Por
 In Linux, Mac, PC, Primeras impresiones, Zona Indie

El otro día nos anunció Twinsen que LA Cops, el nuevo trabajo de Modern Dream, está ya disponible en la tienda de Steam, aunque se trate de una versión aún incompleta. Al margen de las ventajas o inconvenientes de comprar un juego por anticipado, asunto del que ya habló mi compañero Empty Bag, un servidor se ha dedicado a probarlo para averiguar por dónde van los tiros.

Y nunca mejor dicho esto de los tiros, pues recordemos que LA Cops nos pone en el papel de unos policías de gatillo fácil en su lucha contra el crimen. Con un aire de los pasados años 70 se nos presenta en una oficina, como si fuera el escaparate de una tienda de modas, a unos pistoleros mostachudos en mangas de camisa y Ray-Ban Aviator, intuyéndose con algo de imaginación sus rodales de sudor axilar. En tales circunstancias tendremos que escoger a un par de estos agentes como protagonistas, ya que nuestra misión consistirá en asaltar sin miramientos un edificio, tan expeditivos como Harry Callahan, liquidando sin miramientos a cuantos hampones allí se encuentren.

Elegidos los valientes, tras una breve escena de transición y compadreo automovilístico que hubiera firmado el guionista de Starsky y Hutch, pasaremos al escenario en el que transcurrirá la acción, representado con un estilo gráfico de reminiscescia modernista, mediante una perspectiva axonométrica que podremos rotar para cambiar nuestro punto de vista. Así pues y en resumidas cuentas, el edificio en cuestión resulta estar habitado por una multitud de matones, de modo que nuestra misión, de la que seremos informados continuamente en la pantalla, será la de acabar con todos ellos y, en ocasiones, romper algún aparato que nos encontremos por el camino.

483

Grosso modo, LA Cops se parece a Hotline Miami, por aquello de entrar a tiro limpio en un edificio, repartiendo plomo de habitación en habitación y sin explicación alguna. De hecho, también el comportamiento de los enemigos es casi idéntico, lanzándose al ataque sin contemplaciones, sin tratar de cubrirse o parapetarse, aunque con una puntería certera que nos pone en desventaja ante varios adversarios. Esto nos obliga también a ser cuidadosos, a observar las rutas de los pistoleros para dispararles desde lejos, por sorpresa, o para golpearles por la espalda. Sin embargo, a diferencia de Hotline Miami, la inclusión de un segundo personaje en LA Cops nos aporta un componente estratégico que recuerda ligeramente al juego Syndicate, de Bullfrog Productions.

Antes de que alguien se emocione con ese par de vacas sagradas que he nombrado como ejemplos, tengamos en cuenta que aún es pronto para lanzar las campanas al vuelo respecto a LA Cops, pues se trata esta de una versión en desarrollo. Con lo visto, explicaré los detalles del funcionamiento del juego para tratar de extraer alguna conclusión preliminar, pues no todo me ha gustado. Como decía, la puntería de los enemigos es extraordinaria y sus reacciones son muy rápidas; además, no resulta sencillo apuntar a blancos en movimiento. El procedimiento lógico a seguir, consiste en apostar a uno de nuestros personajes en algún lugar estratégico, a la espera; a continuación, tomaremos el control de su compañero para atraer al enemigo hasta la emboscada. En LA Cops podemos alternar el manejo de los personajes en cualquier momento, pero ni siquiera es necesario hacerlo en ciertos momentos, pues el policía que no controlemos disparará automáticamente cuando tenga un adversario a tiro, dentro de su ángulo de visión. De este modo, nuestras alternativas dependen no solamente de la puntería o del sigilo, sino de posicionar a los policías para que los contrincantes se encuentren a tiro en un fuego cruzado. Ahora bien, aunque la idea es atractiva, en la práctica acaba uno descubriendo que la mayoría de enemigos se puede eliminar fácilmente a distancia, sin riesgo a que nos vean, simplemente a la espera de que se pongan a tiro. Por consiguiente, lo que al principio puede parecer una misión complicada, pronto se convierte en un sencillo paseo una vez descubierto el truco, quitándole bastante diversión al asunto.

En esta versión actual de LA Cops solamente se puede jugar una fase, dividida en cuatro escenas, y evidentemente aún queda mucho trabajo para completar el juego. En general, creo que el principal inconveniente, al que me refería con anterioridad, se puede solucionar mejorando el comportamiento de los enemigos para que parezcan más humanos. De momento, además del detalle indicado de su actitud suicida, se muestran impasibles ante los cadáveres de sus compañeros, no produciendo esto ninguna alerta o cambio en sus rutinas de movimiento. Cambiando sus reacciones para que sean capaces de escoger una táctica de defensa eficiente, el juego podría ser mucho más divertido. También hay que mejorar los efectos del sonido de los disparos, pues a veces he visto cómo los pistoleros de las habitaciones contiguas reaccionaban al escucharlo, mientras que en otras ocasiones parecían estar sordos. Puestos a pedir, aunque el tema musical escogido para la fase disponible no es malo, creo que a la estética de LA Cops le vendría bien una banda sonora funk o roquera, propia de la época representada.

Por otra parte, ya se adivinan algunos detalles e ideas que pueden resultar interesantes y divertidas. Por ejemplo, podemos cambiar nuestras armas por las que recojamos de nuestros enemigos abatidos, acción necesaria, además, pues no disponemos de munición de reserva con la que volver a cargar las pistolas. También, en la pantalla de selección del personaje, podemos ver cómo se ha pensado que en el futuro cada uno de ellos tenga unas características diferenciadas de velocidad, salud y fuerza, que se podrán incrementar con la experiencia ganada después de cada misión. Del mismo modo, aunque actualmente cualquiera de los policías escogidos empiezan la misión armados con una pistola, la intención de los programadores es que se puedan comprar otras armas, usando también la experiencia adquirida.

Una vez entendido el funcionamiento del juego, en el estado actual se puede acabar la única misión disponible en apenas veinte minutos. Sinceramente, me he divertido jugando a LA Cops y pienso que parte de una idea prometedora. Teniendo en cuenta que aún queda un considerable trabajo para ir corrigiendo errores y puliendo defectos, creo que el resultado final puede ser notable.

Entradas relacionadas

cyber2
cyber2
Un tuerto hace de guía en el séptimo arte. Un esférico rodando, allá yo tomo parte. Con el rock por bandera y Oscar Wilde en mi credo, ¡cuántas mis aficiones que ni contarlas puedo!

Dejar un comentario

Send this to a friend