In Android, Game Boy, Nintendo 3DS, Nintendo DS, Opinión, PSP, PSP2

Desde hace ya unas décadas existen dos formas muy claras de como jugar a los videojuegos: una de ellas es usando un equipo fijo, ya sea consola o PC, en el que una buena pantalla y asiento cómodo, donde reposar las nalgas durante horas, son indispensables para disfrutar de este hobby.  La otra tendencia consiste en  todo lo contrario, ya que promulga el que lleves contigo un “cacharrito”  más o menos pequeño (para el que no se lo crea la primera Game Boy  era bastante pequeña para su época), con el cual poder jugar en cualquier sitio mientras las pilas o las baterías te lo permitan.

Durante años las portátiles han sido las secundarias en el mundo de los videojuegos y aunque tuviesen buenas ventas y grandes juegos siempre se han visto como algo extra. Esta imagen no sólo es culpa de los usuarios, muchos de los cuales las descalificaban por no ser tan potentes, si no también de las empresas del videojuego, las cuales sacan ports o spin-off rancios de las sagas ya consolidadas en los sistemas mayores. Pero como en todas las plataformas, por supuesto que han habido grandes juegos de bolsillo.

Lo mejorcito de los 90 en portátil

Eso sí, después del “boom” de nuevos jugadores gracias al marketing y a la fácil accesibilidad a los juegos por parte de cualquier tipo de nuevo usuario, han hecho que esta forma de entretenimiento haya conseguido beneficios y popularidad como nunca antes. Uno de los grandes beneficiados de esta nueva situación ha sido el mercado portátil, el cual a día de hoy esta en plena transformación y en el cual hay una cruenta batalla entre la concepción clásica de videojuego portátil y la visión moderna de este tipo de plataformas como auténticas navajas suizas digitales.

Las compañías de toda la vida han ido mejorando con los años sus nuevos sistemas, pero ninguna de ellas espero encontrarse con un rival tan de repente y sobretodo, tan  duro de vencer: los teléfonos móviles. Son estos dispositivos los que han evolucionado de una manera tan alarmante, que han pasando de ser, en muy poco tiempo, de un “simple” teléfono sin cables a convertirse en pequeños ordenadores de bolsillo con miles de funciones, siendo una de ellas la posibilidad de jugar a videojuegos.

Sony con su PSP ya hizo un pequeño acercamiento a esto de usar la consola para algo más que jugar, ya que vio lo que se avecinaba, aún así no se atrevió a ponerle móvil a la PSP y puede que ahora se arrepientan de ello.  Se arrepienten porque se estan dando cuenta, y no sólo Sony, de que el móvil ofrece juegos con la misma calidad y que estos teléfonos ofrecen más que videojuegos al jugador. Además es un mercado muy jugoso (y sino que se lo digan a apple)  del que todos quieren una porción cuanto más gorda, mejor.

Y lo que ofrece hoy en día una portátil.

A día de hoy las portátiles viven gracias al Marketing y a que tienen una fama ya asentada, pero cada vez son más los que prefieren un Smartphone por el simple hecho de poder llevar en un mismo aparato todos los gadgets que antes no podían llevar, incluida la consola.

Otro motivo de pánico por el cual nuestras PSPs y DSs viven asustadas a día de hoy es el precio de los juegos en smartphones, ya que estos rondan un precio que va desde 1€ a los 10€.  Es verdad que muchos de estos no ofrecen ni la mitad que un juego de consola, pero la gente prefiere lo barato y algo que les entretenga durante 5 o 10 minutos. Estos conceptos parecen haber sido olvidado por las consolas de mano de siempre, ya que la mayoría de sus juegos sobrepasan los 30€ y no estan bien diseñados para partidas cortas. Como no espabilen en arreglar estos dos asuntos, ya pueden tener muchas 3D y conexión directa de vídeo con la mansión Playboy que la gente va a pasar de ellas con la siguiente frase: “Para que quiero yo eso si ya lo tengo en mi móvil y más barato”. Por estos motivos creo que existen los PSPminis y la DSiWare.

Pero que no cunda el pánico, con esto no estoy vaticinando el apocalypsis de las portátiles como las conocemos ya que los nuevos terminales de juegos para llevar no son perfectos y aún tienen mucho que aprender si quieren ventilarse a las portátiles tal y como las conocemos. Uno de sus principales defectos es la brutal competencia y la fragmentación de dispositivos, es decir, es tal la cantidad de compañías que estan metidas en el ajo y móviles diferentes en los que poder programar que muchas desarrolladoras se niegan en redondo en sacar versiones para todos los sistemas operativos que existen para móviles. Normalmente es iOS, Android y los “java OS” los que reciben versiones de todos los juegos, relegando así a otras plataformas como Blacberry, Bada, Web OS y Windows 7.  Aunque con la rivalidad que hay, esto de un día para otro puede variar (y si no que se lo digan a Syb¡am que ha pasado de ser el rey, a ser el marginado de la clase).

Otro defecto gordisimo de estos móviles-consola es el abuso que se marcan con sus clientes, se creen que todos son idiotas y que la mayoría de ellos va a pagar un euro o más por todas las chorradas que salen. Con este comportamiento saturan el mercado y consiguen que sus propios clientes pasen de comprar aplicaciones ya que estan aburridos de ver siempre los mismo pero con distintos decorados (y si no, a ver  si hay alguien que tenga narices a negarme que no hay un exceso de Tower Defence y juegos de saltos hacia el cielo en iPhone). Gracias a este exceso de juegos clónicos más de uno pasa ya de la correspondiente tienda de aplicaciones de su smartphone.

Por todo esto mientras que los móviles saturan el mercado de juegos y se pelean por ver que OS es el rey, las plataformas tradicionales ofrecen juegos de supuesta mejor calidad y variedad, los cuales salen en dosis perfectas para que la clientela los compre sin aburrirla (aunque no siempre es asi ¿verdad Nintendo DS?).

La rivalidad entre S.O crea tensiones hasta entre las mascotas

Lo que si queda claro de toda esta parrafada, es que tendemos a usar un único aparato para todo y eso nos gusta, por lo que tarde o temprano las consolas también serán móviles o viceversa. Así que empresas como Nintendo tarde o temprano se tendrán que tragar sus palabras e incluir la función móvil si quieren sobrevivir (y más aún cuando en Japón ya existen móviles más potentes que la PSP con pantallas 3D sin necesidad de gafas).

Como siempre el tiempo dirá y a lo mejor toda esta visión de futuro, a lo bruja Lola, que os estoy relatando, no concuerda con la realidad, pudiendo llegar a ser que la JUNGLE (ese hibrido raro de Panasonic entre portátil y PC para jugar a MMOs)  sea lo que lo “pete” de aquí a unos años.

Por mi parte mientras el terreno de las portátiles este así de movidito, yo me voy a echar unas partiditas al “GoW” de PSP o al “Plants vs Zombies” de mi iPod, que como usuario nada más que me tengo que preocupar por disfrutar de los frutos tan dulces que estan dando esta competencia sin piedad.  Y como en toda digna competición, cada uno da lo mejor de si, por lo que los únicos beneficiados de esta “guerra de poderes” vamos a ser nosotros, los jugadores :pacman: :pill:

Playerest
Playerest
Gamer noventero aunque más viejo en edad. Entre partidas a juegos clásicos, indies y triples A, sobrevivo el día a día como teleco. Fotógrafo y redactor aficionado, dejo de vez en cuando mis pensamientos por Nivel Oculto.
Showing 4 comments
  • Dr.Alemán
    Dr.Alemán
    Responder

    Me parece muy interesante el análisis, y me quedo especialmente con una cosa:

    “La gente quiere algo que les entretenga 5 ó 10 minutos”. Muy pero que muy cierto, y ese algo no les debe costar más de un euro o dos. Lo jugarán hasta la náusea (he visto a compañeros de trabajo en una reunión viciadísimos al Angry Bird).

    ¿No os parece un poco “la deconstrucción del videojuego”? Ahora no se quiere que dure tiempo ni que nos dé una experiencia, sino que nos entretenga 10 minutos en el tren.

  • Playerest
    Playerest
    Responder

    Pués por una parte sí que llevas razón con lo de la “deconstrucción” aunque creo que se pueden hacer juegos largos con partidas rápìdas. Angry Birs, Lumines, Patapon y otros juegos similares, siguen la idea que tengo en mente sobre el juego portátil, ya que sus partidas son cortas pero te ofrecen mucho contenido para jugar.

    Si en un futuro se llegan a hacer más juegos cortos, hasta tal punto que a los 5 minutos te los pasas, a 1€ cada uno. Para mi el problema del precio es el mismo que cuando compro un juego que dura 8 horas a 70€

  • Avatar
    Twinsen
    Responder

    El potencial de los smartphones como plataforma de videojuegos es indiscutible. Lo que ocurre es que yo a esto le veo un par de problemas básicos.

    El primero es el concepto efímero de teléfono movil. Hasta ahora, quien mas y quien menos cambia de teléfono cada año o año y medio. Alguno incluso hasta cada seis meses. Si comparamos esto con la duración media de las consolas portátiles, la cosa de los juegos se complica. Es decir, en la actualidad ya hay títulos que solo funcionan bien en un iPhone 4, y digo iPhone porque si me voy a Android me pierdo con la cantidad de terminales. En pocas palabras, en el tiempo de vida de una portatil, quizá hayas tenido tres o cuatro terminales distintos y basándome en eso me parece complicado el desarrollo “serio” dentro de estos dispositivos.

    El segundo problema es el público al que va dirigido. Las ventajas de integrar todo en un mismo aparato (videojuegos y conectividad) son evidentes, pero mientras existan otras plataformas (3DS o PSP2) que hagan otro tipo de cosas no será una competición, sino una opción. El problema es que no se a que mercado va dirigida esa opción. Aquellos a los que nos gusta jugar terminaremos comprando una portatil, aquellos a los que no les gusta no comprarán una portatil pero tampoco comprarán juegos para sus terminales. Los que juegan de manera casual se perderán entre requisitos mínimos de terminal y falta de organización, es decir, no encuentro el segmento de mercado en el que encajan o a cual podrían desbancar.

    Por cierto, felicidades por el artículo y bienvenido al grupo :thumbup:

  • Playerest
    Playerest
    Responder

    Gracias Gracias xD

    En cuanto a lo que comentas en parte tienes razón, la velocidad de actualización de los terminales echrará a muchas empresas y usuarios ha hacer/comprar juegos por el tema de que los terminales no lo soportaraán.

    Pero hay una solución para esto: las Stores o tiendas de aplicaciones. Muchas de ellas para poder usarlas necesitan cuentas de usuario y por cada compra que hagas se guarda en tu cuenta (Bada y iOS hacen esto, nose si el resto hace igual) por lo que si un día cambias de móvil, al activar tu cuenta todos tus juegos y aplicaciones se pueden instalar de nuevo en otro terminal. Así el usuario no tiene porque temer de peder sus juegos o de no disponer de un buen terminal (puede comprar un juego y cuando tenga un móvil mejor bajarlo. Yo por mi parte hago esto con los juegos de PC xDDD).

    En cuanto al sector dirigido, creo que es a todos, ya que hay app para todo tipo de personas, además esto por el momento es un boom y empresas como apple no van a permitir que esto acabe ya que ingresan unos “durillos” gracias a ellas.

Leave a Comment

Send this to a friend