COLABORA EN NUESTRO PATREON

Análisis: The Maker’s Eden

The Maker´s Eden

La ciencia ficción junto a la fantasía épica ha vuelto a la cultura popular con fuerza. Quizás fueron desbancadas hace unos años por otros estilos o temáticas cinematográficas o literarias, pero el gran éxito que han supuesto cintas como Avatar o Juego de Tronos han hecho que miremos de nuevo hacía otros mundos. Esta evasión también ha sido favorecida por el estado de crisis actual en el que vivimos, el cual nos empuja a olvidarnos por un momento de nuestra triste realidad y escarparnos hacia futuros lejanos o mundos imaginados. Dentro de esta tendencia el videojuego ha sido uno de sus abanderados y no hay más que mirar las listas de nuevos lanzamientos para comprobar que tal aseveración es cierta. Cada vez aparecen más títulos enfocados al futuro, con especial predilección por la ciencia ficción como los últimos Titanfall o Destiny. Pero no solo dentro de los grandes lanzamientos está tendencia es visible, sino que se multiplica dentro de los productos alejados de los grandes mercados como son las propuestas independientes. Existen muchas centradas en la temática como los recientes Gods Will Be Watching o Halfway, por mencionar únicamente dos recientes, existiendo más de cien ejemplos para el caso.

Far West y roboces en Empyre: Dukes of the Far Frontier 2

La ciencia ficción junto a la fantasía épica ha vuelto a la cultura popular con fuerza. Quizás fueron desbancadas hace unos años por otros estilos o temáticas cinematográficas o literarias, pero el gran éxito que han supuesto cintas como Avatar o Juego de Tronos han hecho que miremos de nuevo hacía otros mundos. Esta evasión también ha sido favorecida por el estado de crisis actual en el que vivimos, el cual nos empuja a olvidarnos por un momento de nuestra triste realidad y escarparnos hacia futuros lejanos o mundos imaginados. Dentro de esta tendencia el videojuego ha sido uno de sus abanderados y no hay más que mirar las listas de nuevos lanzamientos para comprobar que tal aseveración es cierta. Cada vez aparecen más títulos enfocados al futuro, con especial predilección por la ciencia ficción como los últimos Titanfall o Destiny. Pero no solo dentro de los grandes lanzamientos está tendencia es visible, sino que se multiplica dentro de los productos alejados de los grandes mercados como son las propuestas independientes. Existen muchas centradas en la temática como los recientes Gods Will Be Watching o Halfway, por mencionar únicamente dos recientes, existiendo más de cien ejemplos para el caso.

La gran mayoría de los títulos de ciencia ficción dentro de la etiqueta independiente viran en torno a una filosofía de la literatura fantástica conocida como Steampunk o Ciberpunk, en ella las grandes corporaciones han sabido hacerse con el control de los gobiernos y los ciudadanos viven controlados en unos mundos altamente tecnificados siendo Blade Runner el paradigma cinematográfico donde mirar y compararse. De hecho la cinta de Riddley Scott es la principal influencia del juego que hoy analizamos, además se muestra evidente desde el primer momento que jugamos al título, ambientes oscuros, siempre lluviosos, drones, coches policía atosigando al protagonista y siempre bajo la lluvia. The Maker’s Eden no es una excepción a las tendencias actuales que siguen a la ciencia ficción como principal temática para el juego independiente, aunque sí lo es en otros muchos aspectos que luego veremos, y se sitúa en un futuro indeterminado donde el personaje despierta amnésico, sin saber exactamente quien es ni donde está. Las primeras palabras que lo despiertan es un intercambio de frases entre dos protagonistas en frente del olvidadizo personaje, las cuales discuten sobre la forma de encontrar su memoria, referenciado el banco de identidad donde temporalmente la población acude a guardar sus recuerdos para recuperarlos en cualquier momento. Sin embargo la intriga comienza cuando descubrimos que nuestro personaje no dispone de recuerdos, de ningún recuerdo, ni almacenados interior ni exteriormente.

