COLABORA EN NUESTRO PATREON

Análisis: Darksiders 2

De entrada prometo no hacer ninguno de esos chistecillos fáciles que he leído en otros análisis de Darksiders 2 del estilo de “Muerte vive”, “un juego de Muerte” o “este Muerte está muy vivo”. La nueva aventura de Vigil Games merece ser tratada con cierto respeto porque, aunque no alcance la excelencia que hacía presagiar, sí es uno de los lanzamientos más honestos con el jugador y consigo mismo que podemos encontrar. Es curiosa la sensación que deja el juego al concluir las en torno a 25 horas que dura (súmale unas cuantas para misiones secundarias); Darksiders 2 afina los principales puntos flojos del primero, en especial el sistema de combate, pero falla en lo que hizo a la historia de Guerra un juego tan destacable: el ritmo de juego. No me malinterpretéis, lejos de lo que se pueda esperar de los videojuegos actuales, Darksiders 2 se aleja de la acción: según las estadísticas de ambos juegos en el primero combatí la mitad del tiempo mientras que en el segundo menos de una cuarta parte. Así que ahora pasas mucho más tiempo haciendo cosas que no sean pelear y, aún así, el sistema de combate ha mejorado exponencialmente: Muerte es un personaje mucho más ágil que Guerra (por cierto, según la Biblia Guerra no es su nombre, sino lo que representa; sólo Muerte tiene nombre propio en el Apocalipsis original), lo que genera enfrentamientos más dinámicos. El poco funcional sistema de bloqueo y contraataque del primero se sustituye por unas sorprendentemente satisfactorias evasiones, y aunque el número de combos no aumenta demasiado, sí están más diferenciados. Muerte emplea un par de guadañas (por cierto, lo de la guadaña de La Muerte es cosa de la cultura popular, según la Biblia llevaba una espada) que vendrían a ser un golpe de velocidad media, que se alternan con el arma secundaria, que puede ser rápida o lenta (hay muchas armas secundarias, pero no se diferencian en más que eso). Del mismo modo los repetitivos movimientos de finalización que aparecían siempre en el primero saturando al jugador aquí sólo aparecerán muy de vez en cuando, y serán además de gran ayuda ya que acortan el combate.

El diseño artístico se beneficia de un toque “cartoon” más marcado, superando con creatividad las evidentes limitaciones técnicas.

El problema es que el combate ha mejorado tanto que ahora apetece luchar, pero hay mucho más tiempo sin peleas y las cosas que hacemos durante dicho tiempo no están al mismo nivel. Los puzles, aunque entretenidos, nunca llegan a suponer un reto, y las plataformas son tan guiadas y automáticas que carecen por completo de interés, quedándose en una forma de hacer accesibles cómodamente unos escenarios más verticales. Estos dos elementos se intercalan durante periodos de tiempo demasiado largos, en los que estarás deseando que aparezca algún combate, lo cual es exactamente lo opuesto al efecto que generaba el primer juego. Es un tedio motivado especialmente por la falta de objetivos; frecuentemente sentiremos que nos están haciendo dar rodeos para alargar el juego artificialmente gracias a un argumento que no avanza y a algunas mazmorras diseñadas con el fin de que eches en ellas más tiempo del que merecen. Ejemplo real: tienes que llegar a un sitio, para ello necesitas una llave, el que tiene la llave te pide un favor a cambio que es convencer a tres tipos, cada uno con su mazmorra, de que hagan algo y, a su vez, uno de los tres tipos tiene la desfachatez de pedirte otro favor mas. Puedes fácilmente tardar 5 horas en hacer esto, tiempo durante el cual el argumento no avanza en absoluto, dejando toda la motivación necesaria para seguir progresando en la jugabilidad y… el rol. Y es que uno de los añadidos más gratificantes e inesperados de Darksiders 2 son los componentes roleros, muy bien introducidos. Hay que subir niveles de experiencia para poder usar armas y equipo mejores que comprarás u obtendrás tras los combates. Sin ser la panacea beneficia enormemente al juego por tres razones: 1. fomenta la exploración y el abrir cada cofre; 2. aporta variedad al combate obligando a adaptarse a lo que se tenga equipado (no juegas igual si tu equipo potencia la fuerza que si potencia la magia) y; 3. consigue picar un poco lo de subir niveles y mejorar al personaje (aunque muy lejos de los enfermizos niveles de adicción de los juegos de rol al uso). Existe un problema con esto de mejorar al personaje y es que descompensa el juego: asumiendo que juegues en difícil, es desesperantemente difícil (y emocionante) al principio, y un paseo al final. El problema de la dificultad se extiende a la exploración; no sé muy bien por qué, quizás porque son más difíciles de encontrar o porque son más necesarios para progresar, pero ahora los cofres aparecen en el mapa en todo momento, con lo que no hay que dar vueltas para asegurarse de no dejarse nada importante. Es cierto que hay que buscar más objetos, pero no es nada gratificante encontrar algo que está en un lugar recóndito e inaccesible si te lo han señalado con el dedo.

