COLABORA EN NUESTRO PATREON

The Last Dogma: Metahumor absurdo

“El fin de la humanidad es un día normal de curro para Sebastian Arise”

The Last Dogma nos llega con esa declaración de intenciones, confesándose como comedia negra muy basada en títulos como Jazzpunk o The Stanley Parable: un ejercicio de humor referencial, con voz en off, trama absurda, locura y slapstick poblando su escenario. Y es de celebrar que se siga incorporando la comedia como género a esto, que es de los que más ausentes han estado (como género, no como elemento). ¿FPS con elementos de aventura? Al menos así parece que se presenta.

Miremos a su escenario: un 1999 distópico en el que los Estados Unidos tratan de dominar el mundo (sic), con un Reino Unido gobernado por el dictador iraní y Yugoslavia invadida por un montón de países, en vez de desinvadiéndose a sí misma. Encarnaremos a Sebastian Arise, un agente secreto que en una misión rutinaria tratando de capturar a un traficante de armas acaba perdido en un pueblo de cultistas cristianos caníbales. El mundo se irá a la mierda, y de ahí; a viajar atrás en el tiempo a 1366 a solucionar el entuerto, enfrentarse a demonios que se alimentan de sus emociones y superar la red de intrigas que cubre todo.

Completa la tontería una campaña secreta donde encontrar al narrador, chanzas por doquier y hasta un doblaje profesional.Soy partidario de que si vas a hacer algo que sea absurdo llegues hasta el final, y parece que Sasha Darko, la mente pensante (?) detrás de la obra, está de acuerdo. Da la sensación de que no va a quedarse a medio gas, y que hará todo el uso posible del humor y los memes de los propios videojuegos.

Ahora, ¿funcionará tanto como juego como lo hace como parodia? Pueden ustedes comprobarlo en la demo y luego correr a votarlo en Greenlight o comprarlo directamente.The Last Dogma en IndiegamestandGreenlight

X