Pine: El Mundo Reactivo

Danny Panizo

¿Se imaginan un Fable en el que nuestras acciones tuvieran tal impacto que podríamos hacer evolucionar el mundo y sus habitantes de maneras únicas? ¿Se imaginan que esto no fuese la habitual venta de humo de Peter Molyneux y que hubiese un juego real detrás de todo esto?

Dejen de soñar, porque Pine es el primer juego del estudio holandés Twirlbound y están en Kickstarter pidiendo que les lancen amor (y unos euros también). Ellos lo definen como un cruce entre Zelda y Fable, aunque su apartado artístico recuerda muchísimo más al segundo.

Pine es un juego que nos sitúa en un mundo donde los humanos no llegaron a lo más alto de la cadena alimenticia, y por lo tanto los demás animales evolucionaron hasta convertirse en seres antropomórficos que viven en tribus.

Ahora bien, ¿a qué se refieren exactamente con que el ecosistema del juego aprende de nosotros? Pues parece que no sólo nuestro estilo de combate hará que los enemigos cambien su forma de enfrentarse a nosotros, sino que la meteorología provocará cambios en el comportamiento de las facciones, llegando a realizar grandes migraciones a territorios de otras tribus.

Así mismo, podremos unirnos o luchar contra diferentes facciones, haciendo que la selección natural entre en juego debido a la inclusión de “algoritmos genéticos” que hagan variar diferentes aspectos de los miembros de las tribus.

En Pine nos ponen al mando del equilibrio de la isla de Albamere, donde nos aguarda un misterio que tendremos que resolver. A pesar de que todo en el juego parece estar sujeto a variaciones, proponen una historia lineal con elementos procedurales. Estos elementos consisten en los lugares donde aparecerán los personajes que nos permitirán avanzar en la historia.

Pine se encuentra en los primeros días de su campaña de Kickstarter, donde busca recaudar 100.000 euros. Con una aportación de quince euros se llevan una copia del juego, y la promesa de los desarrolladores de ser escuchado en las propuestas que se les ocurran.

Escribe tu comentario