Oi, Innkeep!: Tu propia taberna mágica

Javier Alemán

¿Ha trabajado alguno de ustedes, queridos  lectores, en hostelería?

Yo no, y desde luego, no tengo ninguna gana. No porque no valore el trabajo, que lo valoro, sino porque me parece increíblemente extenuante y desagradecido. Porque no he trabajado en ningún bar, pero sí que conozco a gente que lo ha hecho y todos me cuentan las mismas historias sobre lidiar con borrachos a los que hay que echar, gente beoda liándola e incluso peleándose… cuando no, directamente, toda la horda de cromañones tirando los trastos a la camarera, que ni siquiera puede largarse porque está en su puesto de trabajo. ¿Quién querría lidiar con algo así?

Los creadores de Oi, Innkeep!, Bad Bandit, parece que tienen respuesta para eso. Son ustedes, como jugadores, los que quieren cabalgar sobre ese inmenso marrón. Porque su juego va de eso, de llevar una taberna, tratar con los parroquianos, emborrachar al personal e intervenir cuando se vomiten o se peguen entre ellos. Classic. Y sin embargo, al meterle el filtro de la fantasía medieval ya parece otra cosa, no es el garito en el que ponen Highway to Hell para cerrar y que hasta el más pureta se desfogue, es un lugar lleno de magia por el que puede pasar un héroe.

Bien, ¿no?

A mí esta movida me ha volado la cabeza porque mezcla varias cosas. No está la mera gestión y decoración del local (que ya hemos visto en otros juegos, como Party Hard Tycoon), sino que además debemos atender nosotros a la granja para cosechar los ingredientes y luego tenemos la cocina para investigar y experimentar lo que nos dé la gana… a la vez que escuchamos a nuestros clientes y tratamos de complacerles. Todo con la ayuda de un cuadro mágico que nos guiará en el proceso, porque algo de fantasía tiene que haber.

Aún sin fecha, parece que al menos estará disponible para PC antes de que acabe este año. Veremos si es más soportable que atender a borrachos en la realidad.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Send this to a friend