Dentro de estos escenarios y al igual que en una aventura gráfica tradicional, iremos recogiendo diferentes objetos que no se mostrarán en un inventario, sino que únicamente podremos utilizarlos a través de los menús indicados, cuando encontremos la otra pieza que nos haga salir del atolladero que plantea el puzle en cuestión. Sin duda una forma ingeniosa de agilizar el desarrollo del juego, que desde un principio ya queda claro que se asienta más en la historia que en sus mecánicas. La narrativa es completamente lineal y el jugador únicamente podrá disponer de los puzles para justificar su presencia en el juego, durante el resto seremos oyentes, aunque más bien lectores, de los hechos que suceden a nuestro alrededor. Al estar el título completamente en inglés nuestro nivel deberá ser medio, medio – alto para comprender que está sucediendo a nuestro alrededor. Estos sucesos beben de la ciencia ficción más clásica, especialmente de las obras dedicadas a la robótica por Asimov, adentrándose en lo que se ha dado llamar Ciencia Ficción Dura, mucho más cargada de referencias y tramas relacionadas con la tecnología.

La trama se ve aupada por el diseño de los escenarios, como hemos dicho, realmente cautivadores y bellos al estar planteados y dibujados a mano, siendo cada uno único, pero también por la música. Las melodías que acompañan al título podrían encajarse dentro del chiptune más atmosférico, aunque esta etiqueta no estaría a la altura de lo que ofrece The Maker´s Eden, más acorde al trabajo que vienen realizando algunos grupos de Space Rock Atmosférico como Zombi. También ayudan las cinemáticas que esconde cada escenario, aunque estas escenas no son continuas, sino que más bien se trata de una sucesión de imágenes que caen en cascada imitando las viñetas de un cómic y que añaden al título una falsa sensación de movimiento que ayuda al jugador a introducirse en el ambiente que propone.

Far West y roboces en Empyre: Dukes of the Far Frontier 3

Dentro de estos escenarios y al igual que en una aventura gráfica tradicional, iremos recogiendo diferentes objetos que no se mostrarán en un inventario, sino que únicamente podremos utilizarlos a través de los menús indicados, cuando encontremos la otra pieza que nos haga salir del atolladero que plantea el puzle en cuestión. Sin duda una forma ingeniosa de agilizar el desarrollo del juego, que desde un principio ya queda claro que se asienta más en la historia que en sus mecánicas. La narrativa es completamente lineal y el jugador únicamente podrá disponer de los puzles para justificar su presencia en el juego, durante el resto seremos oyentes, aunque más bien lectores, de los hechos que suceden a nuestro alrededor. Al estar el título completamente en inglés nuestro nivel deberá ser medio, medio – alto para comprender que está sucediendo a nuestro alrededor. Estos sucesos beben de la ciencia ficción más clásica, especialmente de las obras dedicadas a la robótica por Asimov, adentrándose en lo que se ha dado llamar Ciencia Ficción Dura, mucho más cargada de referencias y tramas relacionadas con la tecnología.

Resumiendo, The Maker’s Eden es un juego dirigido a un público específico, los amantes de las aventuras gráficas y la ciencia ficción. Para los primeros el título ofrece una buena cantidad de puzles sin un grado elevado de dificultad que sustituye el inventario por el uso de menús descriptivos con acciones que desarrollar y que seguramente a los más puristas del género les cueste tragar como aventura gráfica. Para los segundos la propuesta desarrolla una historia de ciencia ficción realmente atractiva ya que es donde sitúan el peso los desarrolladores aunque sin salirse de los cánones del género y teniendo a la cinta Blade Runner como principal referente. Sin duda alguna una propuesta ingeniosa, diferente y original que debería tenerse en cuenta para todos aquellos que hayan disfrutado jugando a juegos como Resonance, Primordia, Dear Esther o los clásicos Myst.

X