HANCHO: Trabajador contra trabajador

Javier Alemán

Se ha hecho poca parodia del mundo de la empresa en esto de los jueguitos. Entendiendo que este tipo de temas pertenece más a la generación X y sus yuppies que a los actuales millennials y generación Z, es una pena ver que cositas como Corporate Lifestyle Simulator, Yuppie Psycho o Vostok Inc. predican casi en el desierto en su crítica. El odio a lo corporativo y los cubículos se nos ha pasado y ha ido siendo sustituido por otros odios, quizá porque ni siquiera hay trabajo alienante de eso. Pero dénse un paseo por LinkedIn. El Abismo está ahí, mirándoles y con la boquita bien abierta para engullirles y no dejar ni los huesos. Porque esa mierda de mundo sigue existiendo, nos sigue machacando y robando el alma; y HANCHO da fe.

El videojuego de minor gods adopta la forma de sistema operativo vintage, de videojuego de interfaz, para darnos ese poder absoluto que ostenta cualquier jefecillo de la escala intermedia de una corporación. Así, en formato de juego de rol con toques de estrategia, podremos ir entrenando a nuestros trabajadores, practicando el team building y demás palabras inglesas que temes cuando oyes en una oficina para mandarlos a luchar contra trabajadores de la IA o de otro jefecillo que esté online. Todo esto con un elenco de profesionales que van desde el periodista hasta la profesora, ¡con los que podremos subir la ansiada escalera corporativa que nos lleve a lo más alto del oficinismo!

Como ven, aquí la sutileza brilla por su ausencia: es el sálvese quien pueda en el que trabajadores luchan contra otros trabajadores para mayor gloria del personajillo gris que los controla. ¿Les suena de algo? ¿Hace falta sofisticar el mensaje de alguna forma?

A mí esta pequeña locura me gusta tal y como está, con ese formato tan noventero de sistema operativo y esa cándida ingenuidad con la que a finales de los 80 y principios de los 90 empezaron a robarnos el alma. No han parado de hacerlo, y a partir de 2020 podremos hacerlo nosotros también.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend