In 1001 Videojuegos que debes jugar, Análisis, Gamecube, PS2

Mucho ha llovido desde que Game Cube dejó de llamarse Dolphin. En este período la consola ha tenido tiempo de nacer, de hacer muchas grandes cosas y algunas pequeñas grandezas y también, por supuesto, de morir. Como todas las grandes consolas nos ha dejado algo más que juegos; nos ha dejado historias que contar. Una de ellas dio mucho de que hablar en su día, primero por las expectativas que levantó y, segundo, por la polémica que suscitó después. Hablo, cómo no, de los Capcom Five. Y ya que hablamos de los Capcom Five vamos a hablar de Viewtiful Joe, que nunca está de más.

La historia viene a ser básicamente la que sigue. Tras Nintendo 64 los creadores de Mario y Link buscaban quitarse esa (absurda) imagen de compañía que hace juegos infantiles y para niños, pretendiendo de paso morder un poco de ese pastel de público adolescente o adulto que Playstation había descubierto (ahora vuelve a ser al revés, ¡cómo cambia la vida!). De paso debían demostrar que contaban con el apoyo de las third parties (desarrolladoras multiplataforma), uno de los problemas que la compañía ha venido arrastrando desde N64 hasta la actualidad, acrecentado en aquel momento con la reciente compra de Rare por parte de Microsoft para su futura prostitución y aniquilación. Así pues, Capcom y Nintendo anunciaron a finales de 2.002 que toda una franquicia multimillonaria como la saga de Resident Evil sería exclusiva del cubo morado, incluida la interrogante y prometedora cuarta entrega. Poco después se hace público que todo esto forma parte de un ambicioso plan según el cual Capcom desarrollaría 5 juegos exclusivos de GameCube, uno de los cuales sería el propio Resident Evil 4 mientras que los restantes serían títulos de nuevo cuño que buscarían innovar en los videojuegos e iniciar nuevas franquicias.

Las expectativas que generó este anuncio fueron enormes, máxime teniendo en cuenta que por aquel entonces pocas desarrolladoras en el mundo podían rivalizar en calidad con Capcom y que al frente de estos proyectos se encontraba el propio Shinji Mikami dirigiendo a algunos de los estudios más talentosos del momento (de ahí salió gente como Suda 51). Capcom se hartó de asegurar una y otra vez que estos juegos serían exclusivos de Nintendo… hasta que unas semanas después del anuncio se echan atrás y aseguran que todo fue un malentendido y que el único exclusivo sería Resident Evil 4. Se comenta que este cambio de chaqueta estuvo supervisado personalmente por Luís Figo.

Tras esto se empezó a especular mucho sobre si Nintendo conseguiría conservar la exclusividad de RE4. Los accionistas de Capcom presionaban a la empresa, sabedores de que los beneficios que podría generar el juego en Playstation 2 serían mucho mayores. Sin embargo Capcom se mantenía en sus trece. Incluso el propio Mikami, al frente del proyecto como de costumbre, aseguró que preferiría cortarse la cabeza antes de ver el juego en la consola de Sony. Literalmente dijo eso, al más puro estilo de la tradición japonesa-feudalista. Se comenta que estas declaraciones estuvieron fuertemente influenciadas por Tomonobu Itagaki.

Como sabréis, el juego no sólo llegó a Playstation 2 sino que lo hizo a prácticamente cualquier dispositivo reciente que permita jugar a videojuegos y Mikami todavía conserva su cabeza, de lo cual me alegro. Quiero aprovechar para romper una lanza a favor de Capcom ya que seguramente cuando el acuerdo se firmó esperaban que los juegos fuesen mucho más rentables, lo cual nunca llegó a suceder dadas las discretas ventas de GameCube. No me extrañaría incluso que hubiese algún punto en el contrato que afirmase que la exclusividad se perdería si no se llegaba a unos mínimos de consolas vendidas. En cualquier caso todo esto no son más que especulaciones mías. Lo que importa es que Resident Evil 4 llegó a millones de usuarios, y lo hizo como uno de los mejores videojuegos de la historia, redefiniendo por completo el género de la acción y sentando las bases sobre las que se erigirían proyectos posteriores como Gears of War. Todo esto es así, por más que muchos de los fans de los RE clásicos no lo quieran ver.

Del resto de los Capcom Five podemos decir que uno, Dead Phoenyx, un shooter que por lo poco que se vió recordaba mucho a Kid Icarus y Panzer Dragoon, acabó siendo cancelado. P.N. 03 (Project Number 03, su nombre en clave como tercer proyecto de los Capcom Five se convirtió en su nombre final), fue el único que se mantiene como exclusivo de Cube, siendo un juego de acción en el que hay que combatir al ritmo de la música, un poco ignorado en su día por su radical planteamiento. Tres cuartos de lo mismo sucedió con Killer 7, uno de esos juegos que o se aman o se odian y que, con el tiempo, acaban convertidos en obra de culto. Y por último Viewtiful Joe, el juego del que hablaremos hoy, sin duda el más exitoso de los tres y que, al igual que los otros, supo mantener la premisa de Capcom con estos cuatro juegos: innovar con propuestas novedosas tanto a nivel jugable como artístico o argumental. La premisa de que fuese exclusivo… bueno, esa no la cumplieron.

Viewtiful Joe:

Normalmente cuando hablo de un juego que ya no es reciente tengo que explicarlo dentro del contexto de su época para que pueda ser comprendido tal y como lo fue en su día. Esto es necesario además porque los videojuegos, con lo rápido que evoluciona el medio, no suelen envejecer bien. Sin embargo éste no es el caso de Viewtiful Joe. Se trata de un juego único en todos los aspectos, cuyo apartado técnico no ha visto pasar los años de ningún modo y cuyo apartado jugable se mantiene tan fresco como en el ya lejano 2.003.

El juego arranca con un vídeo de introducción. Y hasta ahí dura todo lo normal ya que es en ese mismo punto que empieza a diferenciarse. Joe es un cinéfilo, fan de esas películas de acción japonesas del estilo de Ultraman. Lo que hoy no dudaríamos en llamar frikazo. Un buen día se encuentra a solas con su novia Silvia en el cine viendo una de estas películas (normal que no haya nadie más) y digamos que a ella no le hace mucha gracia que haya escogido ese film para una cita romántica. De repente los personajes de la peli se salen de la pantalla, el malo la secuestra a ella y el bueno lo secuestra a él, que es trasladado a una dimensión dentro de la película en la que se convierte en Viewtiful Joe, con superpoderes y esas cosas, y tiene que vencer a muchos malos para rescatar a su chica. Quizás pienses que es el peor argumento que has oído nunca y el párrafo peor redactado que has leído jamás y puede que tengas razón, pero es que es así, no hay más.

Lo bueno de este argumento es que sirve para justificar todo tipo de situaciones absurdas y referencias como el Ultraman antes citado, que por cierto era un pilar fundamental de los recuerdos de mi infancia hasta que me dio por ver un capítulo para escribir este artículo (ahora me da miedo volver a ver las Tortugas Ninja y Dragon Ball por si han envejecido tan asquerosamente mal). A parte de para eso, el argumento sirve para justificar los poderes de Joe, a los que volveremos en un momentín.

Con un característico toque cartoon ayudado por el estilo cel shading que tan de moda estaba a comienzos de siglo gracias a juegos como Jet Set Radio o Zelda: The Wind Waker, Viewtiful Joe consigue desmarcarse visualmente de cualquier otro juego del género. Básicamente tenemos dos planos, uno en el que sucede la acción y los fondos, que están diseñados como los fondos de un decorado de cine.

La jugabilidad es la de un hack & slash 2D de toda la vida con ciertas particularidades. Sí, avanzamos hacia la derecha eliminando “masillas” con ataques cuerpo a cuerpo. El número de combos no es demasiado grande (aunque se va ampliando conforme se progresa, al igual que las habilidades) pero se ve influido por los poderes de Joe. Los dos primeros son tan simples como ralentizar y acelerar el tiempo. Esto tiene sus particularidades: por ejemplo si el tiempo va más rápido y pegas sin parar tus puños pueden llegar a incendiarse prendiendo fuego a su vez a tus enemigos. Todo este tipo de acciones buscan, a parte de dar profundidad a la mecánica, añadir espectacularidad. Si te disparan y ralentizas el tiempo puedes ver las balas en el aire y hacer una épica voltereta para esquivarlas o devolvérselas a quien las disparó de un puñetazo. Pero las implicaciones jugables de esto van más allá. Por ejemplo si te enfrentas a un helicóptero y ralentizas el tiempo, sus hélices se moverán más despacio, con lo que caerá. Esta mentalidad es la que se aplica en los puzles, que no son muchos ni muy complicados pero sí ayudan a dar variedad.

Por otro lado podemos hacer una especie de zoom (de hecho se llama así) que nos permite hacer ataques especiales basándose en cómo la sexy fuerza de Joe deja paralizados a los enemigos como podéis ver en la siguiente imagen:

El uso de estos poderes está limitado por una barra, lo que evita que abuses de ellos hasta descompensar el juego. Como tanto la estética como la jugabilidad y los poderes sin difíciles de explicar, máxime partiendo de mis pobres capacidades narradoras, ayudémonos de un fantástico trailer en el que se ven de sobra ambos aspectos, amén del fantástico sentido del humor del que hace gala Viewtiful Joe:

Una de las señas de identidad del juego es su dificultad. Antes de empezar la partida hay que escoger el nivel de la misma, pero no entre fácil y difícil sino entre “niño y adulto”. Duele seleccionar “niño”, pero incluso en ese nivel el juego es bastante complicado, especialmente al llegar a los jefes finales, muy bien diseñados tanto en estilo como en mecánica, basados en la ambientación de cada fase (basada en alguna obra del séptimo arte, yendo desde “Drácula” hasta “Con faldas y a lo loco”). Lo de la dificultad no lo digo en broma; sudarás para derrotar a cada jefe, y cuando creas que no puede ser más difícil te harán enfrentarte a todos ellos uno tras otro sin recuperar vida. Desearás morir y, de hecho, lo harás con frecuencia.

