Sayonara Wild Hearts: Pop jugable

Javier Alemán

Está claro que siempre queda un margen para la sorpresa, una última cosa que lanzarte a la cara mientras tu boca se abre y se queda en un rictus que no esperabas esbozar de nuevo. Claro que hay márgenes para la sorpresa, para las cosas nuevas, para la ilusión y el jugueteo. A veces lo olvidamos, cargados de cinismo y de clones de clones, pero por suerte siempre hay quien viene a darnos un sopapo refrescante. En este caso son Simogo, con un Sayonara Wild Hearts que ya vimos hace un tiempo pero volvió a salir en el E3. Un juego que no entiendo, ni pienso hacerlo, con una descripción que… juzguen ustedes:

Sayonara Wild Hearts es un videosueño musical eufórico sobre molar, montar en motos y monopatines, combates de baile, disparar láseres, empuñar espadas y romper corazones a 200 millas por hora. El corazón de una joven se ha roto y el equilibrio del universo corre peligro: una mariposa de diamante se le aparecerá en sueños y le guiará a través de una autopista celestial, por la que encarnará a su otro yo: una motorista enmascarada que se hace llamar “La Loca”.

Uno tendría miedo de que toda esa combinación fuera demasiado poochie para funcionar, y sin embargo, ¿cómo no ilusionarse con esa mezcla de Zeitgeist dosmildiecero, memes desbordados e idiotez inexplicable?

Yo veo esto y me enamoro, aunque sigue sin quedarme nada demasiado claro. La idea de sus creadores es que sea una suerte de álbum popero traducido a videojuego, donde la música y la jugabilidad jueguen un papel principalísimo y sus personajes se basen en las cartas del tarot. Que sea desafiante, que tenga una banda sonora imponente y mantenga al jugador enganchado a tremenda sobredosis estilística.

Sale este año en Switch, y no les quepa duda de que vamos a dedicarle nuestra atención.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend