas hasta llegar a la cima, donde se encontraba la antigua biblioteca de Gothglein.
    Debilitado pero sin descanso comenzó a estudiar el amuleto que aún conservaba de sus momentos felices, el cual le había servido para comunicarse sin palabras con la que el creía su más preciado tesoro.
    Descubrió aterrado que aquel amuleto era un amuleto maldito, que servía como portal al Reino tenebroso de Loghon, más alla de los Desiertos de Yuth , pero su cara se deformó en una mueca horrenda y su corazón se marchito al averiguar a quién pertenecia esa, para él antes preciada joya.
    No duró mucho tiempo esa sensación, ya que sintió en ese preciso instante como se debilitaba el poder de la bruja sobre él, pero aún no había acabado su tarea. Tenía que romper la maldición.
    Estudió sin descanso los pergaminos y se preparó para el enfrentamiento final con la poderosa hechicera.
    En uno de los pergaminos estaba la clave de su victoria. Debía convocar a la bruja y llamarla por su verdadero nombre para que se destruyera la maldición. Bajo la nieve dibujó el círculo mágico y colocó el amuleto en su centro. Invocó a la bruja por su nombre engañándola tal y como ella había hecho con él, ya que ésta no esperaba encontrarlo allí. En ese momento sintió como volvía la luz a su alma y recobraba de nuevo sus fuerzas.
    La bruja viéndose atrapada utilizó de nuevo sus inagotables poderes, no para mantener el engaño, sino para confundir al hechicero.
    Mas éste era prácticamente inmune ya a todo poder de la bruja y después de invocar a las fuerzas de la vida lanzó un temible hechizo sobre esta que dañó el centro de su poder, el más preciado, el que le permitía dominar la voluntad y sentimientos de los mortales, para intentar que fuera ella la que sintiera el dolor y daño que habia causado; más oh, si tuvo éxito en su acción, nunca lo sabría.
    Después de esto y agotado el hechicero expulsó a la bruja de nuevo a sus dominios.
    Fué una gran victoria gracias a la cual muchos mortales se liberaron del hechizo de la bruja, pero aún habiendo salido vencedor siempre llevaría dentro algo de dolor por causa del recuerdo de aquella persona que quiso y nunca había existido, y le costaría conciliar el sueño pensando cuán frío puede llegar a ser un corazón.
    Lunas más tarde siguió su camino, conoció a muchas gentes, parajes extraños y maravillosos, viajó hasta la ciudad de los Bardos, donde hizo grandes amigos, y con los cuales sigue todavía, hasta que sus hazañas llegaron a los oídos de Hayt, Señor del Reino de Morgana, el cual le llamó para servir a su reino y ayudar a todas aquellas gentes y reinos que solicitaran su protección, en los cuales sus aventuras, no harían más que comenzar……

  4. Érase una vez un comentario, un comentario que todo el mundo anhelaba. Aunque el comentario no era útil o práctico, a todo el mundo encantaba. «¡Es ingenioso!» unos decían, «¡simple y divertido!» otros cantaban, pero al comentario no satisfacía y cada noche en soledad, vacío y triste suspiraba.

    Una tarde, cuando el sol caía y la luna despertaba, a nuestro amigo el comentario un hada se le aparecía. «Amigo comentario, no sigas triste y ojeroso, pues un premio está en el aire y con suerte y poca maña te ahorras cinco pavos, so roñoso»

    Despertose entre sudores, este pobre comentario, pues aunque simple, soso y aburrido, la esperanza no perdía, de llevarse el jueguecico con esta historia improvisada.

    Creció y creció más de doce líneas, el comentario se hizo fuerte, y más largo de lo que debía, y ante la incertidumbre desesperaba, por no saber si ganaría.

    Pero llego un viernes negro, oscuro y negro de Noviembre, ofertas a cascoporro y nuestro comentario temblaba. Si no ganaba el concurso, quizas Steam lo salvaría, sacaría su tarjeta y en un segundo lo pagaba.

    Y desde entonces dice la leyenda, que entre parajes malditos, se escucha a un comentario, que entre lamentos y gritos, su VISA no encontraba.

    Moraleja: no entrar en internet en víspera de Viernes Negro, que te cuesta los dineeeeeeeeeeeeeeros!! xDDDD

    Amor y Paz! (vale, no me va a tocar, pero me he descojonao en verso, ea!)

  5. Ahí va mi cuento para el concurso:
    En un lugar de Darkness Mad, cuyo lugar no quiero acordarme… ¡No es que me pasara nada en especial, pero a los narradores hay lugares que nos dan mal rollo! Bueno, esta bien, era en el cementerio. En una de las fosas se encontraba una niña de no mas de 13 años, con un ataúd bajo sus pies. La muchacha no quería salir de allí, ¡Jamás abandonaría ese lugar por nada del mundo! Durante el día, los aldeanos de aquel lugar se acercaban cada día a traerle golosinas, mudas limpias y juguetes. Por las noches, cuando no podía dormir, pasaba la madrugada leyendo un viejo cuento.
    Llegó el invierno y, en una de esas noches, el cementerio se iluminó con la aparición de pequeñas luces de colores. Parecían las calles cuando son adornadas en Navidad. La chica se asomó fuera de la fosa y quedó embobada durante horas por aquel hermoso paisaje luminoso. Del ataúd que protegía la niña comenzó a emanar una extraña sombra femenina.
    – Mami… ¿Eres tu?
    La sombra comenzó a escribir, con el polvo del ataúd, un mensaje para la pequeña: ¡Sigue las luces de colores!
    La pequeña, que había permanecido allí durante 8 años, se negaba a abandonar ese cajón. Pero entonces, una cálida brisa envolvió a la chiquilla. Era el calor de su madre.
    – Si salgo de aquí un momento, estarás bien, mama?
    La sombra de su madre dibujó una sonrisa en el ataúd. Fue entonces cuando la niña, un poco asustada, salió de aquel agujero y comenzó a seguir las luces de colores. La sombra de su madre agarraba la mano de la sombra de la muchacha mientras paseaban por aquel cementerio iluminado. Después de una breve caminata, la muchacha se encontró con la salida del cementerio. Al ver la salida, la muchacha comenzó a llorar y volvió corriendo al lugar donde se encontraba el ataúd de su madre y se encontró con un nuevo mensaje:
    ¡No tienes porque estar aquí todavía! Cuando mueras, pasarás mucho tiempo en este oscuro lugar, hasta entonces… ¡Vive tu vida y no dejes que el dolor te pese! Te quiero.
    Entonces, las luces comenzaron a formar un camino hacia la salida y la muchacha, se fue alejando de aquel lugar, siguiendo las luces, sin mirar atrás.

  6. Tras una larga deliberación, uno de nuestros gatos ha decidido que el cuento ganador es… ¡La oda al comentario realizada por Alex Fernández!

    Querido Alex, te hemos enviado un correo al que te rogamos que contestes para enviarte la clave de Steam.

    El resto no se entristezcan. Nos ha gustado tanto su pasión y su amor que les hemos preparado un pequeño premio de consolación en forma de jueguico indie molón. Revisen sus correos.

  7. Ole olé oleeeeee!!! Muchísimas gracias!! He tenido la ocasión de probar el juego y es una maravilla!!

    Estoy encantado y sorprendido porque no me lo esperaba.. PEEEEEEDROOOOOOOOO!!!!!!!!!!

    Gracias a todos y al resto de comentaristas, que los relatos molaban un huevo!

  8. Sabia decisión la del gato. Por cierto, he acabado el juego hace cinco minutos y me ha encantado; en algunos momentos me ha recordado un poco a Heart of Darkness, aunque aquel es más difícil.

  9. En casa nos lo acabamos de pasar y es un escándalo, suscribo punto por punto lo que has dicho. Precisamente es en ese momento final donde adquiere más sentido aún el uso de los dos sticks y los dos gatillos.

    Una grandísima experiencia, como dices, entroncada con el cuento, impactante y a la que no le sobra nada. Con ideas geniales como lo de la cuerda, y que consigue no hacerse aburrida en ningún momento. Recomendadísimo, oiga.

  10. quizás ya lo dijeron OJO SPOILER
    pero en el final, es sublime, pero sublime sublime, que el hermano menor para poder llegar a la casa, tuvo que haber aprendido del hermano. Es algo impactante.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X