Por
 In Opinión

La Hora de Steam

Opinión

A pesar de los “podría” que sirvieron para llenar decenas de medios de “información” dedicados a los videojuegos, no hubo anuncio de Half-Life 3 en el GDC. La tercera parte del que sin duda es uno de los títulos más laureados de todos los tiempos es una carta demasiado poderosa para queValve decida lanzarla en este momento, en el que su posición de poder dentro del videojuego en PC es indiscutible. Puede que el core de HL3 ya se encuentre diseñado, puede que haya un grupo trabajando exclusivamente en él e incluso puede que organicen secretas reuniones en castillos aparentemente abandonados para jugar muy fuerte a una versión beta mientras se ríen del resto de la humanidad traspasando la fina línea que separa a un mortal de un dios. Puede, pero lo que es seguro es que Valve ahora está a otra cosa, y esa cosa se llama implantar Steam en su salón.

Quien más y quien menos conoce la sobrada de cifras que maneja Steam con sus 75 millones de cuentas de usuario activas, su record de 7,8 millones de usuarios simultáneos y un catálogo prácticamente inabarcable. Sin embargo no es en las cifras donde Steam demuestra su fuerza, sino en el grado de aceptación que su modelo, a pesar de las muchas sombras de posee, tiene dentro de la comunidad de jugadores. Valve ha conseguido que pasar por el aro de Steam no se tome como algo traumático, sino que parece que la mayoría de usuarios están encantados de disfrutar de sus títulos a través de la plataforma. La manera en la que se ha conseguido este nivel de afiliación daría para un texto independiente, pero resumiéndolo mucho podríamos decir que del despotismo ilustrado basado en “todo para el usuario, pero sin el usuario”, Valve ha ido implantando poco a poco una suerte de liberalismo asambleario que ha conseguido unos magníficos resultados de marca. Se puede discutir sobre si Valve hace caso a sus usuarios, pero desde luego crea en ellos esa sensación.

Puede que los más jóvenes no lo recuerden, pero la consola que ahora preside su salón no siempre estuvo ahí. Hubo un tiempo en el que su lugar habitual era compartir cuarto con el adolescente de la casa y un desagradable olor a humanidad. Su llegada masiva a los salones se produjo a través del intelegente Caballo de Troya que Sony incluyó en su PS2: el lector de DVD. En un tiempo en el que paso del VHS al vídeo aún se antojaba traumático para muchos, miles de familias mantenían una acalorada conversación acerca de la conveniencia de comprar una nueva consola que siempre incluía la frase “es que además tiene DVD, y se pueden ver películas”. Como bien sabrán ustedes da igual si lo que se instala en el salón es una televisión, una consola o su cuñado. Si algo está más de una semana allí es que es para quedarse. Así, sin apenas darnos cuenta, la consola se había mudado y escalado su posición social, y por supuesto quien mejor lo entendió fue Nintendo, como casi siempre. El éxito de Wii se debe tanto al buen hacer de la gran N como a la visión de futuro de Sony. Nada de esto hubiera pasado si la consola siguiese rodeada de calcetines sucios al lado de un pequeño televisor. Lo supo Sony, lo supo Nintendo, lo sabe usted y por supuesto lo sabe Valve.

La suite de cacharros que Valve ha presentado durante el GDC no pretende desbancar a las consolas, al menos no por ahora, sino representar un estandar lo suficientemente atractivo como para conseguir que el jugador de PC, a la sazón usuario de Valve (recordemos lo de las 75 millones de cuentas activas) valoren trasladar su puesto habitual de entretenimiento a otro lugar de la casa. Al contrario de muchas opiniones que he leído en los últimos días, no creo que las consolas sean un enemigo para Gabe y compañía, sino que suponen su propio Caballo de Troya, el elemento necesario para que su irrupción no se vea como algo agresivo en la armonía familiar. Parece ridículo imaginar que una empresa que ostenta una posición líder en el sector a base de buenas decisiones, pretenda comenzar una encarnizada lucha por apartar de “la pley” a un sector que ni conoce ni quiere conocer algo más allá de sus tres títulos habituales. No, la propia estructura de Valve le permite un proyecto a largo plazo. A ellos les da “igual” (y tomen esta definición en términos relativos) si la implantación de su proyecto se realiza con mayor o menor velocidad, puesto que su negocio es el software, y no parece que por el momento nadie les vaya a arrebatar el trono. Lo que está haciendo Valve es decir a la gente que ya conoce y utiliza de manera habitual Steam “Oye, el rincón ese que te has montado para jugar está muy bien, pero quizás quieras sentarte en el salón y disfrutar allí de nuestro catálogo ¡Qué demonios! Quizás quieras sentarte con tu pareja y tu hijo y enseñarles que dentro de nuestro catálago hay sitio para todos”.

El camino trazado para esta transición pasa inevitablemente por adecuar los nuevos elementos sin que estos hagan sentir al usuario habitual en una posición de inferioridad o desatención. Ahí Valve ha tenido el tino suficiente como para que su mayor “revolución”, que no es otra que SteamOS, parezca un cambio sin la mayor importancia. La creación de un sistema operativo propio era un paso fundamental para que todo este entramado funcionara. Depender de un ecosistema no controlado hubiese sido un quebradero de cabeza empresarial lleno de negociaciones para ver cómo se repartía un pastel que al final habría repercutido en el usuario. No sé si SteamOS es una buena solución, pero desde luego parece que era la única. En este sentido hay que valorar que en ningún momento, al menos por ahora, se haya producido un movimiento en favor del sistema operativo propio en detrimento del actual. Una vez más la sensación del usuario es de libertad de elección, y no parece que a corto-medio plazo Steam vaya a realizar una migración masiva fuera de Windows.

“Los juegos de PC traspasan una frontera”. Ese es el no demasiado trabajado eslogan que muestra Steam en su página de promoción, en la cual lucen orgullosos Steam Controller, Steam Link, Steam Machines y SteamVR, la sorpresa de Valve para la otra vez tan de moda realidad virtual y que por el momento parece más un sueño geek para desarrolladores que un periférico con target propio. De todos ellos quizás la mayor revolución, y seguramente lo que haya dado más quebraderos de cabeza a sus ingenieros haya sido Steam Controller, un mando con la difícil misión de adaptarse al catálogo existente y a lo que está por venir. De nuevo, donde otros hubiesen elaborado un punto de ruptura, un “a partir de aquí todos los que quieran colgar un juego en mi plataforma tendrán que realizar controles compatibles con mi mando”, Valve decide invitar a la transición (y traspasar una frontera) ofreciendo un controlador que, a falta de ver los resultados, promete otorgar la misma satisfacción jugando a Total War que a un Motal Kombat. A pesar de esto seguro que en unos meses nos hartaremos de ver comparativas entre los mandos de PS4, Xbox One y Steam Controller con sesudos análisis de cada una de sus características para ver cual de ellos sale victorioso y recibe cinco estrellas. La locura del analista, ya saben.

Me disponía a realizar una elaborada defensa de Steam Link y Steam Machines como concepto más allá del bueno o mal uso que Valve pueda hacer de estos elementos, pero creo que todo se resume en que para disfrutar de Steam Link y Steam Machines no hace falta comprar ninguna de ellas. Su existencia es necesaria porque toda transición necesita de elementos reconocibles que poder anunciar y poner cara, además de una estandarización de componentes que permita aprovechar al máximo el rendimiento de SteamOS. Más allá de eso, usted o yo podremos montarnos (si queremos) una Steam Machine como… bueno, como se ha montado un PC durante toda la vida. ¿Se imaginan poder montarse una PS4 o una Xbox One?, pues valoren si la idea no es defendible. De hecho no sería extraño que viéramos incluida de serie o a través de alguna app una versión “lite” de Steam en televisores de nueva generación que sustituyeran a Steam Link como opción. En cuanto los precios de las distintas Steam Machines anunciadas hasta el momento qué quieren que les diga, las hay desde los aproximadamente 400€ hasta lo que se quieran gastar, pero no desestimen la idea de crear un negocio dedicado a montar “clones” de cada una de ellas con componentes de similares características pero más baratos.

A pesar de la generalizada buena prensa de Steam (y esta santa casa tampoco se libra de eso), conviene recordar que este movimiento también elimina toda la competencia de un plumazo, afectando seriamente a plataformas como GOG o Desura, las cuales se verían fuera del salón. Tampoco hay que olvidar los problemas que afectan actualmente a Steam, como las resticciones regionales, la variación de precios según región, la nula política de devolución o reventa o algunas de sus características que aún se encuentran un poco a deriva como Greenlight o el Acceso Anticipado. Valve podrá hacer las cosas muy bien, pero lo cierto es que el monopolio táctio que actualmente tiene en PC pasaría a ser un monopolio real para buena parte de los usuarios.

¿Ha llegado la hora de Steam? Sólo el tiempo lo dirá. Mejores ideas que esta han caído en el olvido de los usuarios y ahora sólo sirven para llenar ferias de retroinformática. Lo único cierto es que Valve tiene un plan, no parece tener prisa y hasta ahora han sido pocas las veces que han pinchado en hueso. Ignorarlo no parece muy inteligente.

Entradas relacionadas

Juanma
Juanma
Co-Fundador de Nivel Oculto. Puedo aguantar la respiración durante 10 minutos, buen manejo de la espada y experto en duelo de insultos. Ambitorpe.
Showing 4 comments
  • Avatar
    Pataleta
    Responder

    He leído con atención su artículo pero sinceramente, y sin que sirva de precedente, parece escrito desde el “fanboyismo” o desde un departamento de relaciones públicas y no desde el análisis crítico.

    Porque… ¿Qué ventajas tiene un PC metido en una caja más pequeña? (Esto es básicamente la consola de Steam). Y más si pensamos que la gran mayoría de los “players” juegan en PC montados por piezas precisamente para irlas cambiando poco a poco con el tiempo y no gastarse una pasta cada vez que actualizan…

    ¿En serio piensas que esto tiene futuro? Ufff…

    A mi me suena más a capricho de padres de familia con alto poder adquisitivo que deciden pillar eso para sus hijos pajilleros en el salón… pero ¿No es esa la función que ya desempeñan las consolas?

    ¿Cómo es el jugador medio del PC? ¿Y de las consolas? ¿Steam quiere abarcarlos a ambos? Quién mucho aprieta…

    Lo siento pero le veo un futuro cuando menos incierto.

    Y hay una cosa de la que no me cabe duda: Steam ha monopolizado la distribución de videojuegos y eso: NO ES NADA BUENO para la industria y tampoco para los consumidores. Y si no, al tiempo.

    • Avatar
      Twinsen
      Responder

      Me alegra que lo haya leído y siento si le ha parecido una oda a Valve, no era esa mi intención. Si le da una nueva oportunidad y lo repasa podrá comprobar como al igual que usted, opino que las Steam Machine no son una consola, es más no son nada, simplemente algo ensamblado con un buen acabado. Lo cual sin embargo es necesario para dar el paso al salón. También indico que creo que la intención de Steam no es abarcar al usuario de consola, sino ir asentando un potencial usuario a futuro y recalco lo del monopolio tácito actual que derivaría en un cuasi-monopolio real.

  • Avatar
    Oriotna
    Responder

    Yo no he notado en absoluto el fanboyismo, de hecho se menciona que las steam machines no son mas que pcs con cajas mas adecuadas para el salon (cuestion de gustos supongo). Estoy bastante de acuerdo con el articulo de hecho: Steam controla el pc, eso es evidente, han pasado de ser un coñazo hace mas de 10 años y un grito en el cielo cuando HL2 obligaba a su instalacion a un “sino esta para steam, no lo quiero” del dia de hoy, y eso es un logro. Creo que steam lleva monopolizando la distribucion de los juegos en pc ya hace algun tiempo, sin ninguna competencia real(al menos hasta que llegue GOG galaxy, habra que ver que no se convierta en otro Uplay)

    Las steam machines no son mas que pcs simplificados para consoleros que no quieren meterse en lios de piezas y montajes(lo cual me parece igual de respetable que la otra opcion), que solo quieren encender la maquina y jugar; ademas pensemos que Steam aqui, solo plantea la idea, no tiene absolutamente nada que perder, ella unicamente libera el SO y son terceras compañias las que montan los equipos, me parece una jugada maestra.

    Por otro lado, y sin hablar del VR que no tengo ni idea como saldra, creo que se le ha dado poco bombo al steam link. Me parece una idea magnifica:teniendo aparatos como chromecast o el apple tv que te hacen streaming desde el ordenador o el movil (o las smart tv que lo hacen automaticamente), por que no hacerlo con los juegos? Por unos 50€ seria como si me comprara una steam machine (con algunas limitaciones claro esta). Como ya he dicho varias veces, para mi el punto gordo de las presentaciones de Valve ha sido el steam link, que me ha parecido genial con un precio muy competitivo y acertado.

  • Avatar
    Wilson
    Responder

    Estimado, me encantó el artículo.
    Pero como programador en GNU/Linux tengo otra mirada.

    1.- Quizá sientas que valve esta monopolizando, pero yo lo veo muy diferente.
    Micro$oft monopoliza, y lo hace haciendo a los demás completamente dependientes de ellos, con abusivas clausulas y tratos con empresas.

    A diferencia de ellos, valve, para el desarrollo de su plataforma, ha trabajado en conjunto a las comunidades
    de software libre,
    Por ejemplo, con las comunidades que hacen los drivers de vídeos y los sistemas gráficos:
    (Todo el desarrollo de la comunidad de GNU/Linux en cuanto a driver ha sido principalmente a ingenería inversa y sin documentación)

    les ha ayudado a tener un nexo con los fabricantes (que antes no existía),
    les ha apoyado monetariamente para que crezcan más facilmente (incluso a traves de una consultora como lunarG),
    e incluso valve a “liberado” todo el trabajo entorno al SteamOS y las mejoras a los sistemas gráficos en GNU/Linux,
    algo que ninguna empresa del sector (incluso empresas relacionadas directamente con linux) habían hecho.

    La comunidad siempre se las ha arreglado sola y sin mucho financiamiento, y aún así, sin ningún tipo de apoyo, avanza, aunque lentamente.
    Ahora gracias a Valve han habido saltos gigantes y en muy poco tiempo. Posiblemente dentro de 2 o 3 años los driver gráficos en GNU/Linux y
    la optimización de las API’s logren superar por mucho a los de Windows, puesto que al ser una plataforma abierta, la optimización se hace
    a nivel de API’s, drivers, kernel y a la interacción de las mismas. No hay nada que no se pueda optimizar y mejorar.

    Casos de éxito con Linux de base han sido por ejemplo Android (y ahora FirefoxOS, UbuntuTouch, etc…)
    Aunque en ninguno de ellos se logró que los fabricantes cooperaran con la comunidad, haciendo acuerdo solo entre empresas.

    Valve está haciendo algo similar de lo que hizo google con Android , pero en los PC’s y en conjunto con la comunidad,
    incluso creó drivers propios para hacer funcionar Vulkan con Source2 en GNU/Linux para Intel y ya anunció que liberará
    esos drivers a fin de año.
    Hacer ese tipo de cosas con Windows, sería imposible, menos aún cuando microsoft tiene su propia API (como directX) y jamás dejaría
    que le entrara competencia.

    NOTA: Vulkan es multiplataforma, multihardware (tb es para mobiles), esta muy optimizada (funciona similar a mantle), y es más sencilla y unificada de lo que fue OpenGL.

    A nivel de usuario no han visto muchos hitos, pero a nivel de desarrollado he visto saltos gigantes en muy poco tiempo.
    Todo esto solo con SteamOS (GNU/Linux)

Dejar un comentario

Send this to a friend