Rokh: Supervivencia marciana

Javier Alemán

La moda de los videojuegos de supervivencia amenaza con convertirse en los nuevos zombis, aunque estoy seguro de que nunca aparecerán tantos jueguitos mediocres como con aquella. Los hay de todos los colores, desde la odisea inundada de The Flame in the Flood hasta el enésimo clon de Minecraft con mecánicas de hambre y sed, y parece que poco a poco se van agotando las posibilidades de hacer algo realmente original.

Una alternativa es mezclarlo con la carrera espacial. Darewise Entertainment y Nvizzo Creations (con ex-trabajadores de Funcom) han mezclado ambos ingredientes en la coctelera y el resultado es Rokh. Un videojuego de supervivencia, en este caso en Marte, con servidores persistentes y la posibilidad de ser jugado en modo cooperativo o en solitario. En él, además de las vigilar las clásicas barras de hambre y sed, hay que tener un ojo puesto en el oxígeno y la temperatura. Sin misiones ni nada que se le parezca, la historia se irá generando en base a la interacción entre jugadores: desde crear asentamientos y comerciar hasta acabar disparándonos porque nada muestra mejor la estupidez humana que enfrentarse a hostias en vez de colaborar para salir adelante.

Rokh está en una fase inicial de desarrollo, con la posibilidad de apuntarse a la alpha en la propia web del juego. Aparte de ese mesmerizante y árido rojo que lo permea todo, creo que su principal encanto está en que no nos va a permitir fallar demasiado, que nuestro Marte será lo que hagamos de él. Y no sé por qué, pero sospecho que, aún con todas las papeletas para que haya una colonia inmensa y una agradable coexistencia, esto no va a acabar del todo bien.

Quién sabe, igual me demuestran lo contrario. Desde luego será un más que interesante experimento de cara a cuando nos toque largarnos de verdad a otro planeta.

Comentarios
  • DarkCoolEdge
    Responder

    Qué pereza me da el rollo survival, a ver si la próxima moda sí me interesa. Algo me dice que no. Al menos espero que no sea otra moda multijugador.

Escribe tu comentario