Elsinore: El Shakespeare de la Marmota

Javier Alemán

Una de las cosas interesantes de lo indie es que todo te acaba sonando de alguna forma. Te conviertes en una especie de repositorio del videojuego independiente, con cientos de datos que no sirven ni para fardar, ideas mezcladas y títulos en la punta de la lengua que luego no te salen en los podcasts que grabas. Y como todo te suena, no sabes si algo es nuevo o no lo es. Cuando apareció Elsinore tenía claro que me sonaba la idea de hacer un videojuego basado en la obra de William Shakespeare (¡tan infrautilizada!) y tuve que buscar primero en la web. Efectivamente, habíamos hablado de él… hace cuatro añazos, cuando lanzó su Kickstarter. Y esto fue lo que dije en su momento:

Elsinore no es exactamente una adaptación de Hamlet, pero nos propone ponernos en los zapatos de una noble danesa llamada Ophelia (guiño, guiño). Tendrá una visión en la que descubre que dentro de cuatro días todos los ocupantes del Castillo de Elsinore estarán muertos, así que habrá que ponerse manos a la obra para evitar la tragedia. Pero la visión ha provocado una distorsión temporal que hará que Ophelia deba repetir los cuatro días una y otra vez hasta, a la manera del Día de la Marmota o Majora’s Mask.

Al videojuego de Golden Glitch se juega en formato point & click, interactuando todo lo posible con los personajes que encontremos y tratando de desentrañar sus secretos por el camino. Cada uno de ellos tiene su propia vida dentro del castillo y las más mínimas variaciones provocarán cambios en el ciclo de cuatro días, que podremos usar también a nuestro favor para avanzar. Y, como en toda obra de Shakespeare, será bastante sencillo que todo sea cuestión de vida o muerte.

Me ha dado una ligera alegría ver que tras tantos años Elsinore ha salido adelante, y lo que es aún mejor, que ya está disponible desde hace un par de días. Lo tienen en PC, Mac y Linux; repitiéndose incesantemente hasta que alguien dé con su solución.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.
Comments
  • Juanma
    Juanma
    Responder

    Me ha pasado como a ti. Me sonaba vagamente y al verlo lo he recordado. Me alegra mucho que haya salido adelante, y sobre todo, que tenga este aspecto tan preciosísimo.

Dejar un comentario

Send this to a friend