In Análisis, PC, PS3, Recomendados, Xbox 360

ESTE ANÁLISIS ES PARCIAL Y SUBJETIVO.

LAS IDEAS DE SU REDACTOR SON POBRES E INSUSTANCIALES.

DEBIDO A SU CONTENIDO LES ACONSEJAMOS QUE NO LO LEAN.

En 1997, Trey Parker y Matt Stone decidieron dar al mundo una serie animada de contenido adulto en la que no dejar a nadie indiferente. A pesar de lo limitado de sus dibujos, que se hizo capturando con fotografías plano a plano con figuras de cartón, no tardó en ganarse el corazón de millones de espectadores en todo el mundo.

No es un secreto que soy un apasionado de la serie. Sin ir más lejos, en esta web y otros lugares de internet soy “conocido” como Awesom-O, un robot de cartón con el que Cartman intenta meterse en la vida de Butters. Es por ello que cuando allá por 2011 Game Informer mostraba lo que iba a ser el juego, con guión de los mismos creadores y de la mano de Obsidian, mis ansias por poseerlo llegaron a límites insospechados. Muchos fueron los problemas que tuvo que afrontar este título, con cambio de compañías incluido, pero finalmente y tras 3 años de espera finalmente lo podemos DISFRUTAR.

cartman

Destaco DISFRUTAR como la palabra clave de este “South Park – La Vara de la Verdad por muchas razones que trataré de mostraros a lo largo del análisis. Sobre todo deberéis haceros a la idea de con este juego VIVIREIS un capítulo de South Park, con todos sus diálogos, personajes carismáticos, la mala leche y lo políticamente incorrecto. Todo eso y mucho más, ya que no se han limitado a meter un montón de referencias y aprovechar una licencia con encanto. Han creado el mejor juego basado en una franquicia televisiva o del cine.

SoT_5

La Vara de la Verdad es un RPG por turnos que se sitúa en el apacible pueblo de South Park (Colorado). Somos un chico nuevo que acaba de llegar a la ciudad con su padres. No sabemos nada de nuestro pasado y no parece que seamos muy locuaces, pero tenemos ganas de hacer nuevas amistades. Así que salimos de casa y nos topamos con nuestro vecino, Butters que nada más vernos desea ser nuestro amigo en Facebook. El chico nos propone unirnos a su grupo de humanos que desean luchar contra los elfos, así que lo acompañamos a casa de Cartman, el mago que custodia la vara de la verdad.

Un inicio sencillo para una tarea, a priori, sencilla. Es ahora cuando deberemos elegir nuestra raza: Guerrero, Mago, Ladrón o Judío (Mejor raza de la historia).

Cada uno posee habilidades únicas, así como armas propias. Una vez decidido, nos ponemos nombre y… a la aventura (Gilipollas).

Tenemos libertad (casi) absoluta para movernos por el pueblo. Visitaremos cada casa, cada tienda, cada localización que hemos visto miles de veces en la tele. Podremos hablar con los personajes que nos crucemos, tirarles pedos o golpearles con nuestro arma. Conforme entablemos amistad con los lugareños, iremos añadiendo nuevas misiones secundarias, que nos harán visitar nuevas zonas y obtener nuevos objetos. La cantidad de ítems que podemos recolectar es absurdamente enorme y todos con referencias claras a la serie.

En nuestros paseos no son escasos los peligros, ya que cada poco tiempo veremos a un grupo de elfos dispuestos a darnos guerra. Para iniciar un combate debemos golpearlos o esperar que ellos se abalancen sobre nosotros, teniendo la prioridad. Estas batallas se producen por turnos, manteniendo el modo clásico visto en muchos RPGS japoneses que todos conocemos.

En cambio durante los combates de manera constante deberemos hacer uso de algunos botones, lo que le dota de mucho dinamismo. Esto se traducirá en bloquear parte del daño recibido, hacer contraataques, realizar golpes más potentes o mejorar el efecto de las magias. Todo se muestra en pantalla para que tengamos claro que se necesita en cada momento.

SoT_2

Cada victoria nos dotará de experiencia que nos valdrá para mejorar en nuestras estadísticas, así como para mejorar las habilidades. Por suerte no realizaremos la aventura solos, ya que en todo momento tendremos la compañía de un amigo que pondrá a nuestro servicio su espada (o arco, palo, ballesta, etc.) y que controlaremos en los combates, pudiendo usar su habilidad especial, así como cambiarlo en cualquier momento.

Nuestra aventura nos dotará de diferentes poderes que podremos usar mientras paseamos por este amigable pueblo. Deberemos interactuar con los habitantes y el escenario, ya que muchos caminos permanecerán ocultos al principio y solo con ciertas habilidades seremos capaces de alcanzarlos. A su vez nuestro potente culoserá protagonista y no serán pocas las ocasiones que lo deberemos usar con los mejores y más refinados fines.

