In Android, iPhone/iPod/iPad, Linux, Mac, Noticias, PC, Zona Indie

Desde Argentina (que tiene una cantera muy interesante de aventuras gráficas, de la que algún día tendremos que hablar) nos llega Kelvin and the Infamous Machine, de Blyts. Es una aventura gráfica con un corte muy clásico, claramente inspirada por obras que combinaban los puzzles jodidos y el inmenso sentido del humor, como Day of the Tentacle. Y como el juego de Lucasarts, incluye una trama movida por los viajes en el tiempo.

Tras una vida de trabajo e investigación, el excéntrico Dr. Edwin Lupin descubre los secretos del viaje en el tiempo. Con la colaboración de sus ayudantes, Lisa y Kelvin, construye la primera máquina del tiempo, pero tiene un problema técnico importante: parece una ducha portátil. Sus compañeros, lejos de aplaudirle por semejante descubrimiento, no hacen más que reírse de él, y el pobre doctor acabará sucumbiendo a la locura y viajando hacia atrás para robar los mayores descubrimientos de la historia de la humanidad.

¿Y qué nos toca a nosotros? Encarnar al pobre Kelvin y salvar la línea temporal del terrorismo cronológico del Dr. Lupin. Para eso viajaremos al pasado e intentaremos volver a inspirar a los grandes genios de la humanidad para que topen con su aportación clave.

Ojito a ese apartado artístico, en el que hasta las animaciones están hechas de manera artesanal.

Si les gusta, Kelvin and the Infamous Machine está desde ayer en Kickstarter (con demo y todo), y ha empezado bien. Desde Blyts buscan 20000$ para crear los tres capítulos iniciales (Newton, Beethoven y Da Vinci), en los que deberemos evitar que les roben sus descubrimientos a base de inspirarlos de nuevo, y prometen sacar más (Tesla, Einstein, los hermanos Wright) si superan sus stretch goals.

Queridos amigos: A cambio de su dinero les ofrecen diálogos locos, puzzles exigentes, mucho humor y también HAMOR. En sus manos está que esto salga adelante.

Entradas relacionadas

Javier Alemán
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend