A Place for the Unwilling: 21 días

Javier Alemán

Hace casi cuatro años desde que les hablamos por primera vez de A Place for the Unwilling, allá por el lejano diciembre de 2015. ¿Qué hacían ustedes por entonces, hace ya tanto tiempo? Yo asistía con algo de sorpresa al juego y su anuncio, a una “industria” independiente española que empezaba a crecer, desarrollarse y tener un conato de espacio propio. Mucho ha llovido desde entonces y seguimos sin industria, recibiendo con mucho jolgorio y de cuando en cuando proyectos que no tienen demasiado que envidiar a lo que se hace fuera de España. Pero, como ya he dicho, sin industria. Y, ahora sí, siguen cayendo las gotitas y nos levantamos con la sorpresa de que A Place for the Unwilling tiene fecha y no es nada lejano: el 25 de julio.

¿De qué va el juego de Alpixel Games? En ese remoto 2015 se me ocurrió un palabro alemán para definirlo, Stadtgeist, el “espíritu de la ciudad”. Y creo que le sigue viniendo al pelo. Hablamos de un título narrativo que nos da un límite de tiempo, 21 días, para conocer los entresijos de la extraña ciudad que estamos visitando. En ella hallaremos todo tipo de personajes y secretos, de misterios que esperan para ser desenterrados… con un límite ininmutable de tiempo que no va a cambiar por mucho que nos quejemos. Porque la ciudad se muere y toca priorizar, porque no podremos conocerlo todo y habrá que ver de qué manera afectar al mundo al menos durante el tiempo que nos queda.

A Place for the Unwilling se define como “un entorno dickensiano” al que han echado unas gotitas de Lovecraft y yo supongo que no tengo nada mejor que aportar a la combinación. Me interesa saber hasta qué grado de agencia podrá tener el jugador y sobre todo explorar la potencia narrativa del juego, cómo funciona ese conjunto de historias y personajes que dan alma a la ciudad convaleciente. Veremos a partir del 25 de julio.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Leave a Comment

Send this to a friend