Como decimos todo depende de cómo interactuemos con los demás. Nuestros amigos en Facebook son muy importantes ya que nos permitirán obtener nuevas ventajas. Algunos incluso nos ayudarán en combate como invocaciones al más puro estilo Final Fantasy. Es por ello recomendable hablar con cada persona que nos crucemos ya que puede tener algo vital para nosotros.

Como decimos todo depende de cómo interactuemos con los demás. Nuestros amigos en Facebook son muy importantes ya que nos permitirán obtener nuevas ventajas. Algunos incluso nos ayudarán en combate como invocaciones al más puro estilo Final Fantasy. Es por ello recomendable hablar con cada persona que nos crucemos ya que puede tener algo vital para nosotros.

Gracias al motor gráfico tendremos todo el tiempo la sensación de estar viviendo un episodio de South Park. Cada nueva localización es un homenaje a la serie, con rincones que hemos visto y objetos que nos recuerdan a algún momento puntual. El aspecto visual está cuidado al máximo, así como el sonoro. Las voces originales, que para nuestra satisfacción vienen acompañadas con unos subtítulos traducidos a la perfección. Quizás haya momentos en los que la música podría ayudar más, ya que nos veremos paseando con el más absoluto silencio.

Esta experiencia no podría ser completa sin el sentido del humor característico de estos personajes. South Park: La vara de la verdad es posiblemente el videojuego más gracioso de todos los tiempos. Es imposible no reírse (o partirse de risa si eres un fan) cada pocos minutos. La sonrisa no desaparecerá de tu cara en ningún momento y saben cómo sorprenderte a cada paso. No sólo las situaciones inverosímiles, sino los diálogos magistrales, reacciones a los pedos o los enemigos que nos enfrentaremos. Todo está creado para que te diviertas.

Por supuesto no es un juego perfecto, ni lo pretende. Durante nuestra aventura puede que nos crucemos con algunos bugs (nada importante o insalvable), no nos enteremos realmente de lo que debemos hacer o tengamos una sensación de vacío. A pesar de ser un juego pensado para tomárselo con calma, a algunos les puede parecer demasiado lineal y corto. Terminar la línea argumental principal no nos tomará demasiado tiempo y tampoco resulta difícil, es por ello recomendable intentar las misiones secundarias que son la salsa del juego.

La mayoría no dejan de ser un corre ve y diles que tanto vemos en sagas como GTA. Lo bueno son las recompensas, ya que todas nos proporcionarán mejores armas, trajes o nuevos amigos. Dentro de estas tareas secundarias, la mejor sin duda es la búsqueda de los Chinpokomon. Estos muñecos son la versión de South Park de los famosos Pokemon. Estarán ocultos por el escenario y en muchas ocasiones inaccesibles hasta que tengamos nuevas habilidades. Un añadido que sólo puede causar admiración por el detalle que han querido mostrar.

South Park: La vara de la verdad es la excusa perfecta para aquellos que no le han dado una oportunidad a esta serie animada para que la inicien (o retomen). Para los fans es el sueño húmedo que tantos años hemos esperado y que los títulos que salieron en la época de Nintendo 64 no supieron captar.

Por desgracia la alegría nunca es completa y para gente como yo, que conoce cada detalle de los dibujos, da la sensación que se han dejado algunos personajes importantes o que no han metido en la versión final algunas cosas que habíamos leído durante estos años de desarrollo. A su vez, siendo de Obsidian, se echa en falta más profundidad y decisiones vitales para la aventura. Como soy una putilla de South Park les acabo exigiendo lo máximo.

Como habréis adivinado es un recomendado de Nivel Oculto por todas las razones que he intentado mostraros a lo largo del análisis. Por desgracia cuando se haga balance de lo mejor del año no estará en ninguna de las listas (en la mía por supuesto sí), por los factores conocidos: Sale a principio de año, no es un gran lanzamiento y al final parece para un público reducido. Olvidaros de esas manidas razones y dadle una oportunidad, cuando tengáis un ataque de risa os acordareis de mis palabras.

Awesom-O
Awesom-O
Aficionado a lo retro y seguero de cuna, no teme enfrentarse a juegos cuya dificultad le sobrepasan. Abandonó las consolas para hacerse pecero y a veces hace vídeos sin gracia.
Showing 3 comments
  • Ekon Molina
    Ekon Molina
    Responder

    Espectacular análisis, tanto en diseño como en su texto tan bien trabajado.

    Me habéis vendido el juego, perras.

  • Javier Alemán
    Javier Alemán
    Responder

    Antes de entrar ya me lo habías vendido, porque llevo desesperadito por catarlo desde que se anunció: la mezcla de South Park y Obsidian tenía que dar lugar a puro HAMOR. Me lo has confirmado y ya está temblando mi cuenta bancaria en previsión de lo que voy a hacer en cuanto cobre

pingbacks / trackbacks
  • […] tacto del saxo en vuestra boca mientras lo sopláis y sólo emite tontunas. Aún no he jugado a South Park: La Vara de la Verdad, y creo que hasta entonces, Jazzpunk será el videojuego con el que más me he reído por segundo […]

Dejar un comentario

Send this to a friend