Quarantine Circular: Comunicarse es la clave

Javier Alemán

Mike Bithell (Thomas Was Alone, Volume…) parece estar obsesionado actualmente con los diálogos en el videojuego. Los diálogos como construcción de los personajes, pero también de la trama y de la propia acción, los diálogos como puzle a resolver en los que tanto se imbrica lo que quiere contar como la manera del jugador de relacionarse con el mundo. Pudimos verlo en el primero de una serie de “cortos” que sacó, Subsurface Circular, en el que absolutamente todo giraba en torno a las conversaciones que teníamos dentro del metro; y parece que ahora en Quarantine Circular partiremos de una base similar para un evento totalmente distinto.

Salido prácticamente de rebote ayer y sin avisar, Quarantine Circular coge la misma estructura que su predecesor (hay quien lo está llamando “continuación espiritual”) para meternos en un futuro cercano en el que una terrible epidemia está diezmando a lo grande a la raza humana. Sabiendo que el futuro de la humanidad está en juego, un grupo de científicos ha descubierto a un observador en el corazón de la plaga, un enviado de un universo que nos ha estado observando y probablemente juzgando. Ahora tocará hablar con ese enorme alienígena, tratar de comunicarnos salvando las barreras del lenguaje y la cultura, para aprender qué hace en nuestro planeta y si hay alguna manera de sobrevivir a la epidemia.

Ya la aventura anterior que proponía Bithell me encandiló, por lo que me alegra ver que sigue por ese camino dialogante. Me desconcierta un poco cómo está llevando sus últimos lanzamientos, sin darles el esperable bombo previo para llenar de hype a la gente, pero a la vez me gusta ver que le funciona, que no es necesario dar tanta tabarra con tus juegos y que puedes lanzarlos casi por sorpresa.

En fin, imagino que llegará en algún momento a consolas pero lo tienen ya disponible para PC y Mac por un precio irrisorio.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Send this to a friend