Dialogue: Hablar sobre la escritura

Javier Alemán

Los diálogos son una especie de Santo Grial, no sólo en el videojuego. Resulta genuinamente complicado encontrar, en casi cualquier obra, diálogos que de verdad se parezcan a los que tenemos los seres humanos entre nosotros. Al fin y al cabo, no es lo mismo escribirlo en un guión que interactuar con otra persona, que tiene su experiencia personal y su libre albedrío para responder, ¿verdad? Por eso me suscita especial interés cualquier videojuego que intente atacar a esa zona de la creación artística, que dé peso real a lo que dicen sus personajes entre sí y trate de hacerlo de la manera más natural posible. Dialogue: A Writer’s Story toma ese camino.

En el videojuego de Tea-Powered Games encarnas a Lucille, una escritora que se enfrenta a su próxima novela de ciencia ficción. Esto, al igual que en otro título como The Novelist, es más una excusa para explorar sus relaciones personales con quien le rodea, sus reflexiones sobre el proceso creativo y su vida. Dentro del juego habrá varios tipos de mecánicas relacionadas con las conversaciones: desde algunas donde hay que elegir en tiempo real hasta otras donde podremos construir nosotros mismos nuestros argumentos seleccionando un “enfoque”. Creo que se entiende mejor con un vídeo, vean:

Me gusta que Dialogue intente juguetear con distintas formas de construir los diálogos y creo que puede funcionar muy bien, incluso servir como generador de ideas para los diálogos de otros creadores. Pero una cosa son los sistemas, que está claro que pueden aportar mucho, y otra es ver si funciona lo realmente importante: ver si el contenido y la forma real de sus conversaciones se parece de verdad a cómo hablamos unos con otros. Así sabremos si han encontrado de verdad el Santo Grial.

Si les produce curiosidad, lo tendrán el 20 de septiembre disponible en PC y Mac.

Entradas relacionadas

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend