In Noticias, PC, Zona Indie

Me fascina la cantidad de conceptos que se van generando a medida que avanza todo el tema indie. Pasamos de tener marines espaciales, guerra moderna y espada y brujería a coquetear cada día con conceptos más extraños y mucho más originales, como el de este Witchmarsh.

El juego de Lou Sgarbi y Joe Conway nos lanza a los marjales de la Massachusetts de los años 20 en una aventura para descubrir quién está detrás de unos extraños secuestros en masa. Para ello, deberemos juntar un equipo de investigadores de hasta doce clases distintas, incluyendo cosas como un “bardo”, posadera, cazador o el técnico.

Fundamentalmente, Witchmarsh es un RPG que añade toques de acción y plataformas. La idea es combinar el ambiente previo a la Gran Depresión con algunas opciones más esotéricas, como la magia de los nativos americanos o capacidades divinas, permitiendo al jugador grandes cotas de personalización y hasta intentar pasarse el juego, si quiere, con un solo personaje en vez de un equipo.

cochescooby

Está estructurado como una aventura cuasi-lineal con eventos aleatorios, como mazmorras o enfrentamientos con monstruos

El equipo pretende tirar por Kickstarter próximamente, y al menos yo lo estaré esperando. El rol es un género del que no me agoto, y más si me lo traes con un envoltorio diferente. ¿Quién sabe lo que nos espera agazapado en las ciénagas?

Pero hasta que salga, podéis ir abriendo boca con los diseños que van subiendo en su web.

Javier Alemán
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.
Showing 2 comments
  • Avatar
    Twinsen
    Responder

    Hoyga, pues muy bien. He estado mirando su web y todo lo que sale en ella es altamente adorable.
    Por cierto, a todo lo ambientado en la gran depresión de los años 20 hay que sumarle dos puntos de molonidad SIEMPRE ¡Cuanto te echo de menos Carnival!

  • cyber2
    cyber2
    Responder

    Hace tiempo escribí un artículo en el que me quejaba de la sobreabundancia de videojuegos de dragones, princesas y artefactos mágicos. Pedía historias mundanales y me alegro de que estén apareciendo, aunque sean como este híbrido que no abandona completamente el esquema de los juegos clásicos (magias, bardos y demás).

Dejar un comentario

Send this to a friend