Estos adorables animalitos no paran de hacerse carantoñas, dan ganas de llevarse uno a casa.

De Darksiders dije que su clave era el ritmo de juego; lo bien que intercalaba sus distintos elementos. En Darksiders 2 esta sigue siendo la piedra angular del juego, pero está peor resuelto, no sólo por lo poco que progresa el argumento y las partes demasiado largas de puzles y plataformas que mencionaba antes, sino por el estancamiento de ciertas secciones. Por un lado, aunque el diseño artístico es soberbio, las zonas del juego no se alternan; jugarás todo el bosque del tirón, después todas las ruinas, etéctera, lo cual hará cansinas las ambientaciones frente al cambio más constante del primero. Y a nivel jugable sucede algo parecido: es un juego menos variado. Apenas hay sucesos en la línea del combate a lomos de un “bicho” volador o la competición de a ver quién mata a más ángeles del primero. Esa era una de las claves del juego de Guerra, lo variado e imprevisible que resultaba. Del mismo modo, cuando aparece algo novedoso se abusa de ello; hay una sección en que portamos un arma de fuego. Al principio resulta divertido, pero acaba durando más de una hora, lo que la convierte en tediosa y repetitiva porque además no se combina con otros elementos; sólo disparamos. Es un ejemplo de elemento que se podría utilizar varias veces en el juego durante unos minutos y sería siempre bienvenido, pero que aparece una sola vez y amarga la partida (incluso la banda sonora, que es más que buena durante la mayor parte del tiempo, en esta parte es bastante insufrible). No puedo finalizar sin mencionar uno de los grandes aciertos del juego: las misiones secundarias. Mucho más interesantes y abundantes que en el primero, añaden ese respiro de la aventura principal que el juego tanto necesita en algunos tramos. De hecho es aconsejable no dejar pasar mucho tiempo desde que te las encarguen o habrá jefes finales que serán poco más que un paseo. Mención aparte merece El Crisol, una especie de circo romano donde combatiremos por rondas a cambio de recompensas. Largo y tremendamente difícil y exigente, se beneficia de que los jefes finales esta vez sean de habilidad pura y dura más que de encontrarles el truco. A su vez fomenta la parte de mejorar el personaje y alarga la vida del juego.

Muerte no puede pasar por entre estas rejas, tiene que abrirlas. Vale, pero entonces que no las hagan más anchas que él.

Que no os engañe el cúmulo de críticas y defectos que saco al juego: este análisis viene fuertemente influenciado por las hypeantes reviews que he leído que pasaban por alto la mayoría de estos errores. Me gustaría que si Joe Madureira y su equipo me leyesen supiesen cómo creo que se puede mejorar su juego para las más que probables futuras aventuras de Disputa y Furia (Jinetes del Apocalipsis inventados, por cierto, los reales serían Victoria y Hambre). Pero ello no significa que Darksiders 2 no sea un gran juego, porque lo es. De lo mejor en su género en los últimos años, ofrece una dirección artística que os hará ejercitar el pulgar derecho para enfocar algunos de los escenarios más bonitos de esta generación. Así mismo tiene una mezcla de puzles-plataformas-combates que, aunque no siempre esté todo lo bien dosificada que podríamos desear, sí hace muy placentero el dejar pasar las horas mientras recorremos sus enrevesadas mazmorras. Y si eres de los que valoran la duración a la hora de invertir en un juego, con Darksiders 2 puedes estar seguro de que tu dinero será rentabilizado. Tiene sus momentos flojos, pero también tiene unas últimas 2 horas memorables, con un ritmo y una épica intensificados y una última mazmorra que debería estar en cualquier manual de “Cómo diseñar mazmorras en videojuegos”. Quizás si no se hubiese estirado tanto el chicle y el juego hubiese sido más corto toda la experiencia habría sido más cercana a este momento final, aunque claro, eso sólo es un “quizás” según el cual sería uno de los mejores juegos de la historia…

Algunos escenarios son dignos de una postal. Muerte no ha podido disimular su melancolía al contemplar esta puesta de Sol aérea, menos mal que lleva una máscara.

En definitiva Darksiders 2 altera las dosis y añade cosas nuevas, pero en esencia mantiene la misma fórmula de mezclar elementos de muchos juegos y géneros. No conformarse con el inmovilismo traiciona las intenciones del estudio y hace al juego perder una pequeña porción de lo que hizo tan especial al primero. Una parte pequeña, sí, pero lo suficientemente grande como para que no iguale la excelencia de los juegos a los que imita o la excelencia que, creemos, podría llegar a alcanzar. Ello no impide que estemos ante una experiencia más que recomendable, muy disfrutable e imprescindible si te gustó el primero o buscas algo parecido a Zelda fuera de las consolas de Nintendo. En cierto modo la clave sigue estando en el mismo lugar que en Darksiders: el juego consigue sobreponerse a sus múltiples defectos y merecer la pena, y eso ya es más de lo que consiguen muchos.

