Heaven’s Vault: Reconstruyendo el pasado

Javier Alemán

Una cosa que me resultó curiosa cuando estudié Psicología fue la percepción que desde ella se tiene de la memoria. Más que hablar de un almacén donde recuperamos los recuerdos ahí guardados, ahí aplicábamos la metáfora del arqueólogo: cada vez que tenemos que recordar algo es como si fuéramos a una excavación y nos pusiéramos a hurgar entre trastos, reconstruyendo lo que nos pasó en ese momento y tratando de rellenar con una mezcla de intuición y las impresiones sobre lo que nosotros mismos somos. Me pareció una bonita explicación y, a la vez, me hizo ver la arqueología con otros ojos, la labor de poner un sentido a lo que nos dejaron otros seres humanos tan atrás en el tiempo. Heaven’s Vault nos lleva por ese camino, y qué ganas tenía de enseñarles algo más sobre él.

Hablamos de lo nuevo de Inkle (80 Days) hace casi exactamente dos años, pero aún no había tráiler que mostrar. Me autocito:

Nuestra protagonista, Aliya “El” Elasra, y su robot y ayudante malencarado van a descubrir la verdad que yace entre las ruinas de los mundos más antiguos de Nebula. Para ello navegaremos con ellos ríos de luz estelar, investigaremos como arqueólogos y tendremos que aprender y traducir lenguajes perdidos (una mecánica que se achaca a No Man’s Sky pero que aparece antes en Out There…)

Y ahora, por fin, una muestra de cómo funciona esto:

Decía hace dos años que la mecánica de reconstrucción del idioma, en la que elegimos qué creemos que significa lo que encontramos, me recordaba a Out There, y veo que sí, que va por ese camino. Hay algo de poético en ello, en tratar de dar sentido a lo que encontramos en vez de buscar una Verdad objetiva sobre la civilización que investigamos; y me intriga qué resultados distintos podamos obtener jugando cada uno a Heaven’s Vault.

Aunque no tiene fecha concreta, la espera no será demasiado larga: está anunciado para la primavera de 2019, cuando se vaya este frío horrible.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend