En Opinión

 

Antes de empezar, he de aclarar que este artículo esta basado en años de convivencia con mi contrario; contrario que por decirlo de alguna manera dedica más tiempo al mundo de los videojuegos que lo sanamente recomendado por las autoridades sanitarias. Lo más inteligente en estos casos es …. si no puedes con el enemigo, únete a él.

Yo, era jugadora ocasional y la verdad hasta que conocí a este personaje, hacía muchísimos años que no jugaba a algo más que no fuera al tetris o a SuperMario (en la consola Nintendo Ness, imaginaros el tiempo…..).

Pues bien, con intención de compartir la mayor afición de mi pareja empezamos a jugar en la modalidad “Juego Cooperativo Doméstico”, creo que es bastante obvio, no obstante a continuación podréis encontrar una breve definición:

Juego Cooperativo Doméstico:  Acción de “disfrutar” de un juego en pareja.

Esta acción suele ocurrir cuando sale algún juego de plataforma o no, al cual quieren jugar ambos miembros de la pareja y ya de paso, pasar un “buen rato” juntos.

Pues bien, como ya sabréis la idiosincracia del hombre y de la mujer son bien distintas; en el mundo de los videojuegos no es nada distinto ni por asomo.

Mi contrario y yo acostumbramos, de vez en cuando, a realizar juego cooperativo doméstico. Aquí os dejo unas claves básicas para realizarlo sin que esto lleve a una discusión segura:

 

  1. El hombre debe ser SIEMPRE el Player 1. Primero, porque es el hombre alfa de la casa y segundo, porque desde su punto de vista no tienes ni puta idea. En caso contrario, vendrán reproches de por qué no te mueves por los menús lo suficientemente rápido.
  2.  

  3. Por naturaleza, la mujer quiere conseguir todas las monedas, premios, o cualquier puntito dorado que aparezca en el juego aunque esto implique gastar todas las vidas que el creador del juego tenga a bien darte. Pues bien, en esta modalidad de juego, esto es insalvable. Si insistes en esta tarea, te verás abocada a:
    • Te quedes sin pantalla (Mario)
    • Pasen unos segundos, y retornes al lado de tu macho alfa (Donkey Kong)
    • O te peguen una voz, del tipo…. Pero  ¡Burbujéate!
  4. Lo más inteligente es proseguir con el juego y luego en modo solitario, conseguir esos pequeños pero codiciados puntos dorados.

     

  5. Si convives con un tío que lleva jugando a videojuegos desde que tenía uso de razón, te encontraras con algo obvio y es que ….. Él tiene más destreza en determinados juegos o bien más intuición para descubrir ciertas cosas. Esto es directamente proporcional a que si a ti te sale un salto, descubres un tesoro escondido, etc… es pura suerte. No se lo tomes en cuenta…. Animalico!
  6.  

  7. Debes cambiar tu percepción de lo que es “acabar un juego”. Para ellos este hecho significa jugar a cada uno de los niveles y ya! Olvídate de completar esas letricas que dicen “gasta 20 vidas pero cógeme”, o de pasar el nivel en cada una de las modalidades que tenga, “Contrarreloj”, “Extreme”, etc..
  8.  

  9. La más obvia, cuando los reproches alcanzan un nivel excesivo o cuando pegues (sí, inexplicablemente los juegos hacen que aflore nuestro espíritu hooligan)  a tu contrario con más saña de la cuenta. Apaga la consola.
  10.  

  11. Si estás disfrutando de un juego tipo “The House of Dead” en esta modalidad…. Y te encuentres en una calle solitaria que acaba en un muro y sólo tengas dos caminos posibles, izquierda o derecha, reprime con todas tus fuerzas la necesidad de balancear tu cuerpo con el fin de ver dónde hay zombies si a tu derecha o a tu izquierda. Si no lo consigues, oirás una sonora carcajada seguido de un “WTF”.
  12.  

  13. Por último, y esto no os ayudará de ningún modo a sobrevivir a esta modalidad de juego pero sí a que vuestra dignidad permanezca incólume. Intentad por todos los medios que tu contrario no te encuentre de esta guisa, NUNCA!!!!!

 

 

 

Artículos relacionados
Mostrando 10 comentarios
  • Awesom-O
    Awesom-O
    Responder

    Sólo se puede definir como GRANDIOSO.

    Tres cosas me han encantado: La realidad en que os moveis muy despacio en los menús, el llamar “contrario” a la pareja una y otra vez (nada de compañero) y el término “animalico” muy de mi tierra.

     

  • zzzerotime
    zzzerotime
    Responder

    Me siento totalmente identificado. Esto hay que imprimirlo y enmarcarlo, #estoesasi

  • LaMir
    LaMir
    Responder

    Este artículo ya ha conseguido que mi contrario reconozca que cuando jugamos en cooperativo doméstico, peca de una “pequeña” falta de paciencia. Así que, ¡enhorabuena! Se puede decir que esto es de interés público para las contrarias de los consoleros empedernidos.

    Yo me muevo muuuucho más despacio por los menús, me empeño en mirar qué hay en esa caja que brilla porque tiene algo dentro, aunque sean cuatro monedicas… ¡pero nunca reconocerá las cosas que descubre gracias a mi mayor atención al detalle! En fins.

  • Yu-chan
    Responder

    Pues verás, eso de que las mujeres somos así… me parece un poco obsoleto. Podría decirse que yo nací con un mando en mis manos, no porque sea la mejor, sino porque no he dejado de jugar a videojuegos desde que tengo uso de razón (sí, como tu chico), y he tenido una relación parecida a la tuya, pero en la cual era yo quien acaparaba el lado izquierdo del sofá (el que quedaba justo delante de la pantalla). Éramos los dos muy jugones, y nada de mujer – hombre, los dos iguales, con nuestras manías de coger puntitos, de morirnos en situaciones absurdas… 

    De todos modos alabo esa paciencia y ese querer compartir el tiempo con tu chico echando unas partidas. Es de lo más divertido ^___^

  • Yu-chan
    Responder

    P.D.: echar una partida divertida es la mejor manera de hacer las paces tras una discusión 😛 Sobre todo al Mario Kart, jeje.

    • Awesom-O
      Awesom-O
      Responder

       

      Yu-chan: P.D.: echar una partida divertida es la mejor manera de hacer las paces tras una discusión Sobre todo al Mario Kart, jeje.

      Discrepo.

      PD: Tu avatar da “cosica” xD

       

       

  • Twinsen
    Responder

    jejeje, el avatar es autogenerado…no es culpa suya.

    En cuanto al tema…y siendo yo el principal implicado pues creo que en nuestro caso acierta al 100%. Hay que tener en cuenta que yo llevo toda la puñetera vida jugando y no es que sea precisamente un gran jugador (cualquiera que se haya enfrentado conmigo online puede dar buena cuenta de mi inutilidad) pero dicen que sabe más el diablo por viejo que por diablo y eso se nota mucho cuando juegas con una persona con menos experiencia.

    No creo que sea un tema de hombres y mujeres, es un tema de una pareja en la que existe una diferencia de experiencia queriendo compartir juntos el hobby principal de uno de ellos. Si el post fuese referido a escalada (algo que Marla domina y yo miro con recelo) sería exactamente al contrario y yo sería el más lento de los dos.

    PD: La foto final es “true story”

  • Yu-chan
    Responder

    <<Debes cambiar tu percepción de lo que es “acabar un juego”. Para ellos este hecho significa jugar a cada uno de los niveles y ya! Olvídate de completar esas letricas que dicen “gasta 20 vidas pero cógeme”, o de pasar el nivel en cada una de las modalidades que tenga, “Contrarreloj”, “Extreme”, etc..>>

    Perdón, es al revés, los tíos son muy cazurros y quieren pasarse el juego al 100%  Será que tienes un caso muy extraño xDD

    Y no sé, lo de la “capucha” es gracioso, si os digo cómo he terminado yo echando unas partidas xDDD

    Y olé esos huevos para hacer escalada 🙂 Yo es que soy más de ensalada…

  • Marla
    Responder

    Por un lado, como bien dice Twinsen, y por eso contextualicé el artículo, se trata sobre todo de una pareja jugando con un grado muy distinto de experiencia. Esto evidentemente provoca mucha desigualdad en los ritmos y en las habilidades requeridas por el juego. Y en muchas ocasiones, la parte contraria, peca de poca paciencia como dijo LaMir.
    Creo que aunque es cierto que se pueden dar situaciones de tensión en esta modalidad, se pasa pronto, es más, pasada la partida y con una cerveza en la mano da para unas risas y más reproches (pero en otro tono). 

    Y por otro lado, evidentemente generalizar en estos temas no está bien, pero la mujer ha entrado tarde en el mundo de los videojuegos y no es tan habitual encontrar una chica con el mismo grado de experiencia que un chico. Lo cual no quita que podamos superarles con creces. Es más, como dije al inicio del artículo mi experiencia con los videojuegos era bastante limitada y corta; y al compartir el hobby de mi contrario me he dado cuenta de que me gusta y de que me lo paso realmente bien. 

    Buena Semana!

  • redhotgalego
    redhotgalego
    Responder

    Yo tuve una novia que nunca quería jugar conmigo por más que se lo pidiese/sugiriese, pero le encantaba sentarse a mi lado y verme jugar durante horas. Yo me sentía un poco incómodo (Niko Bellic no se podía ir a un club de streaptese o lanzarle bazocazos a los peatones sin sentir una mirada en su nuca) pero vaya, supongo que es mejor eso que tener que escoger entre estar con ella o con la consola. Conste que ella me animaba a jugar y me pedía que lo hiciese, no es que pasase yo de ella por la consola y no le quedase más remedio que contemplar cómo la ignoraba.

    BTW, interesante y esclarecedor artículo.

Escribe tu comentario