COLABORA EN NUESTRO PATREON

No Place for Bravery

La épica de la paternidad

Propongo Devs haciéndose mayores como título de un libro que nunca existirá sobre cómo la madurez del medio se está asentando sobre el envejecimiento de la gente que lo desarrolla. Quizás el ejemplo más paradigmático sea God of War, esa saga que presume de madurez narrativa poniendo el foco en la violencia como elemento vinculante de una relación paterno filial, mientras trata de olvidar que hubo un tiempo en el que nuestro ajado protagonista contaba con minijuegos sexuales rodeado de concubinas. Así es la vida, amics. El foco de interés va cambiando con la edad, pero siempre consideramos que lo que nos pasa es el mismo centro del universo. No Place for Bravery hace su aparición por segunda vez en esta santa casa, pero ha cambiado mucho desde un lejanísimo 2016.

En el mismo año en el que la correcta Spotlight arrebataba a la inconmensurable Mad Max: Fury Road el Oscar a mejor película (no olvidamos), No Place for Bravery se presentaba con un pequeño tráiler que ya no está disponible. Por aquel entonces nos encontrábamos con un action-rpg comandado por un grupo de aventureros de manual en busca de las deidades que provocaron la caída de la humanidad. El gameplay mezclaba controles minimalistas, mapas procedurales y manipulación del tiempo. No pintaba nada mal, y a nivel artístico era francamente bonito, pero por lo que sea parece que la gente de Glitch Factory no estaban del todo convencidos con el proyecto y han decidido darle una considerable vuelta.

«Thorn, un guerrero retirado plagado de pesadillas, tropieza con una oportunidad de redención tras encontrar pistas sobre la desaparición de su hija ocurrida hace años. Con la compañía de su hijo adoptivo discapacitado, Phid, dependerá del jugador decidir hasta dónde llegará Thorn, no sólo para rescatar a su hija, sino también para cumplir sus ambiciones.»

Estéticamente, No Place for Bravery sigue luciendo igual o mejor que hace cuatro años, pero poco queda de aquel juego más allá del armazón. Desde Glitch Factory aseguran que la importancia de las acciones de Thorn como padre frente a su hijo, se basan en las experiencias y vidas personales de los desarrolladores, por lo que podemos esperar un buen puñado de situaciones límite en las que de nuestras acciones dependerá la visión que nuestro hijo tiene sobre el mundo y sobre nosotros mismos.

No Place for Bravery llegará en algún momento de 2021 para Windows y Nintendo Switch.


Página oficial

X