No es un juego demasiado largo, pero sí es de esos que te volverás a pasar. Tiene, además, la suficiente personalidad como para que no lo olvides. Es una lástima que, a parte de las apariciones de Joe en juegos del estilo de “Marvel vs Capcom”, no sea probable que volvamos a tener noticias de la saga; Capcom posee los derechos, pero Clover Studio, sus creadores, fue disuelto hace unos años, lo que no hace albergar muchas esperanzas. Por cierto que a los miembros del grupo los podemos encontrar a día de hoy en Platinum Games haciendo joyas como Bayonetta.

En definitiva, Viewtiful Joe es un juego único e irrepetible, que supo innovar en un género en el que esto rara vez se hace gracias a toneladas de personalidad, originalidad, creatividad y talento. Resulta tremendamente recomendable para cualquier, y totalmente imprescindible si te gusta el beat`em up o te atrae la estética. O si simplemente estás aburrido de los juegos de hoy en día, de los juegos de antes, de los juegos de siempre o de los juegos en general y buscas una propuesta fresca y diferente que, además, esté magistralmente ejecutada.

 

Entradas relacionadas

Pablo Gándara
Pablo Gándara
Seguero resentido y gordopecero casual, encumbra medianías y despotrica del resto. Resumir su mediocridad es simple si se argumenta lo siguiente: es fan de Halo.
Showing 5 comments
  • Dr.Alemán
    Dr.Alemán
    Responder

    Clover Studios: GENTE BONITA.

    Conste que a Viewtiful Joe no he jugado (pero me ha dado ganas) y tengo ganas de desafiarte un duelo por lo que has dicho de Resident Evil 4, pero me has recordado a Okami y sé que más pronto que tarde hablaremos de él.

    • redhotgalego
      redhotgalego
      Responder

      Bueno quizás debería haber matizado un poco más lo de Resident Evil 4. Creo que es todo lo que he dicho… pero como juego independiente, porque está claro que como parte de la saga no pinta mucho a ningún nivel, ni siquiera argumental. Pero bueno, eso lo dejo para los que saben más de Resident que yo, que son muchos.

      En cualquier caso aceptaré gustosamente tu desafío de duelo. Escoge la hora y el juego. 

  • Avatar
    ralex
    Responder

    ÉPICO ESTA PARTE:

    compra de Rare por parte de Microsoft para su futura prostitución y aniquilación

  • Avatar
    funkynatra
    Responder

    Un señor análisis, diciendo lo que importa y con datos curiosos. Thanks. Estoy esperando a verlo de segunda mano para Gc y me preguntaba si habías jugado la segunda parte…¿más de lo mismo o merece la pena?.

    Por cierto todo ese rollo de los capcom five lo tengo fresquísimo. Recuerdo Julio de 2002 trabajando (2 EUROS/HORA, 10H/DÍA, 1H DE BICI—>HAMOR) para ir corriendo a comprarme la gamecube, una tele y un dvd para mi cuarto precisamente por noticias como esa, que me hicieron decantarme por el cubo de Nintendo. Y es que por aquel entonces todo eran buenas noticias para la gran N y odiaba a Sony por “matar” a Sega, Xbox nunca fue una opción y me pareció muy romántico pasarme al eterno rival de extinta y querida compañía. Fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, todo el mundo tenía una Ps2, así que todos querían jugar a mi Gamecube. Y ahí iba yo, con todo mi “jaip” (en la época no había hype), presumiendo de cubo, de los capcom five, del zelda de dolphin, de la consola para JUGAR…Y todo esto me recuerda a un título, que creía nunca fue publicado: Cas Ra. Lo acabo de buscar y resulta que llegó a salir y se llamaba Auto Modellista, tiene una estética preciosa (para los cell shadi-ctos como yo) y promete jugabilidad made in capcom. A ver si consigo una copia y le echo unas partidicas.

    • redhotgalego
      redhotgalego
      Responder

      Gracias por el comentario!

      Respecto a la segunda parte, no la he probado, pero tengo entendido que, pese a ser más de lo mismo, está muy bien, así que supongo que si te gustó este el segundo también te divertirá.

      El Auto Modellista siempre me llamó la atención pero tampoco lo he probado, así que no te puedo decir nada. Lo que sí es cierto es que me he identificado totalmente con tu historia, recuerdo perfectamente lo que me dijo un amigo cuando me compré la GameCube, que siempre me compraba consolas raras (antes había tenido Dreamcast y Saturn). Pues allá ellos con la Pley, aquellos fueron mis mejores años como jugador.

Dejar un comentario

Send this to a friend