The Universim: Conquistando el universo

Juanma

Una confesión: Siempre he sido un repelente. Ustedes lo intuían porque se pasan por aquí de vez en cuando pero mi círculo lo sabe. Aún así me siguen soportando y algunos incluso queriendo. Eso les honra. En fin, a lo que voy: repelente. Cuidado, no confundamos repelente con niñato insoportable. Yo me refiero más bien a ese niño algo callado que prefiere leer un cómic a jugar a tirarse piedras a la cabeza. Uno puede ser repelente hasta cierta edad, yo diría que los catorce años es el límite. A partir de ahí el adjetivo varía, aunque sigue siendo igual de despectivo. Te conviertes en el rarito, el friki, el informático o el que tiene mucho tiempo libre porque ve muchas series. No le gustamos a la sociedad, por lo que una de nuestras fantasías es construir una sociedad propia que se adapte a nuestros intereses. No hablo de convertirse en supervillano, aunque algo de eso hay, sino de los god-game.

Siguiendo el manual del niño repelente de los 80 y 90 me he comido la mayoría de god-games desde Populus. Reconozco que con el tiempo he dejado de ser su fan número uno pero aún así siempre han estado en mi corazón. Una de las cosas que más echaba de menos en este tipo de títulos era la posibilidad de expandir mi creación más allá de las limitaciones impuestas por el planeta en el que se desarrollaba la acción. Ha habido títulos que lo han intentado y algunos con acierto, pero normalmente se centraban en opciones puramente estratégicas dejando a un lado el componente de deidad, lo cual no termina de calmar mi ansias de conquista.

The Universim: Conquistando el universo

The Universim parece colmar todas mis expectativas repelentes. Es bonito, muy bonito. Nos permite la gestión de un planeta en modo Dios, dejando a un lado el componente estratégico estructural y permitiéndonos influir sutilmente en el devenir de la evolución de sus habitantes. De este modo no controlaremos exactamente la expansión y formación de ciudades, pero podremos elegir donde colocar el epicentro desde el cual crecer teniendo en cuenta las características propias del terreno, climatológicas, de recursos… etc. En cuanto a la progresión de la civilización más o menos lo mismo. Nuestra creación evolucionará desde La Edad de Piedra hacia el futuro, por lo que tendremos que tomar decisiones tecnológicas acorde con la época en la que se encuentren valorando la viabilidad del esfuerzo en los años venideros. Jugar pues con los cambios tecnológicos, sociales, la obtención de recursos y la sostenibilidad de los mismos nos llevará al siguiente paso en toda sociedad que se precie: la conquista de nuevos planetas.

Aquí es donde Crytivo Games parece haber acertado de lleno, creando un complejo sistema de conquista planetaria con decenas de mundos por descubrir, y por supuesto, nuevas formas de vida (no siempre pacíficas) a las que conquistar. Dentro vídeo.

Quizá la cifra de $320.000 se pueda antojar alta para sacara un proyecto de este tipo adelante, pero catorce personas implicadas en un desarrollo con un nivel de acabado tan complejo parece razón suficiente como para pensar que los costes derivados son altos. Kickstarter es la plataforma y $15 el mínimo para tener acceso a una copia digital cuando se encuentre acabado. Yo me he enamorado, pero los repelentes somos así.

Entradas relacionadas

About
Juanma
Co-Fundador de Nivel Oculto. Puedo aguantar la respiración durante 10 minutos, buen manejo de la espada y experto en duelo de insultos. Ambitorpe.
Showing 2 comments
  • Javier Alemán
    Javier Alemán
    Responder

    Es más bonito que un día de asuntos propios en medio de un puente. De hecho, estoy entre los que lo pillaron rápido por 10$ y todavía no termino de creerme que puedan llevar a la realidad la mitad de cosas que se proponen, pero es que el esfuerzo merece la pena.

    Por cierto, que yo también he sido siempre un repelente.

  • Avatar
    Alby Ojeda
    Responder

    ¡Joder, es tan hermoso que hasta me he sonrojado mientras veía el trailer!

Dejar un comentario

Send this to a friend