Por
 In Análisis, Linux, Mac, PC, Zona Indie

A Golden Wake

Análisis

Además de la época histórica a la que se refiere, A Golden Wake, que es el título del juego del que voy a hablar, me trae a la memoria aquellos años dorados de las aventuras gráficas en los que los nombres de ciertas compañías, como Sierra o Lucas Arts, eran suficiente garantía de calidad. En la actualidad, el testigo de aquellas empresas ha sido recogido en buena medida por Telltale Games o Daedalic Entertainment, por ejemplo. También considero que Wadjet Eye Games merece este reconocimiento, dado que es la responsable de haber publicado algunas de las más destacadas aventuras de los últimos años: La serie detectivesca Blackwell, The Shivah y el fabuloso trío de ciencia ficción que componen Gemini Rue, Resonance y Primordia suman un buen currículum vítae. Se entiende, por tanto, que haya seguido con bastante interés este nuevo trabajo de Grundislav Games desde que me enteré que Wadjet Eye Games lo tenía en cartera para su publicación. Con este análisis veremos si el juego ha cumplido mi expectativa.

A Golden Wake es un drama que se desarrolla en escenarios de Miami y otras ciudades de la próspera década americana de los años veinte, hasta la Gran Depresión con la caída de la bolsa en 1929, mezclando acontecimientos y personajes históricos con protagonistas ficticios. Nuestro actor principal, Alfie Banks, es un agente inmobiliario neoyorquino que encarna a la perfección el conocido espíritu liberal del llamado sueño americano, es decir, del oportunista que para medrar en los negocios es capaz de ir desembarazándose de sus escrúpulos, aunque los yanquis nos vendan siempre esa perspectiva amable de la igualdad de oportunidades. En el periplo de Banks a lo largo de una década se retrata una época como pocas veces se ha hecho en un videojuego, al menos por lo que yo conozco, ya que no solamente se recurre a la fidelidad histórica de escenarios y acontecimientos, como la fundación de Coral Gables, el hotel Biltmore o el huracán de 1926, sino que se utiliza la evolución del personaje como ejemplo de la conciencia capitalista americana de los años 20.

Biltmorepool

Y es que aquella década en la emergente Miami fue la del swing y las grandes fiestas, pero también la del hampa y la especulación financiera e inmobiliaria. Fue la ciudad en la que el juego y la permisividad de la aplicación de la ley seca llevaron a duplicar su población en muy poco tiempo. Muy acertada es la visión de Miami en A Golden Wake, que relata el devenir de los acontecimientos coincidiendo con el auge de Alfie Banks y poniendo el énfasis en el documentado argumento. Así pues, el peso del guión está soportado, principalmente, por el relato histórico y por los diálogos y descripciones emergentes. Cabe preguntarse, sin embargo, si la profusión de los textos (que aseguro son abundantes) y la sólida huella de la historia son suficientes para mantener un gran interés en la aventura. Para responder a esta pregunta voy a establecer un paralelismo con el juego The Walking Dead, de Telltale Games. En aquel, la resolución de puzles, las escenas de transición y las de habilidad manual cumplían el papel de engranar en el mecanismo primordial del juego, que era la carga dramática de los textos. Aquella máquina funcionaba porque la historia nos ponía el corazón en un puño, mientras las pruebas de habilidad y los rompecabezas, escasos pero bien calculados, eran las costuras que servían para confeccionar un conjunto superlativo. En A Golden Wake, sin embargo, ni el drama ni el personaje logran la misma afección y empatía que los vistos en la aventura de Telltale Games. Como decía, el argumento tiene el atractivo histórico, que no es pequeño, y las motivaciones de Alfie Banks y el resto de personajes transcurren en un guión más que correcto, pero no cautivador; un guión, además, sin diálogos brillantes y que acaba siendo lineal y previsible.

Quizá estos deméritos no tendrían mucha importancia en una aventura tradicional que se sostuviera al mismo tiempo a base de imaginativos puzles, pero en el juego de Grundislav Games, por desgracia, constituyen un elemento bastante flojo al resultar demasiado sencillos. Por otra parte, se ha intentado mantener la tensión y el ritmo con la elección de las respuestas en las conversaciones, que en ciertos momentos pueden llevarnos a resolver algunos problemas por diversos caminos, lo que añade un aliciente a la aventura, aunque no sea un recurso especialmente decisivo o divertido. Tampoco ayuda en el conjunto del juego su acabado técnico (y no lo digo por los gráficos o la ausencia de opciones de configuración), que es bastante burdo, incluyendo entre otros desaciertos algunas elipsis visuales mal resueltas. Por todos estos motivos el resultado final puede ser decepcionante, teniendo en cuenta el bagaje de Wadjet Eye Games.

¿Es A Golden Wake un paso atrás en la trayectoria de la compañía? Es difícil responder a esta pregunta. Desde luego es un juego que puede resultar menos atractivo al público general, al menos comparándolo con los anteriormente mencionados trabajos, sobre todo para los que busquen una aventura gráfica clásica de puzles. Por otra parte, sin embargo, puede apetecer a quien guste de un drama con un argumento diferente a lo habitual, o para todas aquellas personas que se sientan atraídas por los acontecimientos históricos que relata y por la moraleja implícita, que no es en absoluto desdeñable.

Entradas relacionadas

cyber2
cyber2
Un tuerto hace de guía en el séptimo arte. Un esférico rodando, allá yo tomo parte. Con el rock por bandera y Oscar Wilde en mi credo, ¡cuántas mis aficiones que ni contarlas puedo!
Showing 2 comments
    pingbacks / trackbacks

    Dejar un comentario

    Send this to a friend