Epitasis: El viejo nuevo mundo

Javier Alemán

Más nos vale irnos acostumbrando a este nuevo paradigma de videojuegos en primera persona y puzles, porque me da la sensación de que va a quedarse una temporada entre nosotros. No es que antes no hubieran existido, ni mucho menos, pero el éxito de títulos como (obviamente) Portal y luego The Talos Principle o The Witness ha iniciado y luego mantenido el resurgimiento del género. Como las setas van surgiendo una plétora de desarrollos independientes, algunos más fieles que un perrillo a los videojuegos que los inspiraron, otros que pretenden innovar con alguna pequeña vuelta de tuerca… ¿Qué criterio usar para fijarse en cada caso particular?

Para Epitasis, yo me he ido a lo fácil: es más bonito que un sanluís. He posado mis ojos sobre él y la lluvia de colores que rozan los tonos del neón, minimalismo y paisajes extraños han obrado su magia. Un amor al color que tras mirar su nota de prensa he descubierto que viene como homenaje a los paisajes llenos de vida de Costa Rica. Pero el juego de Lucas Govatos no es sólo una experiencia estética, sino también la narración de una extraña vuelta a casa: nuestra historia tras ir a parar a un mundo extraño en los confines del universo, el lugar que alberga los ecos de la civilización a la que llamamos hogar.

Entre las bellísimas y desoladas ruinas devoradas por la vegetación quizá encontremos reliquias y alguna verdad sobre lo que fue de nuestra civilización, pero para eso deberemos resolver primero los rompecabezas que vengan a taladrarnos el coco. Nada nuevo bajo el sol, y sin embargo, con los suficientes alicientes como para interesarse por él.

Aún sin fecha, lo único seguro es que aparecerá en PC, Mac y Linux. Mientras tanto, sulivéllense echando un buen vistazo a su web.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend