In #marcaespaña, Mac, PC, Primeras impresiones, Zona Indie

Lords of Xulima

Primeras Impresiones

No me gusta jugar a títulos en Early Access. Y si os fijáis, probablemente sea de los miembros del equipo que más se escaquean a la hora de encarar la crítica de los juegos que nos van llegando en este formato, porque me parece injusto tanto para mí como jugador como hacia el propio juego. Muchas veces uno se encuentra ante proyectos en fases muy iniciales, apenas alphas remotamente jugables que tienen poco que mostrar y hacen más mal que bien, y entonces…¿qué decir sobre algo en lo que mucha gente ha puesto tanto trabajo? Incluso cosas que espero muchísimo, como Dead State, las tengo ahí aparcadas hasta que estén completas.

En fin, empiezo con esta confesión porque me parece importante recalcar, nada más empezar, una cosa: Lords of Xulima, ahora mismo, está casi completo y tiene un porrón de horas de juego que ofrecer. Comparándolo con otros títulos que se encuentran en el mismo estado es sorprendente ver lo pulido que está de bugs y lo completísimo en cuanto a contenido: sus menús funcionan, está plagado de retratos de los personajes, las animaciones prácticamente acabadas…Simplemente, hay zonas a las que aún no se puede acceder para acabar la historia. Lo positivo es que se van añadiendo con mucha asiduidad hasta que el juego aparezca oficialmente, así que, salvo los más enganchados, es de prever que el jugador no lo note hasta que tenga entre manos la versión final.

Por delante, muchas, muchas horas de RPG de corte clasiquísimo. Lords of Xulima bien podría haber sido lanzado en la edad de oro del Infinity Engine, y se nota que desde Numantian Games han tenido muchísimo contacto con los juegos de rol isométricos. Con la lección bien aprendida, exige la complicidad también del jugador, porque vamos a volver a finales de los 90, esa época en la que todos éramos un poco más pacientes, asumíamos los retos, no nos llevaban de la manita de un escenario a otro y, en general, éramos más gallardos.

Porque Lords of Xulima es difícil. Difícil al punto de cabrerarme y hacerme cerrar Steam para coger aire. A mí, con lo que yo he sido. A eso me habéis reducido, a una masa babeante que maldice cuando una horda de goblins lastimeros le hacen picadillo. Pero es una dificultad que gusta, exigente pero justa. Si llegas a un lugar en el que los enemigos son imposibles es porque, probablemente, tengas que ir primero a otro sitio. Y a medida que avances, te familiarices con el sistema de combate (por turnos y en primera persona, muy clásico) y subas de nivel irás sintiendo la satisfacción de doblegar a la curva de dificultad y poner en su sitio a las bestias que moran el continente perdido de Xúlima. Pero qué difícil sigue siendo, joder.

Llama la atención que sus creadores han optado por un sistema mixto en cuanto al grupo de personajes. Sabiendo que en muchos RPG’s lo que ahora impera es la conexión con los protagonistas, en el arco argumental nos dan a Gaulen, el explorador, que es quien lidera el equipo y mueve la historia. Pero a la vez, no queriendo abandonar la tradición de los títulos más antiguos, le dan al jugador total libertad para crear a sus acompañantes. El resultado depende de gustos (yo soy de los que prefiere secundarios más marcados e interacción en el equipo), pero se agradece el riesgo y el intentar dar con una fórmula que contente a ambos tipos de jugadores.

El propio equipo cuenta con un surtido variado de clases de personaje, además de añadir alguna peculiaridad del mundo de juego. Permite mucha personalización y se amolda bien a los clichés del género.

Hasta aquí, quien esté leyendo esto más o menos puede hacerse una idea de lo que es Lords of Xulima, ¿verdad? Un RPG de la vieja escuela, exigente, complicado y con un mundo inmenso. Y es verdad, es eso, pero hay que sumarle dos cosas que me han llamado mucho la atención.

Para empezar, aunque la narración cuenta con muchos de los tópicos de los títulos de espada y brujería, sorprende lo trabajada que está la ambientación del juego. La historia del mundo, sus dioses y cosmogonía, los juegos de poder en el continente perdido de Xúlima…El esfuerzo invertido en dotar al juego de un trasfondo así de trabajado le da una personalidad propia, que le ayuda a ofrecer algo distinto.

A su vez, son destacables los puzzles situacionales que tiene. Lejos de poner las típicas trampas detectables por el pícaro de turno (que las tiene) añade desafíos en los propios escenarios (una pradera llena de hongos a evitar, un bosque donde te vas quedando dormido hasta que averiguas lo que pasa…). Hacía tiempo que no veía algo así, y me ha encantado.

Para terminar de valorarlo, habrá que sumarle unos valores de producción potentes: un doblaje profesional (en inglés) para el protagonista, unos escenarios preciosos y una música que le va como anillo al dedo. Quizá las animaciones sean lo que más chirríe, pero el resultado final es bonito y el tránsito por el mundo se hace agradable.

Teniendo esto en cuenta, poco más que decir sobre sus primeras horas: me alegra ver un producto tan pulido en Early Access y creo que llevan un camino fantástico. Si os atrevéis con él ya sabéis: os va a joder lo que no está escrito, pero también enganchará.

Javier Alemán
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.
Showing 5 comments
  • Avatar
    Araq
    Responder

    Llevo unas 50 horas, más o menos, y me parece una maravilla de juego. Tal vez lo que menos me atrae es tener que levear luchando en ciertas ocasiones, pero es algo que siempre me ha pasado, pero quitando eso muy, muy recomendable y diría que una maravilla de juego.

  • Avatar
    Twinsen
    Responder

    Tras leer tus primeras impresiones me dan ganas de catarlo, pero mi lucha a muerte con Grimrock 2 creo que me va a dejar secuelas, así que me mantendré a una distancia prudente de él por el momento.

pingbacks / trackbacks

Leave a Comment

Send this to a friend