COLABORA EN NUESTRO PATREON

Best Month Ever!: el último viaje

Una madre y su hijo contra la carretera

Best Month Ever!

Hace unos días, y a raíz del estreno de Las leyes de la frontera, hablaba con un amigo acerca de cómo el situar una trama dentro de una época afecta al propio tono del discurso. No se trata ya de adecuar lenguaje, vestuario y demás elementos dentro de un contexto, sino de cómo ese contexto va dando forma en mayor o menor medida a la propia narrativa. Best Month Ever! nos sitúa en los Estados Unidos de los 60, lo que inmediatamente conlleva que en nuestra cabeza comience a sonar House of the Rising Sun mientras recordamos toda la imaginería pop asociada a la época.

Best Month Ever! es un point & click que nos cuenta la historia de Luise y su hijo Mitch. Como madre soltera, la vida para Luise es dura y llena de obstáculos para llegar a fin de mes, pero ya saben, las cosas siempre pueden ir peor. Luise es diagnosticada con una enfermedad terminal que le deja con un mes de vida. Un mes para enseñarle todo lo que sabe a su pequeño hijo de ocho años. Un mes para lanzarse a la carretera y vivir toda una vida de tiempo robado.

Desarrollado por Warsaw Film School Video Game en colaboración con Film Production Studio, Best Month Ever! trata de evitar caer en los tropos habituales del género cambiando la dificultad en los puzles por la dificultad de elección. La historia está narrada por Mitch, quien recuerda ese último mes con su madre. Gracias a ello, no habrá opciones malas, sino opciones que repercutirán en la personalidad de Mitch y cómo esta ha afectado a su futuro. El giro es interesante y hereda esa línea de “y si…” que abrió The Walking Dead y similares, con la diferencia de que creo que es mucho más audaz aplicarlo a la personalidad del personaje que a las consecuencias del resto de personajes dentro de una trama ramificada.

Best Month Ever! tiene todo sobre el papel para proporcionar unas cuantas horas de sentimientos a flor de piel. La clave para conseguirlo estará en ver si esa relación entre Louise y Mitch consigue traspasar la pantalla para tocarnos el corazoncito.

De las pocas tramas videojueguiles basadas en una madre y su hijo hablamos si quieren otro día.


Página oficial

X