Dujanah: Surrealismo islámico

Javier Alemán

Dujanah es lo nuevo de Jack King-Spooner (Beeswing) una aventura narrativa que mezcla un buen puñado de cosas, las suficientes como para complacernos por aquí. Ahí están los diseños hechos a mano con plastilina, ese claynimation medio tosco que da un aspecto surreal al conjunto. Todos ellos basados en el arte islámico, especialmente en el estilo de casas de adobe que pueden verse en Marruecos. No sólo coge eso del Islam, sino también el propio contexto y sus mitos. Lo agita bien fuerte con un buen par de toques de realismo mágico y máquinas sorprendentes (roboces entre ellos) y sale esta cosita.

En Dujanah encarnamos a una mujer (la protagonista epónima) que vive en un país islámico que ha sido ocupado militarmente, y debe lidiar con las contradicciones y fricciones que surgen entre su religión y la situación de ocupación. También, además de recorrer escenarios raros y hablar con gente extraña, puede simplemente relajarse en un salón de recreativas, con varias maquinitas que cuentan historias dentro de la historia principal, o ir a ver a algún grupo de post-punk que toque en su ciudad.

Lo que aquí ven tiene todos los visos de ser una de nuestras posibles musas indie para este año: es una obra absolutamente de autor donde su creador hace todo, tiene una personalidad desbordante y una temática que mezcla actualidad y surrealismo.

Sólo le falta conseguir llegar a su triste objetivo en Kickstarter (6000 libras de nada), pero parece que lo logrará. Aún tienen ustedes casi un mes para arrojar contra la pantalla 7£ (8 si tardan un poco) para llevárselo cuando salga.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.
Showing 2 comments
  • Camu
    Camu
    Responder

    Buff… Tiene todo lo necesario para pasar de él olimpicamente. Es mi humilde opinión.

    • Javier Alemán
      Javier Alemán
      Responder

      Jajaja, ¡y es igual de válida que la mía, faltaría! Es lo bueno del indie también, que aquí hay cosas para todos 🙂

Dejar un comentario

Send this to a friend