En Análisis, PC, Zona Indie

Neocolonialism

Crítica

Uno se acerca a Neocolonialism, la obra de Seth Alter, con cierta sonrisa de complicidad. Supongo que es la época en la que estamos y el cansancio que generan la crisis y ver enriqueciéndose cada vez más a las mismas élites de siempre, pero es muy fácil congeniar con la propuesta del juego de Subaltern Games. “Ruin everything” nos dice en su pantalla de título, y desde ahí nos lanza a un tour de force que nos hace dudar si estamos ante un videojuego o si es más un serious game. Yo creo que me decantaría por lo segundo, porque me da la sensación de que en el título es más importante el sentar las bases de un activismo político que el de ofrecer una experiencia jugable, y eso no tiene por qué ser malo (sólo hay que mirar The Curfew).

Aunque en ningún momento menciona el concepto, Neocolonialism es un esfuerzo genial por explicar el término “élites extractivas”, esa “casta” no necesariamente política que se dedica a invertir en un país mediante fondos buitre, sobornos y lo que haga falta sólo para esquilmarlo de sus bienes, sin dejar títere con cabeza. En su exposición es muy poco sutil y ya desde el principio nos golpea con citas de grandes cracks del neoliberalismo. Además, el resto de nuestros competidores, si jugamos contra la máquina, lucirán con orgullo nombres de ex-presidentes de algún país, magnates o ex-miembros del FMI: toda una declaración de intenciones.

neocolonialism1

Así, nos enfrentaremos a cracks como Strauss-Kahn o Margaret Thatcher en una lucha por esquilmar de recursos las distintas naciones, aunque a medida que juguemos nos daremos cuenta de que se roba mejor a la gente colaborando entre tiburones.

El sistema de juego es bastante sencillo, aunque permite muchas permutaciones, especialmente cuando jugamos con más personas, que irán complicándolo y requiriendo más esfuerzos por parte del jugador. Es, además, tremendamente adictivo. Quizá porque por un momento sintamos el poder que da pertenecer al Eje del Mal, pero lo cierto es que echaremos más partidas de las que teníamos planeado cada vez que iniciemos nuestra andadura.

Jugaremos en tres fases: inversión, gobierno y Fondo Monetario Internacional. En la primera debemos hacer uso de nuestro capital para ir comprando votos en los distintos territorios (que se han simplificado por continente, en vez de por país). Sólo cuando hay un número de votos comprados en cada región puede elegirse un Primer Ministro, así que nos veremos invirtiendo, sobre todo al principio, en los mismos territorios que nuestros competidores. ¿Por qué? Porque el dinero para comprar adhesiones es limitado, y sólo lo recuperaremos si hay un gobernante (recibiendo fondos por cada voto en cada región con Primer Ministro).

Una vez en la fase de gobierno elegiremos a un Primer Ministro entre los jugadores (y no tiene por qué interesarnos siempre serlo a nosotros), que empezará a hacer propuestas que debe ratificar el Congreso (con nuestros votos comprados). Entre ellas, tratados de libre comercio o creación de minas o industria (los dos recursos que explotamos en el juego). El asiento del FMI se sortea en cada turno y nos permite hacer lo mismo en una región afectada por alguna catástrofe (aunque también podemos destruir edificios o embargar), en este caso sin colaborar con nadie. Cuando conectamos minas con fábricas, ya sea creando o con tratados de comercio, se va encareciendo la compra de votos y recibimos más liquidez del país, pero tampoco es eso lo que nos interesa. No directamente, al menos.

neocolonialism3

No interesa que el país progrese salvo para una cosa: liquidar sus bienes cuando tengamos la presidencia e ingresarlos bien calentitos en nuestra cuenta suiza. Para eso hemos comprado votos en el país, manipulado sus leyes e invertido en determinados negocios: para luego esquilmarlos y dejar la nación y sus habitantes a su suerte. La partida siempre finaliza avisándonos de que hemos arruinado al mundo y proclamando al ganador entre el que más dinero haya acumulado en Suiza.

Poco sutil, pero directo. Durante el juego nos acompañará siempre la vista del mapa invertida, para generar sensación de extrañeza y desasosiego, al igual que una música de violines que genera más desconcierto aún. Todo con el objetivo de hacer ver al jugador cómo un puñado de personas son capaces de montar y desmontar economías, de actuar como reyes del mundo con el objetivo de enriquecerse un poquito más, sin importarles a quién o qué se llevan por delante.

Por eso creo que le pega más el concepto de serious game que el de videojuego. Por un lado, está fuertemente politizado, y por el otro, sus mecánicas son bastante limitadas. Permite estrategia, especialmente en partidas multiplayer, con alianzas y puñaladas entre jugadores y algún que otro evento aleatorio, pero no es tan extenso como demandaría un juego clásico de estrategia. No, más bien es un puñetazo en la cara, una llamada de atención con aspecto jugable y un alegato para que el jugador no se deje mangonear por un “neoliberalismo” que vive más de lo público que cualquier economía hipersubvencionada.

Creo que, de todas formas, es comprensible la escasez de mecánicas si tenemos en cuenta que ha sido diseñado por una sola persona y con un presupuesto ajustadísimo conseguido vía Kickstarter. A mí me deja con ganas de más, pero también con el mensaje bien claro.

Artículos relacionados
Mostrando 6 comentarios
  • El_Chesus
    Responder

    El Risk del futuro. Ya no hay batallas que ganar, sólo recursos que esquilmar. Seguro que Rato tiene algo que ver en la financiación, me lo imagino como un niño esperando su turno ansioso por saber que puedo robar sin con impunidad.

  • cyber2
    cyber2
    Responder

    Pues la idea de hacer un juego como denuncia del neoliberalismo me parece buenísima. Lo bueno hubiera sido hacer algo más grande, más llamativo y comercial, para que llegara a más gente, pero en cualquier caso aplaudo el esfuerzo.

pingbacks / trackbacks
  • […] calle… Así han ido saliendo propuestas interesantes sobre las decisiones de la oligarquía (Neocolonialism), sobre las propias manifestaciones (Riot), el espionaje a los ciudadanos (Need to Know)… una […]

  • […] a papá para que nos afloje la paga), ya lo voy bancando fuerte. Al igual que con títulos como Neocolonialism, me parece importante que desde el videojuego también se cuestionen los mitos sobre el triunfo que […]

  • […] apartarme del caso concreto de No Pineapple Left Behind, de los independientes Subaltern Games (Neocolonialism). Con este llamativo nombre y con las mecánicas características de los juegos de estrategia, sus […]

  • […] que el medio avance y permute, sea cual sea el resultado. A mi juicio lo hizo bien y sencillo con Neocolonialism para parodiar y denunciar los desmanes del neoliberalismo, y en la crítica de No Pineapple Left […]

Escribe tu comentario