Chernobylite: Volver a Prypiat

Javier Alemán

Siempre acabamos volviendo a Chernobyl. La fascinación con la malograda ciudad de Prypiat, la zona de exclusión y su reactor nuclear fallido no cesa; y cuando no es S.T.A.L.K.E.R. es algún otro intento de sucesor el que nos lo propone. ¿Por qué este hechizo? Probablemente parte de ese extraño idilio venga de lo simbólica que fue la ciudad, un faro de luz para toda la URSS en la Ucrania aún soviética y una de las más avanzadas ciudades planificadas. Y luego el fracaso, la radiación como mensajero invisible de la muerte y la vida que sigue sin el ser humano. ¿Cómo no volver una y otra vez e imaginar qué será de un mundo que ya no nos necesita? Ese es el plan de Chernobylite.

Si hace unos meses nos quedábamos locos con Isotopium, que nos hacía movernos por una representación de la ciudad; Chernobylite ha subido la apuesta. Sus creadores, The Farm 51, han decidido ir más allá en el alarde de puta locura y se han adentrado en la zona de exclusión a escanear con drones el escenario y tomar materiales para representarlo en tres dimensiones en el juego. No sé si será la imagen más cercana a la realidad del lugar, pero tiene pinta, ¿no?

Pero al final Chernobylite no quiere ser un mapa mudo de Prypiat, sino un videojuego, y su propuesta a todos nos suena: adentrarnos en la zona con un físico extrabajador de la central en busca de su mujer desaparecida. Allí encontraremos a cazadores de tesoros y todo tipo de criaturas extrañas, con la promesa de una historia que esté a la altura del trabajo de diseño previo.

De la parte de la historia no me fío, pero merece la pena entrar en su Kickstarter para ver el tremendo esfuerzo que están poniendo en recrear la ciudad y sus alrededores. ¿Cuánto tardaremos en volver de nuevo?

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend