Freaky Awesome: Mutaciones Procedurales

Juanma

La salida de The Binding of Isaac, su éxito, sus posteriores revisiones y DLCs, y sobre todo, su fórmula casi perfecta y pulida hasta lo enfermizo, ha dejado tras de sí un buen puñado de clones muertos en el intento de recrear su éxito. Esto ha llevado a que la mayoría se lo piense mucho a la hora de intentar reproducir la fórmula McMillen. Afortunadamente esto no ha sido óbice para que el estudio Mandragora (autores de SKYHILL) desarrolle su propia interpretación del clásico Smash TV con un ojo puesto en nuestro desgraciado niño encerrado en el sótano. Saluden con cariño a Freaky Awesome.

La excusa esta vez la tiene la radiactividad. Freaky Awesome nos invita a entrar a un complejo abandonado lleno de enemigos radiactivos que, una vez muertos dejarán tras de sí un poso de sangre contaminada que, adivinen, podremos utilizar para transformarnos en horribles, pero peligrosas, criaturas con diferentes habilidades.

Pixel-art modernete, un montón de monstruos de diseño descerebrado, musicote y la posibilidad de cooperar hasta cuatro jugadores. Poco más se puede pedir como carta de presentación. La clave, como siempre en este tipo de títulos, estará en saber si logran alcanzar ese equilibrio casi perfecto entre la generación procedural de habitaciones/criaturas, la muerte permanente y la sensación de progreso. Para ello, y con el fin de ir afinando la fórmula, desde Mandragora invitan a cualquier usuario a apuntarse a su versión beta.

Se espera que Freaky Awesome se encuentre disponible en otoño de este mismo año. Mientras tanto pueden ayudar a que todo siga su cauce votando el título en Greenlight.

About
Co-Fundador de Nivel Oculto. Puedo aguantar la respiración durante 10 minutos, buen manejo de la espada y experto en duelo de insultos. Ambitorpe.
Mostrando 2 comentarios
  • DarkCoolEdge
    DarkCoolEdge
    Responder

    Qué raro que sólo veas las similitudes con The Binding of Isaac, es muy evidente su otra inspiración: Nuclear Throne.
    Mutaciones, el tipo de música, los salpicones verdes y… el screenshake.

    Si consiguen mezclar bien esos dos juegazos (prefiero el Nuclear Throne) podríamos estar ante un juego demasiado adictivo, los gobiernos tendrían que regular su uso.

    • Juanma
      Juanma
      Responder

      Pues tienes toda la razón. The Binding of Isaac ha ocupado tal cantidad de horas en mi casa que creo que se lo lleva todo por delante y me impide acordarme de otros juegos, pero como dices, Nuclear Throne se encuentra tanto o más presente que el otro. A ver qué sale de aquí.

Escribe tu comentario