Deiland: Llega el Principito-like

Javier Alemán

Hace unos días publicamos nuestro último podcast con varios miembros de la industria del videojuego español. Si no lo han escuchado aún, les recomiendo que lo hagan, porque además de un repaso importante sobre las posibilidades que se tienen realmente de trabajar en la industria, dejan caer algunas perlitas que creo que son importantes para quienes se dediquen a esto. Uno de mis momentos favoritos es cuando hablan de lo importante que es tener referentes, un acervo cultural muy profundo que se salga de lo habitual, porque a la hora de crear ayudará a ser mucho más originales y hacer las cosas mejor. Hoy veo Deiland, hecho en España también, y no puedo evitar pensar en El Principito, ¡bien!

Deiland ya estaba disponible en PS4 desde marzo a través de Playstation Talents, y ahora desde Chibig, el estudio valenciano detrás del juego, han anunciado que aparecerá durante el verano también en PC. Aquí encarnaremos a Arco, uno de los niños enviados a los planetas menores para despertar la magia de los cristales en su interior. Como Príncipe y soberano del mismo, nos tocará cuidar de él de todas las maneras posibles para hacerlo “florecer”. Por un lado cuidándolo, cultivando comida, recolectando, pescando… y por otro haciéndonos más y más fuertes para enfrentarnos a los enemigos que vengan a tratar de ensombrecer el planeta.

Viendo los diseños del juego y sus diminutos planetas esféricos por los que nos moveremos, es imposible no pensar en la obra de Saint-Exupéry. Tenemos por delante un juevo cálido, que parece sencillo y casi inocente, pero con hasta doce personajes con los que interactuar y una serie de mecánicas sandbox y RPG lo suficientemente complejas como para atraer a quien quiera echarle un buen par de horas.

De momento las críticas en PS4 han sido positivas, así que es de esperar encontrar lo mismo en PC. No habrá que esperar mucho.

Entradas relacionadas

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Send this to a friend