COLABORA EN NUESTRO PATREON

Volgarr the Viking: Hardcore, hardcore, hardcore

Volgarr the Viking: Hardcore, hardcore, hardcore 1

Si no eres un hombre hecho y derecho, Volgarr the Viking no es para ti. Porque sí, es indie, como muchos de los títulos de los que hablamos aquí, pero no viene a hacerte vivir una experiencia, a recitarte poesía o demás amaneramientos de afrancesado. Volgarr the Viking tiene un objetivo claro para ti, y es joderte la vida.

¿Por qué lo digo? Mirad el vídeo y contad las muertes, por favor.

Pues eso: puro hardcore y pura dificultad a la antigua. La obra de Crazy Viking Studios (¿por qué mi empresa no se llamará así?) es una oda skáldica a todos los clásicos de acción y plataformas como Ghouls ‘n Ghosts, Turrican o Rygar, un género que poco a poco vuelve con cositas como el maravilloso Maldita Castilla.

El juego es jodidamente difícil: te da vidas infinitas pero sólo dos checkpoints por nivel, y ninguno antes de los jefes finales. Tampoco te deja grabar partida, aunque puedes saltarte niveles que ya hayas pasado en otra ocasión (pero eso te impide sacar el final bueno). Y, de propina, todo nos puede matar mil veces. Exige a partes iguales maestría, habilidad y aprendizaje memorístico por ensayo y error para acabar con los enemigos sin que nos quiten vida. Es, en definitiva, el epítome de las recreativas que te dejaban sin paga semanal a finales de los ochenta y principios de los noventa.

Si te interesa, ya está en Steam, y también puede comprarse desde la web del juego. Yo no sé si soy tan valiente.

Web del juego

  1. Tenía un amigo que se pasaba el Shinobi de recreativa con una moneda de 25 pesetas y sin lanzar un shuriken. Yo me pasé el primer Commandos con un grupo de hombres sordos y con nazis mudos (no tenía tarjeta de sonido en ese tiempo y no podía echar mano de las pistas sonoras).

    A veces pienso que la industria se ha olvidado de una generación que forjó su madurez en un campo de batalla que se alimentaba con las lágrimas de aquellos con nervios mal templados.

    Pero una vez más, llegan los Indies para devolvernos lo más cruel de nuestra infancia.

  2. Hace varias semanas que vi las primeras imágenes y no me llamó la atención, pero con este vídeo lo acabo de agregar a mi lista de deseados. Es clavadito al Rastan, como dice el amigo Ñbrevu. Además, me encantan los juegos de arcade difíciles.

  3. DIOS !! Hacia tiempo que no me enganchaba tanto a un juego. Llevando la frustración, la paciencia,la obsesión y la tensión al límite. Milimétrico, desesperante y cabrón como pocos. Perdida total de la noción del tiempo hasta que lo acabas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X