COLABORA EN NUESTRO PATREON

Crowsworn busca añadir estilo al metroidvania

Y parece que lo consigue

Crowsworn

La saturación videojueguil ha dejado patente la necesidad de encarar cada proyecto con, al menos, una característica fácilmente definible que enganche con el posible comprador. Los géneros murieron hace mucho tiempo y el academicismo que trata de revivirlos no son más que una suerte de Victor Frankenstein con menos talento. Crowsworn es aparentemente un metroidvania que se va disolviendo con diferentes mecánicas heredadas de aquí y de allá mientras ofrece un acabado visual con ecos de Hollow Knight y Bloodborne. Esta gente sabe lo que hace.

Crowsworn nos lleva a la fantástica tierra de Fearanndal, otrora un lugar lleno de vida que se ha ido desvaneciendo con el tiempo mientras era invadido por criaturas de pesadilla. Nuestro protagonista se despierta en una tumba sin nombre. Desorientado, sólo trata de reproducir los pasos que le llevaron a esta situación. Entre tanto llegará Angsthel, un ruinoso pueblo en el que sus habitantes hablan de un mundo maldito por un dios oscuro, un mundo obligado a una penitencia perpetua por los pecados de sus padres.

La influencia estética de Hollow Knight es incuestionable. Crowsworn utiliza recursos estéticos muy similares y los viste de una capa Miyazaki que comienza desde ese inicio de héroe sin nombre y gente dando la turra con una maldición eterna. Apuesten por una narración fragmentada y no enterarse mucho de qué va la historia. Por lo demás, lo que tenemos son unas animaciones excelentes, combates que huyen del cuerpo a cuerpo para centrarse en combinaciones de armas a distancia y una progresión de habilidades que nos permitirán ir alcanzando diferentes zonas inaccesibles en un primer momento.

Actualmente Crowsworn se encuentra buscando financiación a través de Kickstarter. La cantidad inicial para sacar el proyecto adelante era de 85.000€ y ya han recaudado casi 300.000 a falta de 25 días para que termine la campaña, por lo que sólo queda por ver hasta dónde son capaces de llegar. Su salida está prevista para diciembre de 2023 y la cantidad mínima a aportar para llevarse una copia digital a casa es de 20$ canadienses.


Página oficial

X