COLABORA EN NUESTRO PATREON

Análisis: Echo of the Wilds

Análisis: Echo of the Wilds 1

¡Qué bonito es el bosque, con sus senderos, merenderos y lugares donde hacer barbacoas con los amigos! ¡Qué fantástico es llevarse una tienda de campaña y acampar en un claro, con una neverita portátil y un bocadillo de tortilla! Porque no nos engañemos, eso es lo que conocemos la mayoría sobre el bosque, el mayor contacto que hemos tenido con la naturaleza. Mis años de boy scout pueden atestiguar que no he ido mucho más allá de eso, añadiendo caminatas más largas que un día sin pan. Eso es el bosque, eso es la naturaleza.

Pero no, eso no es el bosque. La espesura y las montañas, al igual que la frontera y las islas, son lugares de leyenda. En el pensamiento medieval, todo lo raro y malvado se oculta entre las ramas de los árboles, en una noche donde la luz de la luna no puede penetrar. Las brujas y las criaturas salvajes se agolpan y celebran sus rituales extraños a la vez que asaltan a los viajeros que osan adentrarse en el bosque. Los monstruos se esconden bajo las raíces de los árboles y los chamanes degluten esa misma corteza para ascender montañas tanto geográficas como metafóricas. Hänsel y Gretel se pierden y corren el riesgo de ser devorados, y sólo cosas malas te esperan en la obra de David Vann, lejos del romanticismo naturalista.

Ése es el mundo salvaje de Echo of the Wilds, una naturaleza inconquistable que engulle al protagonista. ¿Qué hacemos en el bosque, por qué estamos allí? Nuestra epopeya tiene mucho de viaje de descubrimiento, de abrazar la naturaleza nómada y casi animal del hombre que fuimos hace muchísimo tiempo, antes de establecernos en poblados. El bosque de Echo of the Wilds es una especie de Silent Hill, un túmulo dedicado a los recuerdos difusos del protagonista y a la situación que le ha llevado hasta allí.¿POR QUÉ NO PUEDES SALIR DEL BOSQUE?¿QUIERES SALIR DEL BOSQUE?¿QUIERES SALIR DEL BOSQUE?PUEDES IRTE CUANDO QUIERASPERO NO ESTÁS LISTO, ¿VERDAD?NO TE IRÁS HASTA QUE ESTÉS LISTOUno sentiría la tentación de pensar que Echo of the Wilds es uno de esos juegos de supervivencia que tan de moda están últimamente. Por ejemplo, el mismo Don’t Starve se desarrolla en una especie de bosque, con sus engendros que quieren devorarnos (si no nos los comemos nosotros antes).

Y en un principio, eso nos parecerá. Tenemos sed y hambre que sólo podremos paliar recolectando comida y buscando aguas frescas de las que beber. Los días son cortos y nos permiten explorar pocas zonas hasta que llegue la noche, que nos arrebata algo de vida salvo que la pasemos con una hoguera lo suficientemente potente para preservar nuestro menguante corazón. Recolectamos todo tipo de útiles y podemos fabricar herramientas sacrificando comida a cambio de conocimiento y por el camino encontraremos cosas cada vez más extrañas.

Sí, parece un videojuego indie de supervivencia y se juega con un foco en ella. Pero no es nada de eso.Realmente Echo of the Wilds es una aventura con una gran carga narrativa, pero está debajo de las mecánicas de supervivencia y de la sucesión de días buscando algo que llevarnos a la boca. La comparación antes con Silent Hill no es gratuita, pues entronca con la temática de la memoria y el pasado que no podemos dejar atrás, y suma la mitología propia de los lugares salvajes: las alucinaciones, la extrañeza, los dioses astados…

Y es un videojuego realmente difícil. A veces de forma inintencionada (las builds anteriores a la actual colgaban el juego y había que volver a empezar de cero) y la mayoría, con toda la intención. Se puede hacer un poco monótono y requiere prestar mucha atención y saber tomar decisiones: si no, nos veremos repitiendo el mismo esquema todos los días, yendo a un lugar seguro a buscar madera y comida y directos a dormir. Insisto: es jodidamente difícil, es un maltratador cerebral que quiere contarte algo, pero te va a exigir sudor y sangre para hacerlo.

Hasta cierto punto es curioso que sea tan complicado viendo su envoltura: sus diálogos tienen un tinte humorístico y naíf y visualmente es una pequeña delicia en pixelart: parece un regalito y una diversión edulcorada, pero es un viaje tortuoso por el bosque y tendremos que sufrir para sanar. Por el camino ha podido con uno de nuestros redactores, incapaz de terminarlo, y a mí ha conseguido hacerme enloquecer mientras corro por las montañas.

¿Y tú qué debes hacer, te preguntas? Creo que lo sabes, pero aún no te has dado cuenta.Echo of the Wilds en Steam

X