  1. Biva y Vrabo. Se lo digo sin ningún rodeo: es el mejor análisis que he leído en castellano. Destacando sus puntos negativos pero sin crucificarlo por ello. BIEN.

    Yo lo jugaré tarde o temprano, aunque ahora estoy inmerso en una economía de guerra que creo que me dejará un tiempo sin novedades a un precio superior de 10€.

    1. la verdad q estubo bueno felicito al q realizo la descripcion del juego.
      Lo termine … lo senti y ame como si fuera una novela..
      Gracias

    2. Sinceramente, muerte debería de tener algunas habilidades de guerra, como subir más rápido por las ramas de las paredes o lo que quiera que sea eso, salta muy poco, como guerra, por ejemplo del suelo a un escalón, por no hablar del caballo no me hace mucho desesperacion. Los gráficos son muy coloridos me parecen buenos y hasta veces relajantes, hay muchas puertas y escondrijos, a veces hasta demasiadas, especie laberinto y lo mismo pasa con las escaleras, un saludo.

      1. es q ia termine apenas el juego y bueno  cuendo mato a enemigos q me encuentro muerte no sube de nivel (la rallita q esta arriba de ralla de salud) no se si es por q ia termine el juego o x q le aumente la dificultad o por q

        1. muerte no sube mas por que deves empezar el siguiente nivel.
          Ya que es un rpg entre mas dificultad mas nivel osea(los enemigos son muy bajo nivel para darte mas exp)

  2. hola este analisis es correcto, no puedo negar q el juego es tal y como lo describes, lo feo del juego q eso si nunca me va a sacar de la cabeza son los defectos q ha tenido, como x ejemplo el PSICAMERON, la Torre de Cristal y la ciudad donde enfrentas al ESCRIBA, ya q x desgracia no tenian salida, no indicaba por donde o se aperturaba un portal para transportarse a otro lugar ya que si juegas las otras areas si tenian una salida, tube q ponerme a buscar por internet como salir del PSICAMERON para asi aprender a salir mas rapido y moverme mas rapido a otros sitios, otra cosa son los COFRES ya que hay lugares donde no les encuentras el camino por donde llegar a ellos y claro algunos objetos q reunir, tambien el extraño pantallon oscuro q se pone al momento q MUERTE enfrenta a SAMAEL despues de q lo derrota, sale la escena luego se pone oscuro y salen como si ambos se quitaran vidas y los numeros saliendo eso me dejo pensando que rayos fue eso, fue mi compu o es parte del juego pero cuando volvi a pelear con el ya q el juego rara vez se me loqueaba ya q lo habia matado pero a partir de la mitad medio como q se aloco y no se tenia sentido, pero x desgracia justo cuando le gane sale la pantalla negra y fu mori, bueno ps lo volvi a enfrentar y esta vez dio normal pero aun asi volvio a salir el pantallon negro entonces dije q era un defecto del juego x q es muy raro q pase eso, sera acaso q no sabian como poner la escena en q MUERTE derrota a SAMAEL, bueno eso si q esta bien feo x q la verdad no me gusto esa parte, bueno todas esas cosas q he visto en este juego, aun sigo jugando el 1 ya q pa mi suerte aun no puedo pasar la parte en la q enfrento al gusano gigante XD ese lo deje ahi tal vez lo avance despues bueno ps eso es todo, suerte con tu pagina y una excelente opinion, felicidades.

  3. Creo que tu analisis es de los mejores que he leido, sobre todo con lo de Dar Rodeos para seguir avanzado en el Juego, tambien senti lo mismo, niveles que se alargaban demasiado para hacer una tonteria como conseguir una llave, Abrir puertas, Hablar con fulano, este Fulano te manda a hacer varios cosas, luego que lograr hablar con este fulano, te mande a que hables con otro para poder volver con el, es bastante tedioso todo esto.

    Creo que este es un juego para no mas de 10 horas, sin tanta parafernalia, como God of War, que es mas directo a la accion y mas lineal.

    Pero bueno, ahorita lo estoy re-jugando para terminar las misiones secundarios y pasar el laberinto de las Almas

    1. Amigo disculpa si te ofendo pero eres muy noob xD desde la primer mision cuando vas al caldero te aparece una explicacion de como hacer un viaje rapido. Eso es lo que tenias que hacer en los lugares que tu dices que “no tienen salida”. Si eres de los que solo le dan siguiente, siguiente y se saltan todas las explicaciones por eso te paso eso 🙂 Respecto a lo del analisis que “no tiene accion” creo que se compensa con el crisol cuando lo desbloqueas todo tiene 101 oleadas para que mates a tu gusto todo lo que quieras.

  4. Se que hace años que publicaste esto pero la cita: “(por cierto, según la Biblia Guerra no es su nombre, sino lo que representa; sólo Muerte tiene nombre propio en el Apocalipsis original)”
    No es correcto. “Muerte” se llama el caballo del jinete rojo.

    un saludo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X