Superego: Héctor Bometón haciendo videojuegos

Javier Alemán

Es probable que si les hablo de Héctor Bometón les suene. Y si no les suena, es bastante más probable que si les menciono Mierdecitas acaben por caer en ello. Hace unos bueños años que yo mismo me estampé contra sus tiras cómicas, llenas de humor absurdo, memética y cultura pop, pero lo que me hizo quedarme fueron esos gifs que hacía de personajes que abarcaban desde David Lynch hasta el lisérgico rap que grabaron en Saber y Ganar, pasando por un bailongo Carlton Banks o Jesús Quintana. Supongo que con esto del pixel art acaba picando el gusanillo, y al igual que Octavi Navarro, parece que Héctor se ha animado a dar el salto al mundo del videojuego con Superego.

Definido como aventura gráfica documental (toma ya), Superego se viene con un sabor muy clásico y la extraña novedad de ser una historia en la que todos sus protagonistas tienen contrapartida en el mundo real. El protagonista es el propio Héctor y sus escenarios son tan exóticos como Elche o el Madrid actual. Entiendo que aquí todo está fiado en gran parte al sentido del humor del autor y a lo absurdo que puede resultar esto del costumbrismo en una aventura gráfica, y lo cierto es que tengo ganas de ver el resultado. Porque tras años de desarrollo en solitario, esto se ha venido a Kickstarter y aquí viene la parte de decirles que ustedes pueden ayudar a hacerlo realidad.

El propio autor ya aclara en la página del proyecto que Superego será una realidad, llegue o no a buen puerto su crowdfunding. Al fin y al cabo ya lleva años en esto y supongo que uno lo que más desea cuando tiene un proyecto así es acabarlo, pero miren, ustedes pueden ayudar. Pueden llevarse el juego por una cantidad irrisoria, e incluso por otra cantidad también bajita (para lo habitual) pueden aparecer en el juego dibujados en bonito pixel art.

Lo bueno es que si necesitan algún tipo de convencimiento, en la misma web tienen la demo subida para probarlo. Ustedes dirán.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend