COLABORA EN NUESTRO PATREON

Glitchhikers: Sólo la carretera

Mientras escribo esto he de reconocer que tengo 28 añazos (casi 29, de hecho) y no tengo carné de conducir. Probablemente tenga algo que ver que nunca me haya hecho falta allá donde he vivido, aunque creo que es más bien por mi convencimiento de que en cuanto me meta en la cabina (¿se llama así?) y agarre un volante, seré capaz de extinguir a la raza humana en una orgía de desenfreno y odio salvaje, pues los trayectos en carretera (incluso de piloto o pasajero) sacan lo peor de mí. Pero entiendo el hecho de conducir. Entiendo las inmensas lagunas de memoria que se forman de un punto a otro, cuando nos metemos en ese mundo particular que es la carretera y somos incapaces de recordar lo que hemos hecho hasta llegar a nuestro destino.

Incluso, entiendo el hecho de conducir de noche, de abrir la mente a todo tipo de ideas y al hechizo del trayecto. Lo entiendo porque la cultura popular me lo ha metido a presión en la cabeza, porque Bret Easton Ellis se ha hinchado a hablar del tema en sus libros (sólo hay que echarle un ojo a Menos que cero), porque Chuck Palahniuk ha ideado una forma de viajar en el tiempo en el espacio liminal estrellando coches o porque David Lynch, antes de perder la cabeza del todo, creó una obra maestra que mucho tiene que ver con la insinuante carretera. (¿Ha quedado bien el namedropping?)

Como entiendo todo esto pero no lo he vivido aún, me atrae sobremanera la propuesta de Glitchhikers: un trayecto nocturno en el que cogemos a un autoestopista y dejamos la mente vagar, convirtiendo la conversación con él en casi una disquisición filosófica mientras mantenemos los ojos en la carretera. Sólo la carretera.La idea del juego nace de la propia experiencia del creador conduciendo a altas horas de la madrugada, que ha querido capturar y servir de forma jugable.

A los mandos se encuentran mis queridos amigos de Silvestring Media (a los que HAMO gracias a Patient #) y saldrá en abril de este año, gratis para PC y Mac. Prometen construir una jugabilidad que combina la conducción y la conversación, premiando al jugador que se dedique a probar partidas distintas con otros autoestopistas y diálogos diferentes.

Desde aquí quiero agradecerles a los creadores la idea, que hará que pase más tiempo sin carné y que todos los demás podáis vivir un poquitín más.Web del juego

X