En PC, Primeras impresiones

Como comentábamos hace unos días, ya se encuentra entre nosotros la demo de la próxima entrega de la saga creada por The Creative Assembly hace mas de 10 años. Shogun 2: Total War nos devuelve precisamente al inicio de la saga, dejando atrás a las guerras de occidente para llevarnos de nuevo al Japón Feudal.

Antes de que continúes leyendo, he de advertirte querido lector que si vas buscando unas primeras impresiones parciales y objetivas puede que este no sea tu lugar. La saga Total War me ha acompañado durante muchos años a lo largo y ancho de mi camino, dándome cruentas batallas cuando las he necesitado, alianzas, traiciones y tiene buena parte de culpa de ese flotador que recubre mi otrora, duro y deseado abdomen.

Dicho lo cual, empecemos.

La demo liberada (que por cierto pesa casi 7 GB) consta a nivel jugable de un tutorial de campaña y la posibilidad de jugar una batalla histórica. Por otra parte también podemos consultar su extensa enciclopedia, cosa que en este título puede resultar mas necesario que en anteriores entregas. Digo esto porque quien mas y quien menos puede (y debe) conocer la historia de Roma, el periodo medieval europeo, la conquista del nuevo mundo o incluso haya oido hablar de un tal Napoleón, pero mucho me temo que la historia del Japón Feudal no es una optativa habitual en la ESO. Debido a esto, y de cara a disfrutar plenamente del título, conviene darse una vuelta por la enciclopedia y los distintos menús de información para así empaparse de cultura japonesa clásica.

El tutorial de campaña es la parte que mas interesa de la demo. En él jugaremos una “mini partida” (totalmente scripteada) donde aprenderemos a desenvolvernos en el mundo Total War. Mundo, por cierto, que es perfectamente reconocible para cualquier seguidor de la saga, puesto que volvemos a encontrarnos con la misma mecánica de títulos anteriores. Esto no es que suponga un gran “pero” pero es cierto que uno sigue esperando un punto de inflexión en la saga, aunque parezca evidente que en The Creative Assembly están mas interesados en afinar la fórmula que en cambiarla.

Así pues tenemos nuestro conocido mapa gestión, dividido en territorios, donde se desarrollará la mayor parte de la acción. Aquí viene una aclaración: Si nunca has jugado a un Total War y desea introducirte en su mundo por todos esos maravillosos vídeos de batallas multitudinarias adelante, pero puede que no sea exactamente lo que esperabas. Si bien esta saga es conocida por poner 10.000 soldados en pantalla y moverlos con soltura, no hay que olvidar que es en el mapa de guerra donde se desarrolla la mayor parte del título. Las auténticas batallas de Total War se desarrollan en cada turno de juego, donde la cantidad de movimientos que puedas realizar, así como tu capacidad para mantener el control de cada una de las ramas que componen tu nación (en este caso clan) te llevarán a la victoria o al fracaso. Ramas, que por cierto, no son pocas. En esta parte de gestión y administración tendremos que estar atentos a las necesidades de nuestro pueblo, evitar revueltas, recaudar impuestos, expandir nuestro territorio, mejorar nuestra tecnología, reclutar soldados y especializarlos, defender nuestras fronteras, investigar a nuestros adversarios, realizar alianzas o romperlas, llegar a acuerdos comerciales, asentar rutas comerciales por mar y como no, planear nuestro próximo movimiento, entre otras cosas.

Las novedades en esta parte del juego son pocas pero interesantes, todas ellas definidas por el lugar y  momento histórico donde se desarrolla la acción. En general se ha tratado de otorgar cierto “honor” a todo lo que rodea el juego, de esta manera podemos encontrarnos con que el clásico arbol de tecnología ha pasado a llamarse “panel de artes”, donde cada desarrollo de tecnología irá asociado a nuestra honorabilidad como clan. También resulta una novedad la opción de poder dar bonificaciones a los generales de nuestras tropas para aumentar su lealtad o la posibilidad de subir los atributos de los mismo a nuestro gusto y no de manera automática.

En cuanto a las batallas las novedades son mas evidentes, sobre todo a nivel gráfico. El diseño y animación de las unidades es exquisito, da igual si se trata de la caballería o de las flechas de los arqueros, todo ello está cuidado al mínimo detalle. En medio de una contienda de 200 soldados podemos ver como un soldado de caballería clava una lanza sobre un enemigo y cuando éste cae al suelo retorciéndose de dolor, recupera su lanza y agita su caballo para atacar al siguiente enemigo. Mención especial al vuelo de las flechas de fuego y la reacción de los enemigos al recibirlas. Por lo demás sigue un gameplay heredado de sus anteriores títulos, aunque en esta ocasión el asedio a los castillos contendrá puntos de control que otorgarán distintas ventajas.

Shogun 2: Total War no parece que vaya ser un punto de inflexión en la saga. Mas bien parece que su objetivo sea el refinamiento de un método de juego que ha ido evolucionando durante 12 años. No he querido hablar de la I.A en este avance puesto que creo que no sería justo, el tutorial está completamente scripteado y en la batalla histórica su dificultad viene dada por una traición por lo que habrá que esperar a la versión final para comprobar su rendimiento. Otro tipo de “bugs” supongo que se irán subsanando a base de parches, puesto que las flechas de fuego funcionan perfectamente en un entorno nevado cuando en su definición pone que no podían utilizarse con humedad o ciertos fallos en las texturas de alguna unidades que hacen que tengan un brillo irreal. Todo ello facilmente corregible en esta época de parches y actualizaciones que vivimos.

Termino animando a todos aquellos reticentes a este tipo de títulos a que prueben la demo y sientan de primera mano la experiencia que les propone The Creative Assembly, al fin y al cabo ¿quien no lleva dentro un dictador con ansias megalómanas?

Entradas Recientes

Escribe tu comentario